Con la cámara en el coche patrulla

La segunda temporada de 'Policías en acción' se estrena este jueves en La Sexta

Una de las cámaras que acompañan a los agentes en 'Policías en acción'.
Una de las cámaras que acompañan a los agentes en 'Policías en acción'.Carlos Rosillo

El reloj del coche policial marca las 0.30. La noche en Parla empieza a despertar. En el furgón, cuatro policías, un cámara y dos periodistas patrullan las calles del municipio madrileño. Hasta ahora, la jornada no ha tenido ningún sobresalto, pero eso está a punto de cambiar. Un BMW negro cambia de sentido repentinamente al ver que la policía sigue sus pasos. Lo hace de manera sutil, pero algo lo delata. El conductor del Grupo de Operación y Respuesta (GOR) da un volantazo y acelera. “He tenido un pálpito”, explica a sus compañeros.

La segunda temporada de Policías en acción llega a La Sexta mañana, a las 22.30, después de cinco intensos meses de grabación, jornadas de diez de la noche a seis de la mañana, en fines de semana que empiezan los miércoles y acaban los domingos de madrugada. “La mitad de las noches no pasa nada”, explica Silvia, una de las cinco redactoras que conforman el equipo de producción, mientras observa las calles de Parla a través de la ventanilla tintada de la furgoneta. “Esperemos que hoy no sea así”, apostilla sujetando unas gafas con una cámara integrada para que los policías graben los momentos iniciales de las intervenciones.

“Vivimos momentos de peligro extremo”, cuenta el director del programa

Antes de comenzar la patrulla, un agente se enfunda un arnés enganchado a una GoPro, cámara que, por su pequeño tamaño, facilita la grabación de las operaciones sin demasiadas interferencias. “Pasa un rato hasta que la gente se da cuenta de que la llevamos. Se ponen más nerviosos cuando perciben que les estamos grabando”, aclara uno de los cuatro policías subiendo al vehículo.

—Tengan cuidado ahí fuera —advierte el comisario jefe Jesús María Gómez.

La frase, como él mismo explica con una sonrisa, es la célebre despedida del sargento Esterhaus en cada capítulo de Canción triste de Hill Street. Las bromas continúan durante todo el trayecto. “Tenemos que hacer una foto, que es es la última noche que venís”, observa uno de los agentes con un brote de nostalgia. “Vale, y nos la mandas por WhatsApp”, responde la redactora. “Han sido muchos días juntos”, explica. Este programa ha supuesto para sus integrantes un redescubrimiento de la labor que realizan ambos colectivos. O, al menos, esa es la visión que traslada el comisario: “A veces existe cierta desconfianza entre periodistas y policías, pero creo que este programa ha cambiado completamente nuestra forma de ver el trabajo de los otros”.

Sus claves

- La segunda temporada del programa Policías en acción contará con un total de trece entregas.

- Se trata de una adaptación del formato estadounidense Cops. La versión española está coproducida por La Sexta y New Atlantis (Grupo Secuoya).

- En el verano de 2013 se emitió la primera entrega, también en La Sexta. En su debut, el 14 de julio de 2013, el programa logró captar la atención de 1.232.000 espectadores, un 9,6% de cuota de pantalla.

- La grabación de la temporada que se emite ahora se ha extendido a lo largo de cinco meses.

“Antes pensaba que era una labor mucho más fría y mecánica, pero no es así”, coincide Alfredo Pérez, director del programa. “Creo que mostramos una imagen de los policías mucho más humana. Detrás del uniforme hay personas que sienten y actúan también en función de sus emociones. No ejecutan la ley como robots”. Un caso que sirve como ejemplo fue el de una chica de unos 20 años que se escapó de casa y ocupó una vivienda. En lugar de detenerla, cuenta, hablaron con ella y la acompañaron a su casa. “Su función muchas veces se parece más a la de un psicólogo que a la de un policía”, valora. “Sacan las pistolas y las porras solo cuando es necesario”.

Las 13 entregas de la segunda temporada muestran desde situaciones de delincuencia más cotidianas hasta la liberación de tres chicas chinas víctimas de una red de trata. Esta intervención, que se muestra en el primer programa, es el resultado de meses de investigación previa, pero el equipo del docushow solo graba la culminación del proceso. “Vivimos momentos de peligro extremo para nosotros, como cuando entramos en casa de un delincuente que estaba armado y había amenazado con matar al policía que lo detuviera”, comenta el director. “Pero normalmente acompañamos a patrullas de Seguridad Ciudadana porque son los más cercanos a los ciudadanos”. El guion no existe esas noches. El equipo de producción se mete en el coche patrulla y espera a que suene la radio.

—¿Cómo se presenta la noche? —pregunta la redactora.

—Si tenemos la misma suerte que los días que venís, seguro que surge algo— responde un agente.

El conductor acelera sin previo aviso. “No me ha gustado el tipo con el que estaban hablando”, aclara el policía. La furgoneta alcanza al vehículo y logra detenerlo. Dos agentes salen disparados en busca del tipo que, “presuntamente”, como se encargan de puntualizar, intentaba vender droga. Otros dos cachean a los ocupantes del BMW, pero solo encuentran una bolsa de plástico vacía, y el fugitivo consigue escapar. Aunque los policías matizan: “De momento. Ya lo atraparemos”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS