Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando el cine se hace televisión

Series como ‘Hannibal’, ‘Sherlock’ y ‘About a Boy’ siguen la estela de películas de éxito

Los hermanos Coen han bendecido la adaptación de ‘Fargo’

Cuando el cine se hace televisión

Como dice Martin Freeman, ¿a quién le interesa ver en televisión algo que ya se hizo en cine hace 20 años? Pero para sorpresa del actor británico conocido tanto en cine (El Hobbit) como en televisión (Sherlock) son muchos los que se apuntan. Incluido él, protagonista junto con Billy Bob Thornton de Fargo, la nueva serie estadounidense basada en el filme del mismo título que dirigieron hasta el Oscar los hermanos Coen. O Minnie Driver, al frente del reparto de About a Boy, serie basada en el libro de Nick Hornby del mismo título que dio pie al filme Un niño grande, de Hugh Grant. O Hannibal, serie que tiene asegurada su tercera temporada en televisión y que se centra en el personaje de Hannibal Lecter, ya un clásico de la literatura nacido de la pluma de Thomas Harris y que en cine cuenta con cinco largometrajes. Tres ejemplos de la última tendencia televisiva, un medio que no contento con atraer a los actores y a los directores antes conocidos por su trabajo en cine se nutre ahora de ideas que antes fueron películas.

"Hablamos de una buena novela, una película igual de buena y ahora una gran serie”, resumió Driver a este diario sobre por qué retomar ahora algo ya hecho en otro medio. “Además de darlo a conocer a una nueva generación”, añadió la actriz. Para Freeman, la respuesta la encontró en cuanto leyó las primeras páginas del guion de Fargo, la serie. “Claro que entiendo las dudas. Yo también las tenía antes de leer el guion. Pero si nos ponemos a pensar, lo mismo pasa con Sherlock. ¿Quién necesita algo así? ¿No se han hecho ya suficientes versiones? Y, sin embargo, la serie es ahora un referente, una de esas que sus seguidores consideran de culto”, defiende.

Fargo todavía tiene que demostrar su pedigrí, pero su arranque cuenta con el apoyo de la crítica y viene refrendado por los hermanos Coen. “Que ellos dieran su bendición al proyecto para mí dice mucho”, aseguró Thornton, que trabajó con los Coen en El hombre que nunca estuvo allí e Intolerable Cruelty y es conocido, como ellos, por su trabajo en el campo del cine independiente. Para Thornton, Fargo significa una nueva carrera ahora que, como afirma, Hollywood “ha acabado” con su trabajo como director y guionista. El suyo y el de otros muchos autores que, como recuerda el también actor, no tienen cabida en un medio que tan solo produce taquillazos para el máximo común denominador. “Se han cargado al público al que le gustaba ir a ver películas como Fargo. Pero ahora esta misma audiencia sigue viendo este tipo de trabajos en televisión. Han trasladado el cine a sus casas”, aclaró el actor de una serie concebida para FX con un esquema similar al de True Detective o American Horror Story, con un arco limitado que concluye al final de los 10 episodios de la temporada. En el caso de About a Boy, como pasa con Hannibal, la serie es generalista y ha encontrado una jugosa audiencia (8,7 millones de telespectadores en EE UU) que la ha convertido en uno de los éxitos de la última temporada y le ha garantizado un segundo año en antena.

'About a Boy'.
'About a Boy'.

Ninguna de ellas es lo que se llamaría un remake. En el caso de Fargo, los Coen dieron su bendición y consiguieron a cambio el título de productores ejecutivos del episódico, pero ahí se acaban las similitudes. Noah Hawley es el creador de la serie y si bien pertenece al mismo universo que el Fargo de cine, se desarrolla en medio del mismo ambiente gélido y provinciano de la América más profunda y cuenta con personajes tan peculiares como los del filme, el episódico no desarrolla la misma trama de la película que en 1996 le consiguió el Oscar a Frances McDermott.

“Lo que ocurre en la película no sería más que una escena de la serie. Una serie que es fundamentalmente un filme independiente de 10 horas”, describió Thornton. Driver coincide con él en esta apreciación. Como comedia generalista, en About a Boy son sólo 21 los minutos de narración por episodio pero a lo largo de las 13 entregas de su temporada la relación de este soltero, rico y acomodado, al que le cambia la vida el hijo de la vecina y madre soltera que se muda al piso de al lado evoluciona más allá de lo que mostró la película hace 12 años. “Yo vi la película en su día pero no he querido volver a verla para no imitar a Hugh Grant”, admitió David Walton, encargado ahora del papel de Will Freeman. “Pero a quien me gustaría conocer es a Hornby, un escritor al que admiro y al que somos fieles en la serie aunque llevemos la historia más allá”, añadió.

Entre todas estas versiones televisivas de películas es Hannibal la que cuenta con una trayectoria más larga, con un éxito relativo en EE UU en lo que se refiere a la audiencia —se acerca a cuatro millones de espectadores— pero con seguidores fieles que se multiplican en número en el extranjero. “Si te soy sincero yo también tuve mis dudas. ¿Qué puedo aportar al personaje de Hannibal que no se haya contado ya?”, recordó Mads Mikkelson a este periódico en el set de la serie en Toronto. “Pero me di cuenta de que abríamos un universo de posibilidades conociendo a Hannibal antes de ir a la cárcel. Algo diferente de lo mostrado en las películas, pero fieles a un personaje ya conocido y por el que el público sigue sintiendo una gran curiosidad”, concluyó.