Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA i

La propia vida de una joven trans, en el TNC

‘Raphaëlle’ aborda las tensiones que suscitan en la sociedad las distintas y variadas formas de vivir con las identidades de género

Raphaëlle Pérez, durante la representación en el TNC.
Raphaëlle Pérez, durante la representación en el TNC.

Hay propuestas teatrales que ayudan a derribar prejuicios y estereotipos. Y Raphaëlle, la obra con la que la compañía La Conquesta del Pol Sud cierra en el TNC (Sala Tallers) su trilogía sobre mujer, identidad e historia, es un elocuente ejemplo. Ni actriz, ni personaje. Lo que Raphaëlle Pérez nos cuenta en este montaje es su propia vida, sus dudas e inseguridades, sus sueños y sus miedos y miedos y, lo más importante, su combate personal en el día a día para ser la persona que quiere ser en la vida.

¿Qué quiere decir ser una mujer?, ¿Qué quiere decir ser un hombre? Lanzando al público estas dos preguntas, el dramaturgo y director Carles Fernández Giua y el escenógrafo y diseñador de vídeo Eugenio Szwarcer, fundadores de La Conquesta del Polo Sud, abren y marcan el tono del montaje, centrado en el testimonio vital de una joven mujer trans, Raphaëlle Pérez.

Es ella quien nos cuenta su experiencia real de cambio de género, con sinceridad y emotividad contenida, arropada en el escenario por Fernández Giua y Szwarcer, maestros del teatro documental, que mantienen el pulso del relato introduciendo personajes y testimonios grabados que ayudan a recrear su dura experiencia vital.

Raphaëlle

Raphaëlle. Creación e interpretación: Raphaëlle Pérez, Carles Fernández Giua (director) y Eugenio Szwarcer (escenografía y vídeo). Teatre Nacional de Catalunya (TNC), Sala Tallers. Barcelona, hasta el 2 de febrero.

Desde su infancia en Normandía -a través de la pantalla, podemos ver el testimonio de sus padres, grabado en su casa familiar-, a su estancia en París, donde inicia su sueño de dedicarse a la modas, y su vida actual en Barcelona.

El itinerario vital de Raphaëlle, con toques de humor que aligeran la tensión emocional de episodios muy duros, se complementa, a modo de documental televisivo de gran formato, con declaraciones de especialistas como el sociólogo y activista trans Miquel Missé, que al inicio del montaje explica con claridad las tensiones y confusiones que suscitan en la sociedad las distintas y variadas formas de vivir y convivir con la transexualidad y las identidades de género.

No hay trampas emocionales ni manipulaciones de ningún tipo. Al contrario, todo lo que cuenta y revive en escena Raphaëlle, -es admirable el equilibrio entre la racionalidad y la emoción-, deja huella en el espectador porque nos habla de incertidumbres y también de certezas en un camino vital que logra conmovernos precisamente por su sinceridad y espíritu de lucha.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >