Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre muerto en Oleiros fue golpeado con un cenicero metálico

El juzgado toma declaraciones a testigos de la reyerta de Año Nuevo antes de interrogar a los dos detenidos por el homicidio

Santiago de Compostela
tres muertos en curtis
Un guardia civil delante de un coche patrulla, en una imagen de archivo.

A falta de que las últimas pruebas de la autopsia que se está practicando al cadáver de E.G.C., el vecino de Meicende (Arteixo, A Coruña) de 31 años muerto en una reyerta en el municipio de Oleiros durante la celebración del Año Nuevo, la Guardia Civil ha confirmado que durante la agresión fue golpeado con un cenicero metálico. El Instituto Armado ha difundido la imagen de un modelo similar al usado durante la pelea, habitual en los negocios de hostelería, con tapa y de acero inoxidable, aunque todavía no ha trascendido el informe forense que confirme si esta fue el arma homicida o si hubo otra causa de la muerte. Mientras tanto, los dos hombres detenidos por un delito de homicidio, de 27 y 33 años y vecinos de A Coruña, permanecen a la espera de pasar a disposición judicial y probablemente no lo harán hoy jueves, según la Guardia Civil, porque siguen pendientes varias declaraciones de testigos del suceso.

Los hechos en los que perdió la vida E.G.C. tuvieron lugar en la madrugada del miércoles, día de Año Nuevo, poco antes de las seis de la mañana, hora en que un particular llamó al 112 y pidió auxilio para un herido. En el tumulto, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Galicia, participaron unas ocho personas de dos pandillas diferentes. El enfrentamiento surgió dentro de un hotel de Bastiagueiro (Oleiros) en una fiesta de Nochevieja y la bronca fue ganando en violencia hasta que se trasladó afuera. La Policía Local detuvo hora y media después al implicado de 27 años como presunto autor de la muerte de E.G.C., al que supuestamente no conocía de nada. Unas horas después, y gracias a algunas declaraciones prestadas, fue apresado el otro supuesto agresor, de 33 años.

Mientras esperaban la llegada de la ambulancia, los agentes de la Guardia Civil trataron de reanimar a la víctima sin éxito, y el personal sanitario solo pudo confirmar el fallecimiento. El 112 solicitó también la colaboración del Grupo de Intervención Psicológica en Catástrofes y Emergencias para prestar apoyo a los familiares cuando fueron informados al amanecer.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >