Crítica Musical

Telemann en ‘su’ café

Forma Antiqua toca obras de su disco 'Café Telemann' para la Sociedad Filarmónica de A Coruña

El grupo Forma Antiqua ha celebrado en el Teatro Rosalía Castro un concierto para la Sociedad Filarmónica de A Coruña en el que ha interpretado obras de Georg Philipp Telemann (1681-1767) incluidas en su disco Café Telemann. En esta ocasión el grupo tocó en formación de sexteto con los siguientes componentes: Alejandro villar, flauta de pico; Daniel Pinteño, violín; Ruth Verona, violonchelo; Daniel Zapico; Tiorba, Pablo Zapico, guitarra barroca, y Daniel Oyarzábal, al clave, en sustitución de Aarón Zapico.

Decir Telemann es decir lenguaje instrumental idóneo. Pocos autores han compuesto tan a favor del instrumentista como él y de ahí el homenaje que Forma Antiqua le rindió en conmemoración del 250º aniversario de su fallecimiento, ocurrido el 25 de junio de 1767. el disco Café Telemann juega con el apellido del autor y el nombre del célebre café Zimmermann, en el que el autor fundó en 1701 el Collegium Musicae, posteriormente dirigido por Hoffmann, Votgler y Schott, hasta que en 1729 se hace cargo de él Johann Sebastian Bach y el entonces llamado Schottische Collegium, como era costumbre, pasó inmediatamente a llamarse Bachische Collegium.

Si decir Telemann es hablar de lenguaje instrumental, decir Forma Antiqua es decir excelencia como instrumentistas y fidelidad estilística. Los hermanos Zapico, tanto en Forma Antiqua como en colaboraciones con orquestas -como ha sido el caso con la OSG-, se han consolidado como grandes intérpretes de la música barroca y, como tales, Forma Antiqua llenó el Rosalía de la música que el propio Telemann dirigía a los miembros de su Collegium.

Distribuidas en grupos alusivos a una posible carta de especialidades del célebre café, las obras interpretadas por el grupo dieron ocasión a los filarmónicos de a Coruña de degustar alternativamente momentos de notable virtuosismo, tanto del grupo como indivu¡iduales, con otros de deliciosa delicadeza, como los alcanzados por violín y chelo en el Affettuoso de la Sonata TWV 41:D4.

El concierto, que se celebró sin interrupción, tuvo una cálida acogida por el público presente en el teatro Rosalía Castro, a la que Forma Antiqua correspondió con la repetición –nunca mejor dicho lo de bis- del Affettuoso y el Allegro de la Trio sonata TWV 42:A1.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50