Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bloques de izquierda y derecha se rompen en ataques entre todos los candidatos al Congreso

El debate, organizado por Radio Valencia, reúne a los cabezas de lista del PSOE, PP, Ciudadanos, Més Compromís y Vox

El debate entre los cabezas de lista al Congreso por Valencia organizado por Radio Valencia Cadena Ser en la Nau.
El debate entre los cabezas de lista al Congreso por Valencia organizado por Radio Valencia Cadena Ser en la Nau.

Si hace seis meses, los debates entre los principales partidos valencianos evidenciaron la formación de dos bloques casi monolíticos, derecha e izquierda, el primer enfrentamiento que se ha celebrado hoy entre los cabezas de lista al Congreso por Valencia ha sido un ataque de todos contra todos, especialmente entre los que configuran el espectro progresista. La única unanimidad entre los partidos, a excepción del PSOE, lógicamente, ha sido la de culpar a Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, de la repetición de las elecciones generales el próximo 10 de noviembre. 

Las principales críticas en el debate organizado esta mañana por Radio Valencia Cadena SER en la Nau de la Universitat de València se han vertido contra el socialista José Luis Ábalos, ministro de Fomento en funciones, como corresponde por ser el representante del Gobierno. Pero se han repartido estopa entre Joan Baldoví, candidato por Més Compromís, y Miguel Illueca, de Unides Podem, y también entre María Muñoz, de Ciudadanos, y Belén Hoyo, del PP, aunque de manera mucho más suave. Por su parte, Ignacio Gil Lázaro, de Vox, ha cargado las tintas contra la izquierda sobre todo y un poquito contra Ciudadanos y el PP. Ábalos ha centrado sus ataques en Unides Podem y el PP.

El ministro de Fomento ha acusado a la formación morada a ser "la garantía siempre de una oportunidad para la derecha". Baldoví ha aludido a la "ambigüedad" del PSOE, que no sabía "si iba o venía" y apostaba por un acuerdo progresista o "de otro tipo" por sus "invocaciones continuas" a PP y Cs. Y ha apuntado que Unidas Podemos "no supo aprovechar la oportunidad que se le abrió" y finalmente se perdió el tiempo "en un debate sobre competencias y cargos".

Illueca ha sostenido que Sánchez "siguió el dictado del poder" del empresariado y los bancos que "vetaban" la entrada de Podemos en el Gobierno. "Espero que el 11 de noviembre todos asumamos que en un sistema parlamentario sin mayorías absolutas hay que negociar", ha dicho, recordando que ellos, a diferencia de Compromís, no van a entregar "un voto gratis a nadie".

Ignacio Gil-Lázaro cree que Sánchez quiso este escenario "desde el principio" pensando en que ganaría diputados y es "todo una impostura". Ha responsabilizado a PSOE, pero también a PP, Cs y UP, y ha advertido que las responsabilidades que no se han asumido "tienen que cobrarlas los españoles el 10N", confiando en que se produzca "un vuelco electoral" en favor de su formación.

María Muñoz ha culpado al presidente por ser "incapaz" de formar gobierno y dar respuesta a los problemas del país, y cree también que estaba pensando en elecciones desde el 28A. Además, ha instado a hablar de futuro y ha asegurado que la formación naranja será "constructiva" y propone un gran pacto nacional a PP y PSOE para "poner España en marcha".

Para la candidata del PP, Belén Hoyo, el presidente tenía diferentes fórmulas para formar gobierno y "no quiso o no supo" y ahora sacará peor resultado porque "los ciudadanos están abriendo los ojos". También ha asegurado que el PSOE "no es creíble" porque no quería gobernar con Podemos en Madrid pero sí lo hace en la Comunidad Valenciana, y le ha acusado, como a Cs, de ser "un partido veleta".

