Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El musical que arrasa en Madrid no es ‘El rey león’

La llamada de los Javis que ha superado el millón de espectadores, continúa por sexto año en el Lara

De izquierda a derecha, Erika Bleda, Famous y Nerea Rodriguez, participante en el musical La Llamada, en el teatro Lara. Ampliar foto
De izquierda a derecha, Erika Bleda, Famous y Nerea Rodriguez, participante en el musical La Llamada, en el teatro Lara.

De jueves a domingo se celebra una misa pop en el teatro Lara. En ella no hay un sacerdote sino varias monjas. Tampoco se cantan alabanzas a dios, sino que es dios, en carne y hueso, quien interpreta canciones para los feligreses. Esa misa se llama La llamada y se ha convertido en el musical millenial definitivo para celebrar la libertad y contar a la Humanidad que, seas como seas, tienes un lugar en el mundo. Solo tienes que recibir y aceptar “tu llamada”.

“Todos necesitamos escuchar que hay un sitio para nosotros, seamos como seamos y deseemos lo que deseemos”, afirma Javier Ambrossi, creador junto a Javier Calvo de este fenómeno teatral que este 2019 cumple seis años en cartelera y acaba de superar el millón de espectadores, todo un récord para una obra de pequeño formato. Ahora comienza una gira para extender su palabra por toda España, a la vez que mantiene las funciones en el Lara.

¿Qué tiene La llamada para acumular tantos éxitos? Ese mensaje de conciliación con el mundo y su partitura, que vibra entre el electro latino y canciones de Whitney Houston y de Presuntos Implicados, son la clave en el triunfo de esta comedia. Un elenco lleno de caras conocidas y diálogos cargados de humor costumbrista y surrealista hacen el resto para conectar con público de todas las edades. El espectáculo cuenta con una legión de cientos de llamaders, como se hacen llamar sus seguidores. Entre ellos hay verdaderos devotos, como Loli, que, según Ambrossi, ha visto la obra más de 300 veces. Su longevidad debe mucho también a la forma en que fue creada. La compañía es una cooperativa en la que los beneficios se reparten entre todos, equipo técnico y artístico. No depender de un productor al que se deba rendir cuentas facilita su supervivencia. "Somos una familia, lo que ganamos lo dividimos y cuando vamos mejor, mejoramos todos juntos", explica Ambrossi.


Del vestíbulo a la gran pantalla

La obra nació como una discreta función en el vestíbulo del teatro Lara en 2013, a pocos metros de la Gran Vía. Ahora en el espacio que ocupaban los actores, se sitúa el puesto de merchandising. "Empezó siendo un espectáculo underground para menos de 100 personas", añade Javier Ambrossi, que forma con Javier Calvo pareja artística y sentimental desde hace años. La llamada fue el primer éxito del dúo, antes de la explosión de la comedia sobre la farándula que es Paquita Salas, su otro gran proyecto, que estrena tercera temporada la próxima semana. 

La actriz Macarena García, hermana de Ambrossi, estrenó el papel de María, la joven a la que dios se le aparece cantando temas de Whitney Houston. Andrea Ros interpretaba a Susana, la compañera de locuras de María, con la que planea montar un dúo de reguetón. Belén Cuesta y Gracia Olaya dieron forma a la entusiasta y prudente monja Milagros y a la candorosa y recta madre superiora Bernarda de los Arcos, responsables del campamento La Brújula. El actor británico Richard Collins Moore cerraba el reparto como dios.

El éxito del texto hizo que rápidamente el montaje diera el salto a la sala principal. Ross se marchó y fue sustituida por Anna Castillo. Fue entonces cuando todo el mundo empezó a hablar de fenómeno. En aquel 2013, la producción se llevó 13 premios BroadwayWorld Spain, los premios del público. En 2014, recibieron un Premio del Teatro Musical y un galardón Fotogramas de Plata.

Tres años después, el elenco que había visto crecer el espectáculo rodaba la película que inmortalizaría y extendería la llamadamanía en 2017. Un prodigio que se ha extendido a Latinoamérica. Este año, se ha estrenado una nueva producción del musical en República Dominicana.

"La llamada me parece un desbarre mental maravilloso", asegura la actriz Mar Abascal, que desde enero se alterna en el papel de Bernarda con Alicia Orozco, tras la marcha de Olaya. Después de tantos años en cartel, el elenco se ha ido nutriendo con nuevas incorporaciones procedentes del mundo del musical y la televisión.

Hoy la compañía cuenta con varias Marías, Susanas, Milagros, Bernardas y varios dioses, uno de ellos una mujer. Cada noche, el musical es diferente porque lo protagoniza una combinación de actores distinta. "Hay que estar alerta, porque no se sabe qué va a pasar en la función de ese día, es un curso de interpretación con público", asegura Roko, que interpreta el papel de Milagros, igual que la malagueña Erika Bleda. "Esta monja es la bondad personificada, pero no lo es. Lo que le ocurre es que tarda en romper el cascarón", explica Bleda, que se incorporó hace tres años, tras la marcha de Belén Cuesta.

En el papel de Susana se turnan Lucía Gil y Angy Fernández. Ahora también Marta Sango, una de las concursantes de la última edición de Operación Triunfo. Este programa se ha convertido en una cantera de talento para La llamada. No en vano, los Javis han sido profesores de la academia en sus dos últimas temporadas en Televisión Española. Raoul, de la de 2017 y Famous, ganador de la última, se han convertido en los dioses más jóvenes sobre las tablas del Lara. "Cuando le dije a mi madre que iba a hacer de Dios en el teatro se quedó un poco rallada, pensó que estaba loco", admite el cantante de 19 años, natural de Nigeria pero criado en Bormujos, Sevilla. Ambos han alternado el papel con los veteranos Collins Moore y Paco Arrojo y la eurovisiva Ruth Lorenzo, que encarna a la primera divinidad con aspecto femenino.

Nerea Rodríguez de OT17 fue la primera triunfita en entrar, hace un año, en el musical como María. Cuando Rodríguez descansa, son Andrea Guash o la televisiva Claudia Traisac las que se meten en el papel de la adolescente a la que se le aparece dios. "Vi el musical hace tres años y me enamoré", comenta Nerea. "Habla sobre ser valiente y arriesgar por tus sueños. Me siento muy identificada con su espíritu", añade la cantante catalana de 20 años, que ya ha podido compartir escena con todos los dioses. Aunque no puede decantarse por uno solo, siente un cariño especial por Famous. Este también lo cree así. "Con ella hay mucha química. Y es muy cuqui", puntualiza el cantante.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información