Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El norte de Europa supera a Madrid en el pulso por el Brexit

París, Fráncfort, Ámsterdam o Dublín se imponen en la carrera por captar empresas y negocio del Reino Unido pese a la inversión en oficinas, asesores y publicidad

Ángel Garrido y Daniel Lacalle, en 2019.
Ángel Garrido y Daniel Lacalle, en 2019.

La voz de alarma la dio en 2018 Sebastián Albella, el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV): Madrid en concreto, y España en general, no estaban logrando atraer a las empresas que iban a abandonar Reino Unido por el Brexit. Consumado el divorcio europeo hace un mes, la profecía se ha cumplido. Pese al impulso de dos presidentes del PP (Cristina Cifuentes y Ángel Garrido); los fichajes estrella (Daniel Lacalle); y la formación de un comité de sabios, París, Fráncfort, o Dublín han ganado a Madrid. Los más de dos millones gastados desde 2016 en Invest in Madrid, o el programa Think Madrid, no han dejado la cosecha anunciada por los Ejecutivos del PP en los últimos tres años.

"El Brexit debe ser entendido como una oportunidad para nuestras empresas y para las británicas que se quieran instalar en Madrid", aseguran en la Consejería de Economía, Empleo y Competitividad. "Los datos confirman que la Comunidad de Madrid es la puerta de entrada de la inversión extranjera en España. Acumula el 65% de la inversión hasta septiembre de 2019, el 73% en el último trimestre", siguen. "Conscientes de que competimos con otras regiones como Fráncfort, París o Amsterdam, con ecosistemas económicos más potentes, estamos satisfechos con los resultados que arroja Invest in Madrid", añaden en el departamento gubernamental, donde destacan que la oficina tiene una tasa de éxito del 6,6% en la atracción de empresas, superior a la registrada por agencias como la de Londres o la de Hong Kong. "La oficina ha conseguido a cierre del ejercicio 2019 tutelar 853 proyectos de inversión; de ellos, se han confirmado 56 proyectos para Madrid que han supuesto una inversión de 528 millones de euros y una creación de 3.409 puestos de trabajo", añaden. "Queda mucho por hacer, pero Invest in Madrid está funcionando y ayudando al crecimiento económico de la Comunidad".

El balance se califica en comparación con los planes originales. En 2016, la Comunidad contrató a una consultora para que analizara potenciales objetivos, y esta le entregó un listado de más de 500 empresas interesantes en función de su volumen de ventas y relevancia internacional, que incluía su posición oficial respecto al posible traslado de la sede.

Tres años después, fuentes conocedoras del resultado de los esfuerzos de Madrid limitan los resultados, aunque el Gobierno regional pone una decena de ejemplos.

Credit Suisse ha elegido la capital como centro de su división de mercados para la UE, mientras que la aseguradora Admiral tiene ahora en la ciudad su hub para Europa continental. La agencia de rating DBRS ha abierto oficina para cubrir a los emisores de deuda españoles, mientras que la firma de inversión King & Shaxson ha instalado su plataforma europea para la compraventa de bonos Dowgate. Y el Banco Santander, por su parte, ha repatriado parte de las operaciones de banca de inversión que hacía en Londres, mientras que JPMorgan o Nomura han reforzado la cobertura a clientes españoles desde Madrid.

"Es el clásico modus operandi del PP", opina Jorge Moruno, de Más Madrid. "El puesto de Lacalle ya no existe. La CNMV dice que España y concretamente Madrid han fracasado. Lo que tenemos es humo. Se ha tirado el dinero público".

"Si uno revisa la hemeroteca, ve que Cifuentes creó un puesto especial que ocupó Lacalle", recuerda Sol Sánchez, de Unidas Podemos IU Madrid en Pie, sobre una posición que tenía un sueldo de 50.000 euros anuales. "El problema es que los análisis que se hicieron, se partía de que todos iban a salir corriendo de Reino Unido, lo que beneficiaría a Europa, y eso no tiene por qué ser así", sigue. "Hay una recomposición geopolítica y económica, donde ya hace mucho tiempo que los flujos económicos van hacia Asia. Habrá que ver con el tiempo si eso ha debilitado más al Reino Unido o a la UE", añade. Y remata: "Quizá, en vez de haber pensado que nos íbamos a llevar grandes empresas financieras, que era no tener los pies en el suelo, había que haberse centrado en pedir fondos de contingencia para paliar la pérdida de mercado que puedan tener nuestras empresas". 

Hay dos datos más que resumen que los esfuerzos de Madrid no han dado los resultados esperados. Tanto la Comunidad como el Ayuntamiento mantienen en activo sus operaciones de captación.

La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, se acaba de reunir con el embajador del Reino Unido, Hugh Elliott, para trasladarle su interés por atraer campus de universidades británicas a la región, potenciar intercambios entre estudiantes, y trabajar para que empresas y compañías británicas abran sedes y sucursales.

El Ayuntamiento de la capital, por su parte, quiere aprovechar el inicio de la Operación Chamartín para convencer a las empresas extranjeras de que hay suelo en Madrid para abrir sus sedes.

"Valoramos cualquier esfuerzo que se haya hecho anteriormente porque Madrid tiene fuertes desventajas con Irlanda o Luxemburgo si miramos la fiscalidad, pero desde luego tiene también grandes ventajas y se percibe como una puerta a Latinoamérica y África, lo que nos sitúa en un lugar ideal, especialmente para los sectores modernos dentro del financiero (fintech, insurtech o proctech)", dicen desde el Ayuntamiento de Madrid. "Y en esa línea ya estamos trabajando para que lleguen más empresas de Reino Unido, pero no solo de allí".

Las dos iniciativas reflejan la importancia de unos lazos económicos formidables. La Comunidad es la principal receptora de inversión del Reino Unido en España (2.565 millones de euros en 2018 y 1.632 en los tres primeros trimestres de 2019) y también es uno de los principales inversores españoles en el mercado británico (65,8% del total).

En 2016, el Gobierno pagó para que dos tradicionales buses británicos de dos pisos circularan por Londres con un mensaje muy claro: "London, whatever happens, Madrid will be there for you [Londres, pase lo que pase, Madrid estará ahí para ti]". Ahí sigue, por ahora. Esperando frente a competidores como Dublín o Francfort.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información