Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

6 grandes momentos del principio del adiós de 'Mad Men'

6 grandes momentos del principio del adiós de 'Mad Men'

Solo siete capítulos, que se han pasado en un suspiro, pero que ha dejado muchos grandes momentos. Siete capítulos de Mad Men que empiezan a dejar sabor a despedida. Y ahora toca esperar hasta 2015 para ver los siete episodios restantes de esta última temporada. Qué difícil es elegir los mejores momentos de esta primera parte. El sabor agridulce que siempre acompaña a Mad Men se ha hecho más intenso en una recta final que ha terminado dejando una sonrisa en los espectadores y la esperanza de más grandes capítulos. Elegimos algunos de nuestros momentos preferidos de este pequeño tramo del camino que es Mad Men. Como se suele decir, no están todos los que son (dejamos fuera la excursión de Betty y Bobby, el trío, la borrachera de Don, el regreso de Bob Benson...), pero son todos los que están. Por supuesto, esta entrada contiene spoilers. Y ya esperamos ansiosos el regreso. Pero va a doler tanto decir adiós...

- "Feliz San Valentín"

Sally Draper, ese personaje que pide un spin-off a gritos, es una de las mujeres que mejor sabe cómo desarmar a Don. A pesar de la complicada relación padre-hija (por no hablar de madre-hija...), ambos sienten debilidad por el otro. Por eso a Sally le duelen como puñaladas los errores y las mentiras de su padre. El segundo capítulo de la temporada dejó varios grandes diálogos entre ambos. Sally pone en su sitio a Don y le obliga a afrontar la realidad, sus mentiras. Un San Valentín diferente para Don y con el "I love you" que menos se esperaba.

Sally

- "OK"

Tan pocas palabras para decir tanto. La séptima temporada de Mad Men tenía que ser la de la redención de Don Draper. El anteriormente exitoso publicista había caído en desgracia. Cuando por fin consigue salir del pozo en el que él mismo se había metido, regresa por la puerta de atrás a la compañía que él mismo ayudó a fundar. Pero ahora los socios ponen condiciones para su regreso, unas condiciones que, en otras circunstancias, seguro que nunca habría aceptado. Y sin embargo... "OK". Un final de capítulo que apuntaba al regreso de nuestro Don. 

Don

- Un regalo sorpresa

El ordenador que instalan en SC&P ha dado mucho juego en la oficina como metáfora del contraste entre el futuro y el pasado. Pero el personaje más afectado por la aparición del aparato informático es Ginsberg. Por culpa del ordenador, pierde completamente la cabeza hasta llegar al punto de cortarse un pezón y regalárselo a Peggy como muestra de amor. Una imagen repulsiva que va directa a los puestos de cabeza de la lista de escenas más surrealistas de la serie.

Ginhsberg

- "Regrets I had a few"

El mejor momento, y en un capítulo que ha estado casi a la altura del ya famoso The Suitcase. La relación entre Peggy y Don ha pasado por diferentes fases, pero siempre ha estado marcada por el respeto mutuo. Ninguno de los dos pasa por su mejor momento: Peggy se encuentra más sola que nunca, sin la confianza de su jefe, sin regalos por San Valentín; Don ha tenido que volver a ganarse su puesto, escalando otra vez casi desde la base y esquivando muchas zancadillas. Una charla a altas horas de la madrugada en las oficinas. Algunas confesiones: "ahora soy una de esas mujeres que mienten sobre su edad"; "nunca he hecho nada, ahora no tengo a nadie". Y de repente, Frank Sinatra y My Way suenan en la radio. "¿Crees que es una coincidencia?" Cualquiera con un poco de corazón y que haya seguido la trayectoria de estos dos se emocionará con ese baile final, da igual las veces que se vea:

- La otra familia

Pete, Don y Peggy en una hamburguesería. Así de sencillo y así de complicado. El capítulo The Strategy, en el que los publicistas buscaban la estrategia apropiada para el anuncio de Burger Chef, cerraba indagando en el verdadero significado de la familia. ¿Quiénes son nuestra familia? ¿Qué define realmente a una familia?

Familia

- "Don, my boy!"

