Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vueling recortará rutas desde Barcelona para evitar otro verano de caos

La aerolínea alega que lo hace para aminorar riesgos operativos y cancelaciones

El aeropuerto de El Prat arranca 2019 con brío. Enero se cerró con 3,2 millones de pasajeros, según el último balance de Aena, hecho público ayer. El dato revela un incremento del 7,1% con respecto al mismo mes del año pasado. Pero, a cada acelerón, las costuras de la infraestructura se tensan. Las imágenes de viajeros soportando colas en las terminales del aeropuerto, enojados por los retrasos o por no poder volar, son una amenaza periódica. Vueling, la aerolínea líder en Barcelona, ha recortado su oferta de destinos y alega que lo hace para aminorar riesgos ante un verano que se prevé conflictivo.

La última estadística hecha pública por Aena refleja un fuerte empuje de los vuelos internacionales. El número de pasajeros con este tipo de destinos registró un aumento del 8,2%, comparando los meses de enero de 2018 y 2019, y superó los 2,3 millones de usuarios. Los vuelos nacionales arrojaron un incremento menor del pasaje: 4,7%.

Pese a que una parte del incremento de viajeros deriva de un uso más generalizado, por parte de las aerolíneas, de aviones de mayor capacidad (la versión 350-1000 de Airbus ofrece hasta 350 asientos, lo mismo que el Boeing 787-9 con el que Norwegian oferta seis vuelos por semana entre Barcelona y Los Angeles), el auge de los viajeros guarda relación con un incremento del tráfico aéreo. Tomando como referencia el arranque de 2019, se observa un aumento del 7,2% de las operaciones, en comparación con enero de 2018.

A más tráfico, más congestión. Vueling, la aerolínea que concentra el mayor volumen de actividad en El Prat (más de dos millones de pasajeros en enero), trata de anticiparse a la aglomeración que registra el aeropuerto en el pico de la temporada de verano. En agosto del año pasado, menos del 60% de los vuelos salieron y llegaron en hora, otorgando a Barcelona el bochornoso título del más impuntual de los principales aeropuertos europeos. Aquel mismo mes, Barajas clavó horario en el 76% de los vuelos.

Vueling reduce su oferta de destinos para mejorar la “operatividad global” de la compañía, según confirmó un portavoz de la low cost del grupo IAG. De una tacada elimina ocho destinos de su carta de vuelo desde Barcelona. En concreto, suprime los enlaces con Cardiff, Varsovia, Tallin, Kaliningrado, Larnaca, Tesalónica, Bergen y Funchal. Se alega que es una estrategia para hacer frente “al problema de fondo que es la congestión del tráfico aéreo”.

La compañía insiste en que “no es un tema comercial”, sino que se trata de “una respuesta operativa a un problema externo a la compañía”. La aerolínea desgrana que la mayoría de los vuelos que elimina eran nocturnos, “más complicados desde el punto de vista operativo”, y detalla que sus ritmos de crecimiento en Barcelona son óptimos. Vueling pone énfasis en el desarrollo desestacionalizado. En temporada de invierno, la oferta de plazas ha crecido un 15%, mientras que en verano se sitúa en torno al 2%. La empresa no facilita datos sobre qué porcentaje de ocupación alcanza, esgrimiendo su condición de empresa cotizada.

Eurocontrol, la organización europea para la seguridad aérea, ha avisado que los problemas generalizados del verano pasado no se han solucionado y que se vislumbra un nuevo “caos” aéreo. Se espera que la cantidad de vuelos en Europa aumente aproximadamente un 3,3%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >