“El móvil nos ha quitado muchas horas de trabajo en los rescates de montaña”

Jaime Gaiteiro abandonó su trabajo de ingeniero para dedicarse a una profesión vinculada con el deporte. Ahora, este bombero es el responsable del Grupo Especial de Rescate en Altura

Jaime Gaiteiro, oficial de bombero de la Comunidad de Madrid del Grupo de Rescate de Alta Montaña.
Jaime Gaiteiro, oficial de bombero de la Comunidad de Madrid del Grupo de Rescate de Alta Montaña.SANTI BURGOS

Jaime Gaiteiro (Madrid, 46 años) trabajaba en la empresa privada como ingeniero industrial, pero siempre quiso tener un empleo relacionado con el deporte. Especialmente con el alpinismo, su gran pasión. Preparó unas oposiciones a bombero y entró en el Cuerpo en 2004. Desde hace cuatro años es miembro del Grupo Especial de Rescate en Altura (GERA), del que es oficial. Los 54 especialistas a su cargo tienen como base de operaciones el Parque de Bomberos de Navacerrada. Son expertos en la geografía de la región y diestros practicantes en actividades de montaña. Realizan más de 200 intervenciones cada año.

¿Cómo se entra en este Cuerpo?

Hay que tener una experiencia mínima de dos años como bombero. Se hacen unas pruebas de acceso que incluyen escalada, alpinismo y esquí. También hay un examen teórico, de conocimiento de la sierra, y una prueba de resistencia en la que se corre con peso.

¿Qué es lo más peligroso de la montaña?

La montaña no es peligrosa. Necesitas un material adecuado. Si lo llevas no tienes problemas.

¿Cuáles son los accidentes más habituales?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El 70% de los casos son personas que se han tropezado y se han hecho daño en las piernas. La mayoría de las veces, por ir mal equipado o por hacer algo por encima de nuestras posibilidades. Nuestros rescates son sobre todo a senderistas. Los alpinistas y escaladores son pocos en números absolutos.

¿Qué es lo más complicado para el rescatador?

Trabajamos con el helicóptero, que es peligroso porque cuando haces maniobras a poca altura no tienes margen de error. No puedes fallar a 15 metros del suelo porque el piloto no tiene tiempo de reaccionar.

¿Y los elementos?

Claro, no es lo mismo subir a Peñalara en invierno que en verano. Es una temeridad hacerlo un día que hace ventisca y nieva. Los accidentes más graves se producen en invierno y cuando anochece. La gente se agobia y nos llama porque ve que ya no puede salir.

¿Qué debemos hacer?

No intentar de solventarlo. Para nosotros es fatal. Si nos avisan de día nos facilitan mucho el trabajo. No hay que apurar para llamar, en Madrid los rescates no se cobran.

¿Cómo se activa el protocolo?

A través del 112. Alguien que está en problemas llama y nos derivan para intervenir. Todo es inmediato. Lo primero es localizar dónde está la víctima, para lo que es vital las coordenadas que nos puedan dar con el móvil.

¿Qué incidencia tiene el teléfono?

Antes era mucho más complicado localizar a las víctimas. A nosotros nos ha quitado muchas horas de trabajo. Ahora mismo es el principal elemento de seguridad.

¿Y si nos quedamos sin batería?

En Madrid hay cobertura, prácticamente, en todos los rincones. Sin datos, localizar a la persona nos puede llevar mucho tiempo.

¿Cuánto se tarda en responder?

Eso depende si es de día o de noche, si el helicóptero puede volar, de la zona donde esté. Hay que decidir qué medios mandamos. Si sale el helicóptero tenemos un tiempo de respuesta de 15 minutos. Si no podemos usarlo, la cosa varía.

¿De qué manera?

Si hay que realizar el acceso por tierra, el rescate se retrasa mucho. Una operación que puede durar 40 minutos se va a más de tres horas. Sin helicóptero no solo se cuatriplica el tiempo, también se multiplican los esfuerzos.

¿Os acompaña algún médico?

Uno de nuestros retos es medicalizar el GERA. Si no puede ser un médico, al menos deberíamos contar con un sanitario. En otras partes del mundo se considera fundamental.

¿Qué precauciones debe tomar un senderista?

Lo primero es planificar la ruta. Luego hay que llevar el material adecuado y, en tercer lugar, tener móvil y disponer de batería.

¿Cuál ha sido el rescate más espectacular?

El de Blanca Fernández Ochoa el año pasado. Fue muy mediático, se movieron muchos medios técnicos y duró varios días. Pero fue una búsqueda, no un rescate.

¿Cómo os mantenéis en forma?

Hacemos prácticas todos los días. No es un entrenamiento físico, sino técnico. También es nuestro hobby, así que salimos a la montaña todo lo que podemos en nuestro tiempo libre.

¿Por qué no hay mujeres en el GERA?

Porque no han entrado. Se presentan pocas al examen. Para hacerlo hay que ser bombero, y solo hay cinco o seis mujeres operativas en el Cuerpo. Al último examen se presentaron unas 30 personas, pero solo una era mujer. Suspendió en la prueba de orientación. Se le ofreció bajarle las marcas, pero dijo que no. Aquí casi todo es cuestión de técnica, pero el percheo requiere fuerza. Solo la camilla pesa 12 kilos.

Auxilio para los montañeros

El GERA fue creado en 1998 como parte del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid. Su finalidad es ofrecer respuesta profesional y especializada a las demandas de auxilio por accidentes o pérdidas en la sierra madrileña, pero sus miembros también realizan intervenciones en altura y de espeleología. Durante estos años han intervenido en 3.000 operaciones y prestado ayuda a más de 10.000 personas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS