Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

“La televisión es la tabla de salvación”

El actor da vida a Fran Marcos, un policía veterano destinado en la barriada ceutí de El príncipe

José Coronado en el hotel Málaga Palacio en 2008.
José Coronado en el hotel Málaga Palacio en 2008.

El actor José Coronado (Madrid, 1957) regresa a la ficción televisiva con El Príncipe (Telecinco), una serie policíaca ambientada en el barrio ceutí del mismo nombre. Coronado es Fran Marcos, un policía “muy complejo”, según el actor. “Es un hombre que debe moverse en un entorno muy difícil. Lleva 12 años asignado a la comisaría de El Príncipe, un barrio de mayoría musulmana donde existen tremendas luchas de corrupción, y sabe que hay que hacer ciertas concesiones por el bien general y para que no corra la sangre”, explica.

La serie, que se estrenará en 2014, está producida por Telecinco y Plano a Plano. Además de Coronado, el otro peso pesado del reparto es Álex González (Tierra de lobos, La señora), que da vida a un agente del Centro Nacional de Inteligencia infiltrado en la comisaría para indagar en las técnicas de reclutamiento y las fuentes de financiación de los grupos islamistas de la zona. Durante la presentación de la serie, Coronado atendió a EL PAÍS.

Pregunta. Tras decenas de apariciones televisivas, ¿teme aún los resultados de audiencia?

Respuesta. He aprendido que no puedes hacer nada. Me preocupo de hacer mi trabajo de la mejor forma posible. El resto escapa totalmente a mis manos.

P. ¿Qué evolución describiría en los personajes televisivos que interpreta?

R. La forma de hacer televisión es ahora mucho más cercana a la de hacer cine. Ha aumentado la calidad de la historia y en consecuencia, la de los personajes.

P. ¿La crisis del cine ha convertido a la televisión en el refugio laboral de los actores?

R. Sin duda. Cuando yo empecé a hacer televisión, se miraba el medio con desdén. Pero he visto a Premios Goyas locos por hacer una serie. Ahora mismo no creo que haya un actor que viva en España que diga descaradamente no a la televisión. Se ha convertido en la tabla de salvación para más de la mitad de la profesión.

P. ¿Cómo ve el futuro del cine?

R. Muy mal. Encima ahora estamos más preparados que nunca, tanto técnica como artísticamente. Se nos reconoce en todo el mundo. Pero aquí es un desastre. Tanto yo como el resto de la profesión hemos tenido que reducir los sueldos a casi la mitad.

P. ¿Qué opina de esa caricaturización que algún sector hace de ustedes los actores?

R. Es terrible. Nos tienen miedo porque la gente nos escucha. Y no nos perdonan el no a la guerra. Parece una tontería, pero desde ahí nos la guardaron y nos la están haciendo pagar ahora.