Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau se inclina por un pacto con el PSC y lo consultará con sus bases

La militancia podrá votar sobre el eventual acuerdo este jueves y viernes

Colau entra a la última sesión del pleno del Ayuntamiento ante la mirada de Collboni.
Colau entra a la última sesión del pleno del Ayuntamiento ante la mirada de Collboni.

La alcaldesa en funciones de Barcelona, Ada Colau, y el PSC han acercado posturas para pactar en Barcelona un gobierno que permita a la líder de los comunes repetir en la alcaldía. El jefe de filas de los socialistas en el consistorio, Jaume Collboni, se ha abierto a investir de nuevo a Colau solo con un preacuerdo: un compromiso de que socialistas y comunes compartirán el gobierno de la ciudad. Por la tarde, Barcelona en comú ha descartado la opción que Colau ha defendido desde la campaña electoral: un tripartito con socialistas y ERC. Los comunes, cuya dirección se inclina por el pacto con los socialistas, consultarán a partir de este jueves mismo a la militancia sobre un eventual pacto con los socialistas.

A tres días de la investidura, los comunes entienden que tienen “la responsabilidad de defender la agenda del cambio iniciada” e “iniciar una nueva etapa en la política catalana que supere los vetos y apueste por el diálogo”. Por ello mantienen la candidatura de Colau a la alcaldía, algo que solo es posible pactando con el PSC. Un elemento que apuntaba hacia un acuerdo inminente es el anuncio, en la noche de este miércoles, de que hoy mismo se abrirá una consulta de dos días de duración entre los militantes de los comunes para decidir sobre el pacto. El contenido exacto de la consulta lo estaba debatiendo al cierre de esta edición la dirección del partido de Ada Colau, que este  jueves la concretará.

Collboni, que días atrás exigía cerrar un acuerdo de gobierno previo para investir a Colau, se abrió a la posibilidad de apoyar su investidura con una garantía de pacto después de la constitución del pleno. “Para hacer esta investidura tenemos que hacer un acuerdo que tiene que garantizar la eventualidad de que haya un Gobierno de coalición entre Barcelona en comú y los socialistas el día después de la investidura”, dijo Collboni.

El socialista, con todo, apremió a Colau a "ir concretando", porque los días pasan y la investidura se acerca. Los comunes y los socialistas suman 18 ediles y necesitarían tres votos más de la candidatura de Manuel Valls para llegar a la mayoría de 21 concejales. Por la mañana, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, insistió en declaraciones en televisión que los tres ediles del partido no apoyarán la investidura de Colau. Pero entre los seis concejales de la candidatura de Valls, Barcelona pel canvi - Ciudadanos, hay tres del partido y tres independientes: el ex primer ministro francés, el ex alcalde de L'Hospitalet (Celestino Corbacho) y Eva Parera.

Las palabras de ayer de Collboni asumen de alguna forma la idea de Colau de intentar ser investida alcaldesa solo con un preacuerdo con el PSC. A tres días de la investidura las dos partes han constatado que ya no hay tiempo para cerrar un acuerdo de reparto de cargos en la estructura política y ejecutiva. En el caso de los comunes, además, el preacuerdo les permitiría evitar consultarlo entre sus bases antes de la investidura, donde hay sectores contrarios a aceptar los votos de Valls.

De salida, los socialistas querían un compromiso claro de gobierno con Colau como condición para darle sus votos. El alcaldable socialista lo repitió a lo largo de la semana pasada y el jueves, la federación socialista de Barcelona dio vía libre a unas negociaciones encaminadas a ese objetivo: "trabajaremos hasta el último minuto para conseguir un acuerdo de gobierno de progreso para Barcelona antes de la investidura", dijo Collboni. Ese "antes" ahora no parece tan perentorio o, cuando menos, no se explicita con claridad. "Lo que exigimos es un compromiso de gobierno conjunto entre Colau y nosotros", han apuntado fuentes cercanas a los negociadores. Lo que ha ocurrido a lo largo de esta semana de negociaciones se debatirá mañana en un consejo de federación de los socialistas de Barcelona en que se debatirá la situación de las negociaciones y los acuerdos que se deban tomar. A 48 horas escasas de la sesión de investidura, todo parece indicar que solo caben dos opciones: o romper las negociaciones por no haber llegado a un acuerdo satisfactorio con los comunes o replantear los términos de las conversaciones para llegar a un acuerdo que garantice un compromiso de gobierno conjunto.

La otra gran novedad es que los comunes han descartado el tripartito que defendían porque aunaría a 28 de los 41 ediles del pleno en un gobierno "amplio y transversal de izquierdas". Así lo comunicaron en un breve comunicado en el que insisten en su voluntad de que Colau repita en la alcaldía. Algo que solo puede hacer si pacta con los socialistas.

Con todo, el equipo de negociadores de Colau se reunió por la mañana con el del candidato de Esquerra, Ernest Maragall. El republicano y la líder de los comunes obtuvieron 10 concejales en las elecciones del pasado 26 de mayo, aunque Maragall consiguió 4.833 votos más.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información