Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beethoven por Gardiner, un hito para la historia del Palau

Prometedor inicio del ‘tour de force’ del director británico de enfrentarse a la integral de las nueve sinfonías del compositor

Gardiner en el Palau de la Música.
Gardiner en el Palau de la Música.

Afrontar la interpretación de las nueve sinfonías de Beethoven es un desafío irresistible para un director”. Lo decía en marzo de 1994 un sonriente John Eliot Gardiner tras dirigir y grabar en el Palau la Quinta al frente de la Orchestre Révolutionnaire et Romantique. Solo fue un concierto y dejó una huella imborrable. Veinticinco años después, un Gardiner más maduro y siempre sonriente levantaba pasiones el domingo tras dirigir el primero de los cinco conciertos de una integral de las nueve sinfonías del genio de Bonn que hará historia en el templo modernista. El impresionante tour de force culminará el próximo viernes con la Novena.

Beethoven por Gardiner. Una invitación en toda regla para conocer mejor, con criterios historicistas y prácticas de época, uno de los monumentos musicales más imponentes. Tras la experiencia barcelonesa, Gardiner y su formidable orquesta llevaran la integral de gira con paradas en Nueva York, Chicago y Londres.

No es la primera integral de las sinfonías de Beethoven que afronta el veterano director británico; lo hizo en los noventa. Tampoco es la primera que programa el Palau; Gustavo Dudamel acometió la empresa con la Orquesta Simón Bolívar de Venezuela en 2017, con merecido éxito. Pero es, sin duda, un evento musical mayúsculo, de los que crean afición y potencia el prestigio internacional del Palau.

Gardiner se mueve en otra dimensión; en lugar del músculo romántico y la potencia abrumadora exhibida por Dudamel, el experto director británico abre el abanico de matices, colores y acentos en la plantilla orquestal, con una pureza estilística y una frescura interpretativa que es puro gozo melómano.

Para dar el pistoletazo de salida, Gardiner diseñó un programa poco corriente, pero muy coherente y revelador del estilo y la práctica de época del primer sinfonismo beethoveniano, el más felizmente ligado al clasicismo de Mozart y Haydn. Abrir la velada con varias piezas del ballet Las criaturas de Prometeo, op. 43 y cerrarla con su danza festiva final, que Beethoven usaría después como exultante final de su Tercera Sinfonía, Heroica, marcó la tónica de un viaje apasionante que muestra la evolución de su pensamiento sinfónico e invita a saborear sus hallazgos de forma natural, sin extravagancias ni sobredosis románticas.

Bien por Gardiner y por su extraordinaria orquesta de instrumentos de época, que ha ganado cuerpo, flexibilidad y reflejos con los años y sabe atender sus indicaciones sin premuras. Sonido transparente y bien equilibrado; bellísima sonoridad en las maderas, metales con brillo, un punto descarnados, timbales incisivos y unas cuerdas ágiles, limpias y transparentes.

En la Primera Sinfonía, op. 21, violines y violas tocaron de pie para dar a los acentos más relieve y ganar vuelo y ligereza en un relato de pulso rítmico irresistible. La soprano Lucy Crowe fue la aguerrida solista de dos páginas de gran dificultad: interpretó el aria de concierto Ah perfido, op. 65 con buen instinto dramático —pero con graves poco consistentes—, y echó el resto en la gran escena, de tesitura implacable, de Leonora, op. 138, primera versión de su única ópera, a la que finalmente dio el título de Fidelio.

La integral promete y mucho. A sus 76 años, Gardiner se muestra en plena forma y transmite una energía contagiosa. Hay que verlo en acción, marcando entradas, subrayando la intensidad de un pasaje sin aspavientos ni gestos de cara a la galería, con una elegancia y naturalidad en el gesto, un gusto musical exquisito y un dominio del estilo admirables.

“El autor de la ‘Novena’ fue un animal político”

Gardiner dijo este lunes que “Beethoven fue un animal político”. Al frente de la Orchestre Révolutionaire et Romantique, el director británico está ofreciendo esta semana una integral de las sinfonías del compositor. Cerrará el viernes con la interpretación de la famosa Novena. El público del Palau de la Música ya ha podido escuchar la Primera (el domingo), y la Segunda y la Tercera (anoche). Hoy podrá oír la Cuarta y la Quinta, y el jueves la Sexta y la Séptima. Gardiner subrayó que sinfonías como la Tercera y la Quinta son “trabajos políticos que reflejan las turbulencias de la época al igual que hacían las pinturas de Goya”. Las coincidencias hicieron que el 1 de febrero los ensayos para interpretar la Novena, considerada el himno europeo, se produjeran al tiempo que Boris Johnson, anunciara la salida de Gran Bretaña de la UE. “Deploro esta decisión fatídica, que me causa mucho dolor”, ha confesado. La Integral de Sinfonías es uno de los platos fuertes del Palau de la Música de esta temporada para conmemorar el 250 aniversario del nacimiento de Beethoven. "No creo que Beethoven necesite un aniversario para ser reivindicado", ha apuntado Gardiner, para quien el aniversario, sin embargo, puede ser "una oportunidad para comprobar si su interpretación sigue siendo pertinente, y en el caso de Beethoven está claro que sí". Gardiner ha aprovechado la ocasión asimismo para poner en valor el trabajo de la Orquestre Révolutionaire et Romantique durante treinta años: "Con el uso de los instrumentos de época se pueden llevar las obras de Beethoven al límite sin distorsionar la melodía original".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >