Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La flor amarilla con la hoz y el martillo del Equipo Crónica y Fernand Léger

Una exposición en el IVAM redescubre los trabajos de propaganda para el PCE del colectivo artístico y su relación con otros vanguardistas

La flor amarilla con la hoz y el martillo del Equipo Crónica y Fernand Léger

Una flor amarilla de largo tallo guarda en su óvulo una hoz y un martillo. No gustó mucho en el sector más duro del Partido Comunista de España (PCE) la estilización de su símbolo en uno de los ángulos, ni el cartel mismo. Hoy, sin embargo, esa flor "a la manera de Léger", como la definieron sus autores, cuelga de las paredes de un museo como una de las obras del Equipo Crónica, si bien, en realidad, está firmada como Equipo Gráfico. Cuando Rafa Solbes y Manolo Valdés ponían su arte al servicio del partido a finales del franquismo y principios de la Transición ni firmaban sus obras, ni eran tampoco sus autores únicos. Colaboraban muchos otros, como el diseñador Rafael Ramírez Blanco o la pintora Rosa Torres. Todos por la causa, todo por el partido.

Ese cartel y los bonos que se vendía a 5.000 pesetas para recaudar fondos destinado a pagar la campaña de las elecciones democráticas de 1977 forman parte de la pequeña pero jugosa exposición que se inaugura hoy en IVAM Equipo Crónica. Mirándose en el espejo de la vanguardia. A alguien le sorprendió la presencia en la muestra de la hoz y martillo, que asoció a los crímenes estalinistas, y alguien le respondió que el PCE y el PCPV (Partido Comunista del País Valencià) fueron clave en el pacto para recuperar la democracia en España y que, además, seguían el compromiso histórico y democrático del PC italiano y no la vía prosoviética. 

Cualquier exposición rigurosa dedicada al Equipo Crónica (1964-1981) alude de algún modo a su compromiso social y político impreso tanto en su obra como en su vida. No en vano, el estudio en la calle Turia del grupo (que pronto abandonó el tercero de sus fundadores, José Antonio Toledo) fue un foco de reuniones clandestinas, políticas y artísticas. Las fotografías ahora exhibidas de Francisco Alberola testimonian aquella época y episodios como el desembarco de Solbes (fallecido en 1981) y Valdés en la Escuela de Arquitectura de Barcelona en 1971 con una exposición que incluía una curiosa y olvidada instalación que la exposición, comisariada por la conservadora del museo Teresa Millet, ha recuperado.

Imagen de la instalación efímera del Equipo Crónica.
Imagen de la instalación efímera del Equipo Crónica.

En la mayoría de las obras se dejan ver las múltiples influencias de artistas vanguardistas y especialmente de Fernand Léger, del que ahora el IVAM exhibe una importante exposición. Y esa instalación ahora reconstruida en el vestíbulo del museo parece un homenaje al famoso andamio de los obreros de Léger, cuya obra como la de otros muchos artistas declarados comunistas también decoran las casas y los despachos de gerifaltes del capitalismo. "No la conocíamos y ha sido un trabajo de investigación, casi detectivesco", comentó José Miguel G. Cortés, director del IVAM

Mirándose en el espejo de la vanguardia, que estará abierta al público hasta el próximo 8 de septiembre, reúne unas 80 obras que dialogan con originales del cubista francés y también con alguna de Jean Dubuffet, otro nombre relevante al que el IVAM dedicará una retrospectiva en septiembre.

La apropiación crítica de referencias a la historia, al arte, a la publicidad y a los medios de comunicación fue una constante de Equipo Crónica, que, haciendo gala de ello, reinterpretaba a través de sus propios códigos motivos de otros artistas. Analizando las series que el colectivo elaboró en sus diecisiete años de trabajo es posible encontrar en muchas de ellas alguna referencia a Léger. La preparación de la muestra ha permitido "tirar del hilo" y aportar hallazgos a la investigación sobre el grupo. "Creemos que lo sabemos todo sobre ellos pero no es así, siempre quedan flecos", apuntó Millet.

Las piezas han sido cedidas por particulares que no son coleccionistas de arte pero que han conservado este patrimonio que "nunca se pensó que llegaría a las paredes de un museo", apostilló la comisaria. Otro atractivo del recorrido expositivo es la impactante Este no se escapa, de Equipo Crónica, propiedad del Museo de la Ciudad de València.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >