El apocalipsis según ‘The Fades’

Natalie Dormer encabeza el reparto de la serie que estrena hoy el canal Syfy La actriz británica se ha incorporado a la segunda temporada de 'Juego de tronos'

Natalie Dormer, en su papel de Sarah en 'The Fades'.
Natalie Dormer, en su papel de Sarah en 'The Fades'.

La actriz Natalie Dormer (Reino Unido, 1982) hará doblete a partir de hoy en la televisión española. A su incorporación como Margaery Tyrell en la segunda temporada de Juego de tronos (que emite Canal + 1 los lunes a las 22.00) une su personaje de ángel atormentado en The Fades, una serie británica de ciencia ficción que estrena hoy la cadena Syfy (en el dial 25 de Canal +).

La miniserie de seis capítulos está protagonizada por Paul (Iain De Caestecker), un adolescente de 16 años que comienza a experimentar pesadillas apocalípticas y ver a plena luz del día a unos espíritus (los Fades del título) que deambulan por el mundo sin saber si podrán ascender o quedarán condenados para siempre. Cuando uno de ellos consigue hacerse de carne y hueso, Paul y su nuevo grupo de aliados tendrán que emplearse a fondo para evitar el fin del mundo.

Uno de los compañeros de lucha del protagonista es Sarah, a la que da vida Natalie Dormer. “Es uno de los personajes más complejos de The Fades. Está continuamente luchando entre su deseo de llevar una vida normal con el hombre que ama y el hecho de formar parte de los angelic, un grupo de privilegiados que tienen como misión salvar a la humanidad. Es una mujer leal con una fascinante mezcla de fortaleza y vulnerabilidad”.

El drama sobrenatural es una de las últimas muestras de la efervescencia de la ficción británica. Los problemas de presupuesto que sufre la BBC han dejado a The Fades con una única temporada, que funciona perfectamente como miniserie. “Es una serie que hace que pases de la risa al miedo o que te plantees cuestiones filosóficas en el plazo de cinco minutos”, cuenta Natalie Dormer en una entrevista con motivo del estreno de la serie en España. “The Fades combina elementos fantásticos con el humor y el drama, pero Sarah no tiene ni un momento de respiro: tiene miedo a quedarse sola y encima está muerta”.

Este trabajo es anterior a su incorporación a Juego de tronos.“No he leído los libros” reconoce la actriz. “Antes de empezar a rodar David Benioff y D. B. Weiss (responsables de la serie) me dijeron que dependía completamente de mí hacerlo y me advirtieron que mi personaje iba a ser diferente al de las novelas. Para otros actores como Kit Harington (Jon Nieve) era más necesario recurrir a los libros para conocer un poco mejor el papel. En mi caso, no”. La actriz se confiesa fan de la primera temporada, que siguió con devoción como espectadora. “El equipo me ha acogido muy bien, ya llevan más de un año y están emocionados con el éxito de la serie. Por ese lado no he sentido ningún tipo de presión, estaba mucho más nerviosa cuando me presenté al cásting. Quería conseguir el papel como fuera”.

La serie es un éxito arrollador desde su estreno, pero ha levantado cierta polémica por sus numerosas escenas de desnudos. “Cuando el guion es bueno y la historia lo demanda este tipo de escenas están justificadas. Cuando el guion es malo siempre es un recurso barato. Juego de tronos y The Fades son sucias porque hablan de la vida. La gente se desnuda, practica sexo, se muere… La vida a veces es desagradable y está bien que se refleje en la pantalla”, concluye la actriz.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS