Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Integración cinco estrellas

‘Con una sonrisa’ mostrará en La 2 la incorporación al mundo laboral de seis jóvenes discapacitados en el mundo laboral

Gloria, una de las participantes en 'Con una sonrisa'.
Gloria, una de las participantes en 'Con una sonrisa'.

Irene atiende a la prensa con soltura en uno de los pasillos interiores del hotel Sheraton Mirasierra de Madrid. Entre camareras, platos sucios y desayunos que pasan delante de ella, explica con soltura que estar en la recepción del hotel le ha dado grandes alegrías. “Hasta he hablado en inglés”, comenta. Con 21 años, además de estudiar entornos educativos en la universidad, pinta, colabora en la radio y durante seis semanas fue una de las seis protagonistas de Con una sonrisa, una serie documental sobre la integración de seis jóvenes discapacitados en el mundo laboral que La 2 de Televisión Española estrenará (23.15) el próximo viernes.

Diana Prieto, recepcionista, estuvo al lado de Irene durante esos meses: “Ha sido una experiencia muy divertida, con muy buen rollo. Irene además es muy agradable, y nunca ha tenido un mal día”. El sentir de Prieto es el que tenía el resto del personal del hotel. Pasaron dos meses con unas 20 personas pululando por el hotel, con las molestias que conlleva, pero el rodaje supuso un cambio agradable en la rutina diaria y muchas anécdotas divertidas.

El director de la serie, David Fernández Miralles, opina algo parecido. “Lo más destacable es el buen rollo que generan los chicos, algo que no siempre ocurre en el mundo de la televisión”. El realizador, que ha participado en programas como 21 días, siguió los primeros pasos laborales no solo de Irene, sino también de Gloria y Hugo en la cocina, de Javi, en pastelería, Laura como camarera de planta y Luis, de mozo de recepción. “Han progresado mucho más de los que cabía esperar”, asegura Fernández.

Los jóvenes contaron desde el principio con la ayuda de dos preparadoras profesionales, Gema Molina y Rocío Arias. Aseguran que les costó más a ellas que a los chicos habituarse a tener una cámara detrás todo el día. Su labor fue guiar a los jóvenes en su tarea mientras se iban haciendo autónomos e iban conociendo el oficio. Ambas son trabajadoras de la Fundación Síndrome de Down Madrid, entidad participante en la producción junto a Shine Iberia (MasterChef). En la Fundación suelen hacer proyectos de este estilo, pero más pequeños, uno o dos jóvenes por empresa. Para Síndrome de Down Madrid el hecho de participar en la serie —que contará con 13 episodios— supone difundir su labor y una oportunidad para que más empresas se animen a participar en iniciativas de este tipo.

Javi, de 21 años, está muy contento con la experiencia. Sale de la cocina y deja de ayudar a hacer los postres de la jornada —tarta y galletas rellenas— para atender a los medios. Para él, la experiencia significa tomar contacto con el mundo del trabajo, pero sobre todo, “conocer compañeros y gente nueva en un entorno laboral”. Actualmente, estudia para auxiliar administrativo, aunque no descarta formarse en la hostelería más adelante, porque le ha picado el gusanillo de la creación culinaria.

la serie supone difundir la labor de la Fundación Sindrome de Down Madrid

Los seis jóvenes convivieron con el equipo de grabación y también con John Lomas, de 22 años. Este joven con discapacidad iba con una cámara HD encargado de hacer una especie de making-off de la grabación. El resultado de su rodaje paralelo se publicará en un blog dentro de la web de RTVE. El objetivo: “demostrar que las personas con capacidad pueden integrarse en el mercado laboral con energía, ganas y supliendo las carencias con sentido del humor”.

Otro aliciente para los protagonistas, además del laboral, fue encontrarse con personajes conocidos a los que admiran. Por el plató del Sheraton han pasado David Bisbal, Mario Casas, el mago Jorge Blas y algunos actores de La que se avecina. Todos estos ingredientes conformarán una serie blanca, amable que pretende dejar, ya desde el título, a sus espectadores, con una sonrisa.