Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona multa a 32 tiendas por irregularidades en la venta de ‘souvenirs’

Hasta el 40% de los establecimientos inspeccionados incumplen la nueva normativa de artículos de recuerdo y se exponen a multas de entre 500 y 6.000 euros

Tienda de 'souvenirs' en Barcelona.
Tienda de 'souvenirs' en Barcelona.

Después de medio año informando a los comerciantes, el Ayuntamiento de Barcelona ha comenzado a sancionar a los establecimientos que incumplen la regulación sobre la venta de souvenirs. Las inspecciones efectuadas en los comercios revelan que hasta el 40% de los negocios que ofrecen artículos de recuerdos no respetan la normativa que la regula, que limita en número y espacio la venta de estos productos.

Durante los primeros meses de la campaña informativa, puesta en marcha entre febrero y julio, se realizaron 183 inspecciones en algunas de las zonas con más afluencia turística de la capital, 126 en locales de l’Eixample, 55 en Gràcia y dos en Horta-Guinardó, detectando incumplimientos en 74 de estos establecimientos.

En el distrito de l’Eixample 32 comercios ya han sido multados. En la mayoría de estos casos, los incumplimientos son de establecimientos que sin una licencia de local de souvenirs tienen esos objetos visibles desde la vía pública, exceden el 20% del espacio comercial destinado a la venta de esos productos, o no tienen los souvenirs agrupados y diferenciados del resto.

Según la teniente de alcalde de Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, las sanciones se han puesto después de “una primera visita informativa para a dar a conocer la normativa vigente”. Y solo en el caso de no haber hecho las adaptaciones correspondientes, y tras una segunda inspección se ha procedido con el expediente sancionador.

Sanz explicó ayer en rueda de prensa que las zonas con una mayor afluencia turística como Sagrada Familia, el Camp Nou o el Park Güell son donde más proliferan los establecimientos que ofrecen esos productos. “Este plan tiene un objetivo muy claro, que Barcelona no es un souvernir. Barcelona es una ciudad para poder vivir y trabajar y al Ayuntamiento le toca regular y actuar para evitar la expulsión de los comercios de proximidad”, comentó Sanz.

La concejal de Comercio, Montserrat Ballarín (PSC), manifestó que el objetivo no es sancionar, sino asegurar el cumplimiento de la normativa para “ayudar a los comerciantes que están realizando las cosas bien y que se encuentran con competencias desleales”.

La socialista también destacó que muchas de las inspecciones “no tenían ningún resultado, puesto que algunos comerciantes retiraban los souvenirs cuando venían los inspectores y acto seguido los volvían a poner a la venta. Ballarín recalcó el compromiso del consistorio con el comercio de proximidad, y justificó la limitación de ese tipo de comercios como una medida parar asegurar la presencia de tiendas de abastecimiento básico.

El consistorio modificó el año pasado el Plan de ordenación de venta de esos productos. Según la normativa, está prohibido abrir nuevas tiendas de artículos de recuerdo en los aledaños de la Sagrada Familia, el barrio de Sant Antoni y en las zonas próximas al Camp Nou, Park Güell y la Casa Vicens.

Multas de 6.000 euros

El coto a las tiendas de recuerdos —de artesanía, imanes de nevera, tazas, camisetas, delantales y paños de cocina, o productos de bisutería— para turistas se implantó en 2008 (Ciutat Vella y entornos de la Sagrada Família y el Park Güell) y se amplió en 2012 en un entorno más amplio del templo, donde el comercio de proximidad prácticamente ha desaparecido por la presión turística.

El plan limita a un 20% el espacio destinado a recuerdos en los establecimientos que no cuenten con licencia de tiendas de souvenirs. En estos casos, el propietario tiene que agrupar estos productos en un lugar determinado, claramente diferenciado del resto, rotulado, y que no sea visible desde la vía pública. Además, precisa que los escaparates de esos establecimientos se tendrán que destinar en exclusiva para la exhibición del producto principal, por lo que los souvenirs tampoco podrán estar expuestos.

Las sanciones previstas por el incumplimiento de esta normativa van desde los 500 euros por mostrar productos en el escaparate, no estar agrupados o ser visibles desde la vía pública; hasta los 3.000 por “exponer y vender productos sin licencia”; y 6.000 por venderlos “sin licencia y en un establecimiento o local no legalizable”.

 

 

 

 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información