Una primera parte de temporada final brillante tenía que tener un broche final brillante. En el capítulo en el que los protagonistas de la serie asistían por televisión a la llegada del hombre a la Luna tuvo lugar la despedida de uno de los secundarios que ha estado desde el principio de la serie: Bert Cooper. En un episodio final con grandes escenas (impagables, de nuevo, los momentos Don-Peggy), nos quedamos con la canción final, un número musical que nos deja a la espera de más Mad Men y que nos recuerda una gran verdad: "las mejores cosas de la vida son gratis".

Comentarios

Yo no quiero que termine esta serie!!! Qué grandes personajes va ha dejar!http://areaestudiantis.com
Despedidas como ésta son duras para los televidentes, pero en los tiempos que corren siempre queda la certeza de que en breve aparecerá, si no lo ha hecho ya, otra serie que cobijará la melancolía.http://casaquerida.com/2014/05/26/el-eibar-de-la-politica/
Estoy de acuerdo en que todos estos grandes momentos han sido los mejores, algunos no solo de la temporada, sino de la serie. Esta temporada ha sido de las más increíbles, divertidas y de mayor evolución de personajes de toda la serie. Quizás el episodio que menos he disfrutado ha sido este último, aunque he de reconocer que durante el musical de Cooper no pude evitar esbozar una sonrisa. Sin embargo, voy a echar mucho de menos a uno de mis series favoritas (solo por debajo, en mi humilde opinión, de la excelente Breaking Bad) y estoy deseando poder echarle el guante a las últimas 7 joyitas finales. Don Draper aún no ha caído, a pesar de lo que muchos piensen. ¡Vayan marcando el nombre de Jon Hamm en el Emmy de este año! ;)
El final de Mad Men dejará un hueco difícil de llenar. Habrá que estar atentos a la evolución de la carrera de Jon Hamm. ¿Conseguirá desembarazarse de Don Draper?
Rendida ante la grandeza de Mad Men. Matthew Weiner sabe dónde nos duele más, dónde hacernos reir y llorar; y estos dos capítulos finales han sido un colofón enorme a esta solidísima "mitad" de temporada. Ahora nos quedan 10 meses para seguir interpretando qué nos cuenta ese rostro desarmado de Don al final. (Que Jon Hamm y Elisabeth Moss sigan sin ganar el Emmy es una prueba de que el mundo no es un lugar justo, o en palabras de Pete: "is a racket!!!")
El problema de esta temporada es que los dos últimos capítulos han sido los mejores por lo que echo en falta más detalles de esta temporada:-El momento Bravo de Mr. Cooper.-El momento Jim Cutler "it's a lot of money!!!"Además me gustaría destacar la coherencia de la serie ya que en el numerito final Mr. Cooper baila descalzo. Como tiene que ser.
Son seis momentos muy bien escogidos que demuestran la grandeza de una serie que, a la altura de su séptima temporada, sigue siendo fiel a sí misma, le pese a quien le pese. Si tuviera que añadir otra secuencia yo añadiría la llamada telefónica entre Don y Megan en la que se escenifica su ruptura definitiva. Otra prueba del talento de “Mad Men” para contar mucho con muy poco. Donde otros habrían colocado una explosión de vehemencia y melodrama, Weiner y su equipo imparten otra lección de sutileza y minimalismo emocional que no está al alcance de cualquiera. Les dejo, con su permiso, mi balance de esta (medio) temporada: http://elcadillacnegro.com/2014/05/28/mad-men-a-su-manera/
Pues a mí el numerito musical no me encaja nada en la serie. Cuando lo vi no pude evitar pensar que Don tiene un tumor cerebral, o algo. Luego leí el porqué del numerito y me pareció lamentable. Pero bueno, hay gustos para todo.
¡Vayan marcando el nombre de Jon Hamm en el Emmy de este año! ;)Contra Matthew McConaughey y Bryan Cranston no tiene nada que hacer.
Me gustaría añadir un análisis del capitulo 4 de esta temporada dónde se comparan imágenes de 2001 con las de Mad Men:http://marijojordan.blogspot.com.es/2014/07/el-monolito-de-mad-men.html
En mi opinión hay una corriente de pensamiento empeñada en ver en Mad Men lo que fue en las primeras temporadas, pero que ya no es (o yo ya no lo veo). Es agradable de ver, pero no me parece ninguna obra maestra, sino más bien un culebrón muy bien envuelto que un prodigio narrativo. De hecho, se notan en demasiadas ocasiones los vaivenes de los guionistas, y frente a algunos personajes estupendos, hay otros muy endebles. Creo que a día de hoy Masters of Sex le ha adelantado por la derecha.