Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los floristas prevén una caída en la venta de rosas en Sant Jordi por la proximidad de la Semana Santa

El sector calcula que se venderán menos de siete millones de unidades, que fue el récord alcanzado en 2018

Una persona en el interior de un almacén de rosas en el mercado mayorista de la flor de Mercabarna.
Una persona en el interior de un almacén de rosas en el mercado mayorista de la flor de Mercabarna. EFE

La venta de rosas caerá ligeramente en el Sant Jordi de este año. Los floristas temen que la coincidencia con la Semana Santa hará que no se alcancen los siete millones de flores vendidas en Cataluña el año pasado, que situaron el 2018 como el mejor año de la historia en ventas. La rosa amarilla repetirá como segundo color elegido por los clientes, por detrás de la clásica roja, y los precios se mantendrán con respecto a los del año pasado. En esta edición se espera que un millón y medio de personas salgan a las calles de Barcelona y visiten alguna de las 4.000 paradas de flores y 1.000 de libros con las que contará la capital.

El Sant Jordi de este año será el primer día laborable después de la Semana Santa, lo que afectará negativamente a las ventas de esta flor, según las distintas previsiones de las asociaciones de floristas. El presidente de la Asociación de Empresarios Mayoristas de Mercabarna Flor, Miquel Batlle, ha explicado este martes que las ventas se concentrarán en los días previos al 23 de abril y vivirá un repunte el mismo día de Sant Jordi en los comercios minoristas. Los empresarios también han expresado una “ligera incertidumbre” en el número de ventas por la dificultad que encontrarán los clientes para organizar las compras en medio de esta semana festiva.

Otro de los puntos por los que los floristas han mostrado preocupación son los entre 2.000 y 2.500 de puntos de venta de rosas no autorizadas, que según los cálculos del presidente del Gremio de Comercio, Servicio y Turismo, Joan Guillén, habrá el próximo martes en Barcelona. Para abordar este problema, el intendente de la Guàrdia Urbana, Benito Granados, ha asegurado que desde primera hora de la mañana harán un control de actividades no autorizadas e intervendrán el material de las paradas sin licencia.

Batlle ha confirmado que el amarillo volverá a ser el segundo color más vendido, pero que sufrirá un importante retroceso con respecto al año anterior cuando representó en torno al 10% del total. Además, estas tonalidades gualdas aumentarán ligeramente su precio por la mayor demanda de Europa y América con motivo de la Pascua, mientras que las variedades rojas mantendrán el precio debido a la buena disponibilidad de los mercados americanos. Según el Gremio de floristas de Cataluña, en este San Jordi se podrá encontrar ejemplares de calidad a partir de los 4 o 5 euros.

Un reducido número de estas flores que el próximo martes se convertirán en regalo provendrán de viveros catalanes. Mercabarna Flor estima que solo un 3% habrán sido plantadas en campos catalanas y otro 2% del resto de España. El principal productor será Colombia con un 60% de las importaciones, seguido de Holanda con el 25%, y Ecuador con el 10%.

Los libreros afrontan la festividad con optimismo y auguran un buen día para las ventas. Esta “catarsis colectiva” como denominó a Sant Jordi el comisionado del Gremio de Libreros de Cataluña, Antoni Daura, contará con un millar de paradas y tendrá una mayor presencia en los barrios. Daura también anunció que la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires ha decidido celebrar un Sant Jordi con motivo de tener a Barcelona como ciudad de honor invitada.

Para la edición de este año, Barcelona plantea expandir el Sant Jordi por más barrios y así descongestionar las tres calles que tradicionalmente absorben la mayoría del público: passeig de Gràcia, Rambla de Catalunya y Ramblas. La Guàrdia Urbana llegó a contabilizar el paso de 1,2 millones de personas por estas vías, por ello, se distribuirán más paradas por travesías anexas como la calle Còrsega, Consell de Cent o Diagonal.

La Guàrdia Urbana pide dejar la bici y el patinete en casa

La Guàrdia Urbana de Barcelona ha pedido a la ciudadanía evitar acudir al centro de Barcelona en patinete o bicicleta durante el próximo Sant Jordi, ante las previsibles aglomeraciones que se producirán en la capital.

El cuerpo policial ha informado que destinará 300 agentes en el operativo especial del próximo martes, y ha aconsejado a los padres de niños identificar a los mismos con un número de teléfono para acelerar la comunicación con los responsables en caso de pérdida.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información