Cambio climático

“Los sistemas de alerta meteorológica tienen que ser revisados por el cambio climático”

El delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en Madrid, Cayetano Torres, recalca que “hay cada vez más fenómenos extremos”

Cayetano Torres, delegado de la Aemet en Madrid, tras la nevada histórica en la ciudad.
Cayetano Torres, delegado de la Aemet en Madrid, tras la nevada histórica en la ciudad.Carmen Fernández

Como delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Madrid, Cayetano Torres (1966, Vitoria) tuvo que seguir muy de cerca la previsión de la tormenta ‘Filomena’ y advertir a las autoridades de la gravedad de la gran nevada que se venía encima. Pero este meteorólogo también lleva años haciendo sondeos de nieve y conoce muy bien los registros: “El cambio climático es indiscutible”, afirma. “La cota de nieve es cada vez más alta y cada vez hay menos años de nevada”.

Pregunta. ¿Hasta qué punto ha sido precisa la predicción de la nevada en Madrid?

Respuesta. El modelo del Centro Europeo de Predicción a Plazo Medio, que es el modelo con mejor verificación del mundo y funciona muy bien con nieve, daba predicciones de nieve acumulada en el suelo de entorno a treinta y tantos centímetros. La Agencia [Estatal de Meteorología] no dispone de medidas directas de nieve con medidores láser en Madrid, los tiene en Navacerrada, y hemos tenido escasez de personal para medir de forma visual porque la gente no podía acudir a trabajar a las bases, pero meteorólogos hemos estado midiendo y llegamos a la conclusión de que han caído 40 o cuarenta y pocos centímetros en la ciudad de Madrid durante todo el episodio. Hay personas que han medido más, pero es porque lo han hecho donde hay más espesor. Como hubo ventisca, se acumula nieve y se produce un efecto duna, pero si quieres medir el espesor del desierto, no tomas la medida de la duna más alta.

P. La ciencia meteorológica ha funcionado.

R. Tengo unos 30 años de experiencia en predicción y el avance en la ciencia meteorológica es espectacular. El Centro Europeo ha visto la nevada perfectamente. Si ha habido una diferencia, discutible, que puede ser de ocho o nueve centímetros, es por las limitaciones de la ciencia. El modelo es complejísimo y el superordenador con el que trabaja el Centro Europeo ocupa una nave de cien por cien metros, se trata de uno de los ordenadores más potentes del mundo. Pero la atmósfera es caótica y no hay una solución exacta a los elementos finitos de las ecuaciones diferenciales. Es como lo de SpaceX: aunque quiere llegar a Marte, por ahora la tecnología no da para más.

P. ¿Cómo de excepcional es esta nevada en los registros meteorológicos?

R. La gente habla mucho de la nevada de 2009, que es la mayor de los periodos recientes, pero ese año se estima que cayeron en torno a 15 centímetros. En cuanto a otras nevadas históricas destacadas, como las de 1950 y 1904, se está revisando su posible espesor. Es un trabajo que llevará investigarlo un tiempo, pero resultados preliminares muestran que es posible que ninguna superara la actual en la ciudad de Madrid. Es muy aventurado hablar de periodo de retorno de fenómenos que ocurren muy raramente y de los que hay pocos datos. A pesar de ello, comentábamos entre meteorólogos que, si no fuera por el cambio climático, en los últimos años hubiera habido más nevadas y más intensas de las que ha habido.

P. Está claro que el hecho de que nieve tanto no pone en duda el calentamiento del planeta. ¿No es así?

R. El cambio climático es indiscutible, se ve perfectamente en los registros. La cota de nieve es cada vez más alta y cada vez hay menos años de nevada. Si uno mira el banco de datos climatológico del parque de El Retiro, claramente cada vez hay menos días de nevada. Decir que no hay cambio climático porque ha habido esta nevada científicamente es muy pobre. De un episodio concreto no puedes sacar la conclusión de una cosa o la contraria. Es como si vas a la Bolsa de Nueva York y dices, como Amazon bajó ayer tres dólares, va a seguir bajando.

P. ¿Y puede el cambio climático haber favorecido una nevada tan extrema?

R. No podemos afirmarlo categóricamente, pero es muy posible. Con el cambio climático hay más circulación atmosférica, los fenómenos extremos no dejan de ser un reajuste de la masa fría polar que se cuela en latitudes más meridionales y se mezcla con el flujo meridional.

P. ¿Como meteorólogo constata que estén ocurriendo ya más fenómenos extremos en España por el cambio climático?

R. Cualquiera con una experiencia larga se da cuenta que sí hay cada vez más fenómenos extremos. Vemos que cada vez tenemos más precipitaciones torrenciales. Y se están batiendo récords de temperatura de manera muy frecuente. A nosotros nos envían las efemérides diarias y vemos que se están batiendo continuamente, sobre todo, de las máximas. ¿Esto es consecuencia del cambio climático? No se puede decir de forma categórica, pero es altamente probable. Es otro elemento más, igual que las DANA que hemos tenido, los periodos de sequía, las olas de calor extremo… En un juicio, no sería concluyente, pero es otra carga más que quita la razón a los que están negando la evidencia.

P. ¿Podrían ser entonces más frecuentes estos episodios de nevadas extremas?

R. Ahí entramos ya dentro de la subjetividad. Yo creo que esto ha sido algo histórico. Puede llegar otra nevada igual, sí, aunque dentro de muchísimo. La gráfica de la temperatura media muestra una línea que va subiendo, pero esa tendencia cada vez tiene más pulsaciones, son los reajustes atmosféricos. En uno de estos baches, ha venido esta nevada. Cada vez va a haber más episodios extremos de olas de calor, de lluvias torrenciales, y cada vez menos de estos episodios, pero no por eso va a dejar de haberlos. Las olas de frío van a ser cada vez menos, pero no van a desaparecer.

P. ¿Considera que el aviso lanzado por la Aemet fue suficiente?

R. El aviso ha sido rojo, no existe otro mayor, no hay rojo bermellón o rojo parpadeante. El rojo es el máximo aviso y significa que hay que movilizar todos los medios. No hay excusa de que la Agencia no ha avisado. Yo asesoraba al 112 y, cuando empezó el primer frente, ya avisé en los comités de crisis que era el aperitivo, y que esa noche venía la gran nevada.

P. ¿Cree que la gente sabe interpretar ese aviso rojo?

R. Hay mucha gente que no sabe interpretarlos porque no son profesionales, el aviso era por acumulación de 20 centímetros o más de nieve en 24 horas. Y antes y después hubo otros avisos que mostraban que iba a caer mucha nieve.

P. Algunos especialistas aseguran que con el cambio climático hay que cambiar esos avisos para alertar mejor a la población.

R. Efectivamente, los sistemas de alerta meteorológica tienen que ser revisados por el cambio climático. Hay que ir ajustando los umbrales y a la vez los avisos de meteorología deben ir más enfocados en los impactos, que es el futuro. Por ejemplo, que caiga medio metro de nieve en el Pirineo no impacta, porque la población está preparada, pero que caigan 40 centímetros en Madrid es algo inaudito. Ahora mismo la Agencia está ya trabajando en focalizar los avisos meteorológicos en los impactos de Protección Civil. Meteoalerta se está adaptando a los requerimientos del 112.

Para conocer las noticias más importantes de Clima y Medio Ambiente de EL PAÍS apúntese aquí a nuestra newsletter semanal.

Siga la sección de Clima y Medio Ambiente en Twitter y Facebook

Lo más visto en...

Top 50