José Luis Ábalos ha salido al paso de estos reproches afirmando que hoy los ciudadanos tienen más información que para el 28A porque han visto el comportamiento de los distintos actores políticos y sus prioridades e intereses, y "España no lo es por más que se llenen la boca". Ha criticado el "bloqueo" sin alternativa que se hizo desde la derecha y también a quienes quisieron "presionar, si no incluso chantajear, con tal de lograr una parte del poder más allá del programa de acción de gobierno que le hubiera correspondido negociar". También ha subrayado que el PP bloqueó la situación, cosa que los socialistas no hicieron en 2016, y Cs "radicalizó su discurso y se dedicó a competir con la ultraderecha y el PP".

Pactos poselectorales

En el bloque dedicado a los pactos tras el 10N, Més Compromís ha dejado clara su apuesta por "un gobierno progresista que gobierne para las personas" y ha preguntado al PSOE su buscará acuerdo en ese sentido o lo hará con Pablo Casado y Albert Rivera. "Nosotros nunca pactaremos con la derecha", ha dicho Baldoví

En este mismo sentido, UP cree que el hecho de que Sánchez "mendigara" la abstención de PP y Cs "anticipa una gran coalición con fuerzas conservadoras" y ha reiterado que ellos tenderán la mano para un gobierno progresista: "En un sistema parlamentario si no hay mayoría absoluta no se puede pretender acaparar todo el poder".

El PP ha invitado a los votantes de centroderecha a aglutinar el voto en él. "Ofrecimos unirnos en un España Suma, otros líderes no tuvieron esa altura de miras", ha lamentado su candidata, para quien los ciudadanos deben elegir entre la "cigarra despilfarradora" (PSOE) o la "hormiga trabajadora" (PP).

Cs ha incidido en que está en juego seguir con el bloqueo o levantarlo y ellos no van a ser quienes "aboquen a unas terceras elecciones", por lo que insisten en ese gran acuerdo que ponga los intereses del país "en el centro". "Si PP y Cs sumamos, ese sería para nosotros un buen gobierno", ha apuntado Muñoz.

Por su parte, Vox ha sido tajante: "No haremos presidente a Pedro Sánchez". En cualquier negociación buscarán "principios y no sillones", ha dicho Gil-Lázaro, que cree que unir el voto de derecha en el PP es "garantía de que todo siga igual" porque Casado está "dispuesto a entenderse con Sánchez".

Para el PSOE, ha explicado Ábalos, los pactos "deben ser el medio para garantizar la gobernabilidad y la convivencia y no un fin para acceder al poder" y hay a quienes "lo que les preocupa es llegar al poder como sea, aunque sea por necesidad del más votado". "A nosotros eso no nos interesa y la prueba evidente es lo que estamos viviendo en Cataluña, que hubiera sido imposible afrontarlo en otras condiciones como lo estamos afrontando ahora".

"El PP ya sabe que su única opción es ir con la ultraderecha, en este caso tiene la ventaja de que la ultraderecha no le va a poner las condiciones que a nosotros nos puso Podemos, que habla mucho de acuerdo con la derecha. ¿Es la maña conciencia después de haber votado cuatro veces contra un candidato socialista? ¿Necesita este argumento para lavar su mala conciencia?", ha dicho. "Somos lo que hacemos y quienes tenían la oportunidad de no darle una oportunidad a la derecha no lo hicieron y quienes creían que no tenían que gobernar los populistas y separatistas no hacían si no empujarnos a ese pacto, nunca pensaron en España", ha zanjado.

Financiación e infraestructuras

En el plano de las propuestas, todos los grupos han aludido a la reforma del sistema de financiación. Més Compromís ha puesto un plazo de 8 meses para presentar una propuesta desde que se forme gobierno y el PSOE se compromete a encararla en el primer año.

Además, entre otras cuestiones, UP ha abogado por recuperar los derechos sociales básicos; Cs ha apuntado a medidas para familias, empresas, el Corredor Mediterráneo o la ampliación del puerto de València; el PP ha expuesto medidas en apoyo a empresas y agricultores; Vox ha presentado un decálogo con medidas en agua, industria, agricultura y Cercanías, mientras Ábalos ha defendido la gestión realizada estos meses con un presupuesto heredado del PP ante las críticas del resto de formaciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >