Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fenómeno de los políticos comentaristas arrasa en Portugal

Rebelo de Sousa y José Sócrates compiten no solo en la arena política sino también en los índices de audiencia

Rebelo de Sousa durante una intervención en la televisión portuguesa
Rebelo de Sousa durante una intervención en la televisión portuguesa

A diferencia de las típicas tertulias pobladas de políticos y periodistas españoles, en Portugal se da un fenómeno televisivo propio: el solitario comentarista político famoso, radicado en horas de máxima audiencia, con especial relevancia en la vida social y en dura competencia con otros comentaristas igualmente conocidos.

La semana pasada, el exministro Marcelo Rebelo de Sousa, en su espacio semanal del domingo, anunció en el telediario de las ocho de la tarde de la cadena privada TVI (del grupo Media Capital, participada por PRISA), que no descarta presentarse como candidato para presidente de la República en las próximas elecciones de 2015. Al día siguiente, el anuncio de Rebelo de Sousa quedó reflejado en varios artículos de periódico. No es la primera vez que ocurre esto: no hace falta que este exmandatario conservador se refiera a sí mismo y a su futuro político para que su comentario (y su programa, muchas veces el más visto del día de toda la parrilla portuguesa) sea reseñado el lunes en la prensa y en los telediarios.

Eso da una pista de la importancia y de la atención con que en Portugal se siguen sus opiniones y sus predicciones. Además de exministro, Rebelo de Sousa, de 65 años, es catedrático de Derecho, exdirector del prestigioso semanario Expresso y miembro del Consejo de Estado. En el programa responde primero a las preguntas de los espectadores, aconseja después un ramillete de libros y luego interpreta la actualidad semanal confrontado por las preguntas de la periodista Judite Sousa.

Toda cadena portuguesa tiene su comentarista estrella. Pero la competencia directa al programa de Rebelo de Sousa le llega, a la misma hora, también dentro de un telediario, desde la cadena pública RTP 1, del mismísimo ex primer ministro, el socialista José Sócrates. El anuncio, hace medio año, de que el dirigente socialista, que tras su marcha del Gobierno en 2011 se fue a París a estudiar en la universidad, volvía a Portugal como comentarista político despertó una expectación considerable en los medios lusos. Desde entonces, Rebelo de Sousa y Sócrates compiten no solo en la arena política (hay quien asegura que Sócrates también podría aspirar a ser presidente de la República), sino también en los índices de audiencia. Y ahí, por ahora, vence por goleada el exministro conservador, que atesora cada domingo cerca de 1.500.000 espectadores y más de un 30% de cuota de pantalla. Sócrates se queda con menos de la mitad.