Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una marcha de UGT recorre Cervo contra los despidos y la “persecución sindical” en Sargadelos

Pepe Álvarez carga contra el "energúmeno" que dirige la empresa y afirma que si el sindicato consigue los 100.000 euros que reclama en los juzgados serán para los despedidos

Protesta esta mañana en Cervo contra los despidos en Sargadelos.
Protesta esta mañana en Cervo contra los despidos en Sargadelos.

Contra el "cuento de terror" que según UGT se vive dentro de Sargadelos. Una marcha convocada por el sindicato ha recorrido esta mañana Cervo (Lugo) para demostrar que el pulso a la dirección de la histórica empresa cerámica continúa firme pese a que, en primera instancia, el juzgado número 2 de lo Social de Lugo rechazó la demanda contra el dueño, Segismundo García, por supuesta vulneración de los derechos sindicales. La convocatoria, anunciada en toda Galicia desde hace varios días por UGT, ha contado con la participación del secretario general, Pepe Álvarez, que ha querido solidarizarse con la hasta ahora delegada sindical, Rogelia Mariña y con los 20 despedidos desde agosto.

Álvarez ha cargado contra la "persecución sindical" en la fábrica por parte del administrador único. "Con un energúmeno como el individuo que la dirige hoy, difícilmente vamos a asegurar a medio y largo plazo la actividad en esta empresa", ha advertido el líder sindical. El pasado septiembre, semanas después de comenzar los despidos que el dueño justificó en las "presiones" recibidas por el sindicato y su representante en la factoría, al menos la mitad de los trabajadores de Sargadelos en Cervo aprobaron revocar a Rogelia Mariña. La pérdida de las responsabilidades como delegada de la sindicalista, una de las trabajadoras más antiguas que siguieron trabajando en la empresa tras la crisis, era según UGT la condición que la empresa ponía para que no hubiese más despidos. El sindicato ha decidido recurrir el archivo de la demanda contra Segismundo García en el Tribunal Superior.

La carta de un grupo de trabajadoras al sindicato: "Dejadnos en paz"

"UGT no nos representa", "dejadnos en paz". Desde el pasado agosto, por la planta lucense de Sargadelos han circulado diversos escritos secundados por las firmas de medio centenar de empleados, en su mayor parte mujeres, en los que se rechaza la labor de defensa de la plantilla ejercida por la representante de UGT, Rogelia Mariña. El último documento es una carta dirigida al sindicato (que siempre ha tenido la mayoría en la empresa) con motivo de la manifestación convocada para esta mañana. En ella niegan una vez más que las 45 personas que votaron a favor de la marcha de Mariña como delegada lo hiciesen "coaccionadas" por el dueño, Segismundo García.

En septiembre "decidimos libremente, sin ningún tipo de coacción, su revocación", aseguran las firmantes. "Tomamos la iniciativa y ganamos", celebran también. "Usted dice que su responsabilidad es defender a los trabajadores. Entonces, ¿por qué antes de amenazar a la empresa con que nos tenían que dar una paga adicional no lo consultó en asamblea con nosotros?", llegan a plantear en el escrito dirigido a Rogelia Mariña. "Somos muchas familias que dependemos de este puesto de trabajo. Así que no complique más la situación: acepte la revocación, sea honesta y no meta en guerras a los trabajadores".

"No queremos saber nada de sus caprichos y enfrentamientos con el patrón (como usted le llama)", insisten. UGT "daña" las "ventas" y la "imagen" de la empresa", hasta convertirla en "deplorable" para la opinión pública, critican también, "sin pensar en las consecuencias".

"No se puede perseguir a las personas por cumplir con su obligación" en defensa de los trabajadores, ha recordado hoy Pepe Álvarez. "En unos años Rogelia será recordada por esa firmeza que ha tenido", ha proclamado en apoyo de la maestra decoradora que entró a trabajar en Sargadelos cuando todavía era adolescente y ahora ha alcanzado casi la edad de jubilación. El líder de UGT ha llamado a "restaurar los derechos en la fábrica" y a "acabar con esta situación de que el que discrepa se va a la calle". Además, ha acusado al administrador único de ejercer una "práctica machista y soez" y sumir la factoría lucense en una situación "sacada de un cuento de terror". Aparte de los despidos, Álvarez ha enumerado otras medidas acordadas por el dueño como como el "retraso" del pago en la nómina a personas con jubilación parcial contrarias a la revocación de Rogelia Mariña.

Álvarez ha comprometido públicamente que los 100.000 euros que reclama el sindicato al propietario de Sargadelos, Segismundo García, se destinarán “en un 100% a los trabajadores que han perdido su puesto de trabajo”. “La manifestación de hoy, sobre todo, lo que quiere poner encima de la mesa es la necesidad de mantener el empleo, un empleo de calidad; que se apliquen los convenios colectivos; que la libertad sindical sea plena; que se readmita a los despedidos; y especialmente que Rogelia pueda continuar ejerciendo su labor de delegada sindical”. Lo que es “innegociable” para el secretario general es el despido de Mariña. “No han sido capaces de comprarla", ha insistido, "creo que ese sentido de la ética es lo que nos tiene que mover, sencillamente porque hay derechos que nadie puede traspasar”, ha sentenciado.

Incertidumbre en Alcoa

No muy lejos de Sargadelos, también en el ayuntamiento de Cervo, existe incertidumbre en la plantilla de Alcoa, después de que la multinacional americana haya presentado un ERE para las fábricas de Avilés y A Coruña. Tras la manifestación, Pepe Álvarez ha participado en una reunión con los delegados de UGT en las tres factorías de la empresa en España (la de Cervo, y las de Avilés y A Coruña, de las que se anunció el mes pasado su fin). El líder sindical defiende que solo hay dos posibilidades: "A corto plazo o la empresa retira el expediente o se amplía el plazo para dar más tiempo a la negociación".

"Hay dos cuestiones absolutamente fundamentales", ha explicado esta mañana: "que la retirada del expediente comporte una negociación para el mantenimiento de la actividad industrial, cosa que sería razonable, o que podamos conseguir una solución que mantenga los puestos de trabajo y la actividad industrial", ha dicho. "Porque no hay ninguna razón para que Alcoa cierre Avilés y A Coruña, sino al contrario", ha avisado Álvarez, porque "son fábricas rentables".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >