Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelve el héroe que venció a la tijera

El próximo lunes ‘Águila Roja’ vuelve a TVE después de 16 meses de espera en los que estuvo en duda su continuidad

Los protagonistas de la serie 'Águila Roja'.
Los protagonistas de la serie 'Águila Roja'.

Águila Roja estrena nuevos capítulos el próximo lunes en La 1. Han sido 16 meses de espera para su legión de fieles, desde que TVE decidió congelar su emisión en nombre del recorte presupuestario del ente. Y la fidelidad del público es, precisamente, la duda que sobrevolaba ayer sobre el equipo de la serie en la presentación de la quinta temporada: ¿los seis millones de fieles seguirán siendo fieles tanto tiempo después?

En su último episodio, el 29,3% de la audiencia apoyó la ficción, casi seis millones de espectadores para una producción que siempre ha sido líder en sus emisiones. Gran Hermano, por si acaso, ha huido de la noche de los lunes y se ha reubicado en los jueves, su día tradicional. Prefiere medirse con Cuéntame, un viejo enemigo. El héroe embozado sigue asustando, al menos a la competencia.

“Hace un año no sabíamos si íbamos a estar aquí”, recordó Daniel Écija, creador y productor de Águila roja, “pero es una satisfacción que TVE apueste por la ficción nacional, de calidad y que mantiene 300 puestos de trabajo”. A Écija, como al resto del equipo le inquieta la acogida que pueda tener la serie después de tanto tiempo lejos de la parrilla. “Águila es una serie que hace números de Champions, pero después de este tiempo puede que tengamos que hacer un esfuerzo en promoción y marketing recuperar buenos números, pero los seis millones eran un regalo, no me obsesionan”.

Ahora somos todos un poco más pobres

Francis Lorenzo, actor

Las aventuras del héroe finalmente se libraron de la guillotina de los recortes pero no lograron zafarse de la tijera, que redujo su presupuesto en un 16%. “Ahora somos todos un poco más pobres”, dijo Francis Lorenzo, El Comisario, que se sumó al sentir general de que la merma financiera no se notará en la calidad de la ficción. Pero para paliar la inyección de dinero público TVE no va a darle a esta serie un patrocinador cultural, como hizo con Isabel.

El futuro sigue difuso. Se están rodando nuevos capítulos, pero no se sabe si será para una sexta temporada o como continuación de la quinta. Écija, como responsable de la productora Globomedia, descarta que la serie pueda tener otra vida en una cadena privada: “en esta espera no hemos negociado con otras cadenas porque queríamos ser leales a TVE, aunque nuestra prioridad es mantener los puestos de trabajo. Queremos ser un ejemplo de cintura y reinvención ante los recortes”.

Por ahora los seguidores pueden estar tranquilos. Al menos durante 13 capítulos. En esta temporada habrá varios personajes esporádicos, encarnados por Marta Etura, Eloy Azorín, Julia Gutiérrez Caba y Mónica Cruz. Al reparto se suman además Loles León y Carlos Areces, como Sagrario de Castro y su hijo Jacobo, “van a ser una bomba en mitad de palacio”, explicaba León.

l amor será uno de los hilos conductores de las tramas de esta temporada

Los guiones de esta temporada enlazarán multitud de tramas. El amor será uno de los hilos conductores, pues Gonzalo de Montalvo (David Janner) pedirá matrimonio a Margarita (Inma Cuesta) pero a la vez se sentirá atraído por más mujeres, lo que le costará, entre otras cosas, un cierto alejamiento con su amigo Sátur. El Santo Grial tendrá también un hueco.

Otro de los grandes sostenes de la serie es el espectáculo, garantizado con escenas de gladiadores, animales exóticos, torneos medievales e incluso la Inquisición, que querrá quemar en la hoguera a Margarita por brujería. No es historia, es entretenimiento, recuerden.

Todo está dispuesto, solo falta el veredicto del público. “Sería una heroicidad llegar de nuevo a los seis millones de espectadores, pero no vamos a defraudar”, aseguraba ayer el actor Javier Gutiérrez. No está claro si hay ganas de serie o los espectadores, —siempre veleidosos—, ya no se acuerdan del aventurero. Lo único que está claro es que el asunto va de héroes.