Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Allex Olleta: “El cubo de Rubik crece de manera exponencial”

El matemático es campeón de Rubik y vicepresidente de la Asociación Española del Cubo de Rubik

Alex Ollante, campeón de España en el manejo del cubo de Rubik, que domina hasta con sus pies, fotografiado en el barrio de Lavapiés.
Alex Ollante, campeón de España en el manejo del cubo de Rubik, que domina hasta con sus pies, fotografiado en el barrio de Lavapiés.

Alex Olleta aparece con varios cubos de Rubik: uno de ellos es el estándar al que estamos acostumbrados y que muchos tienen cogiendo polvo en la estantería del salón, otro es más pequeño, otro tiene forma de pirámide y otro es un poliedro de no sé cuántas caras. Su polo tiene el logo de la Asociación Española del Cubo de Rubik (AECR) y su mochila el de un campeonato del asunto. La gente por la calle le dice campeón, los maleantes le retan a un duelo, los niños quieren jugar con sus puzles (así los llama él).

Olleta, nacido en Bilbao en 1992 pero vecino de Madrid desde hace tres años, es matemático, estudiante de Psicología y trabaja como programador, que es lo suyo, en el ámbito de las finanzas. Le interesan las máquinas y las personas. Luego se quita las zapatillas y se pone a resolver el cubo con los pies, una de las diversas modalidades en las que Olleta ha conseguido un récord. En una terraza de Lavapiés nos hace desordenar el cubo. Flis, flas, flus, en un plis lo ha resuelto: cada lado del cubo es ahora de un solo color. Puede hacerlo en 9,09 segundos. Impresionante.

¿De dónde sale este cubo?

Una afición colaborativa

La Asociación Española del Cubo de Rubik (asociacionrubik.es) celebra campeonatos de cubo de Rubik por todo el país varias veces al mes. “El cubo no da premios gordos, no da para vivir, y eso hace que no sea una afición tan competitiva como otras, es más colaborativa. Hay muy buen rollo”, dice Olleta.

EL cubo es un puzle que inventó el húngaro Erno Rubik en 1974, no hace tanto. Lo creó para enseñar a sus alumnos de arquitectura cómo se mueven las piezas en tres dimensiones. Lo inventó con gomas y maderas, y lo fue mejorando, le puso pegatinas de colores… Se empezó a dar cuenta de que eso podía ser un juguete. Fue un boom casi instantáneo.

¿Se hizo rico?

La verdad es que le costó empezar, pero luego empezó a ganar dinerillo. Ahora debe haber cerca de 500 millones de cubos vendidos. Es el juguete no digital más vendido. Compite con Mr. Potato.

Ahora todo el mundo juega a videojuegos.

En los 70 se hizo muy famoso el cubo, luego se dejó de lado. Pero en 2003 se creó la Asociación Mundial del Cubo y empezó otra vez el movimiento y los campeonatos. Desde entonces ha ido creciendo de una manera exponencial. El cubo, sin ser digital, vive un boom enorme.

¿Y no hay versión en app?

Ya se buscan aplicaciones, algoritmos que resuelvan el cubo con un robot. Lo resuelven muy rápido. También se está digitalizando el cubo para resolverlo desde un gagdet. Se pueden hacer competiciones entre varios jugadores. Hay hasta cubos que se resuelven solos.

Pero eso no tiene gracia.

Ya. Es que en el cubo hay muchas matemáticas e ingeniería. Se investiga mucho, por ejemplo, en Inteligencia Artificial. En un cubo hay 43 trillones de combinaciones.

Qué locura.

Nosotros, desde la Asociación Española del Cubo, de la que soy vicepresidente, llevamos de nuevo el cubo a los colegios. Y aunque no sea digital a los chavales les encanta manipularlo. Es una cosa que no se puede manejar con un dedo, como las pantallas táctiles. Les sorprende y tiene muy buena acogida.

¿Qué formas de resolverlo existen?

Pues la manera normal, con los ojos cerrados, con las manos… Lo que se te ocurra. Si te cansas de una manera, pruebas otras. El cubo al final se resuelve a pasos, es decir, mediante algoritmos, secuencias de movimientos. Existen diferentes métodos y uno va aprendiendo, mejorando su visión.

¿Cuáles son sus récords?

Una vez tuve el récord de hacerlo con los pies. La juventud viene muy fuerte. Yo ahora en lo que más destaco es en la modalidad de “mínimos movimientos”, que es más de pensar: te dan el cubo y consiste en encontrar, con boli y papel, en una hora, la solución más corta. En esto soy el actual campeón de España.

¿Qué se aprende con el cubo?

Como es un objeto tridimensional fusiona muy bien el espacio y el tiempo, porque tienes que hacerlo rápido. Es un buen entrenamiento mental en el espaciotiempo. Los jóvenes tienen más facilidad para eso, cuando cumples años vas moviendo más lentamente el cubo. Como en todo deporte, todo lo que tiene que ver con la reacción física importa. Puedes seguir haciéndolo bien, pero el más joven lo hará más rápido.

Usted lo resuelve casi en estado de trance.

Llega el momento en el que desarrollas tal pericia que lo haces casi de manera automática, como cuando conduces de un sitio a otro y luego no sabes cómo has llegado. Luego cuando te piden que expliques lo que has hecho con el cubo, no sabes decirlo.

Lleva usted tres años en Madrid. ¿Cómo se encuentra?

Bien, bien…Eso sí, si me lo comparas con Bilbao… Madrid tiene gran oferta, pero prefiero Bilbao, un pueblo más pequeño, sin esta contaminación, tanto ajetreo y tantos cagaprisas. Si algo hay en Madrid son prisas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información