Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La segunda generación del Bicing comenzará a desplegarse en enero

Las actuales bicicletas públicas de Barcelona convivirán durante tres meses con las nuevas

Bicicletas de la segunda generación del Bicing en una de las nuevas estaciones.
Bicicletas de la segunda generación del Bicing en una de las nuevas estaciones.

La segunda generación del Bicing, el sistema de bicicleta pública de Barcelona, comenzará a desplegarse el próximo mes de enero. El cambio de bicicletas y estaciones se prolongará hasta abril, y hasta entonces convivirán el sistema actual y el nuevo. El Bicing 2.0 tendrá más bicis (de las actuales 6.000 a 7.000, mil de ellas eléctricas), más estaciones (de 450 se pasa a 520, porque se extiende a más barrios, sobre todo en Horta-Guinardó y Nou Barris) y operará las 24 horas del día. Habrá un solo abono anual válido para las bicicletas mecánicas y las eléctricas y costará 50 euros (ahora el abono normal cuesta 47 euros y el de las bicicletas eléctricas, 61).

El Bicing se implantó en la capital catalana en 2007 y en enero del año pasado se adjudicó la segunda generación, en un contrato de 180 millones de euros a diez años vista, a la UTE Pedalem Barcelona, formada por Cespa (filial de Ferrovial) y el fabricante y operador de otras bicis públicas PBSC. Las nuevas bicicletas, que costarán mil euros por unidad y son de fabricación canadiense, tienen el cuadro de aluminio, son más robustas y cómodas y tienen los cables de freno ocultos. La batería de las eléctricas estará ubicada en el cuadro, de modo que en cualquier momento se podría aumentar el porcentaje de salida.

La publicidad, en estudio

El Ayuntamiento de Barcelona ha encargado un estudio a la empresa municipal B:SM para que analice la posibilidad de que la segunda generación del Bicing lleve publicidad. Esta ha sido siempre una cuestión polémica en el sistema de bicicleta pública de Barcelona, cuyo coste es superior a lo que se ingresa con los abonos y tiene un déficit anual de 12 millones de euros. En 2012 ya se planteó un patrocinio, que no se acabó materializando, y durante el mandato del ex alcalde Xavier Trias se firmó un contrato de tres años con Vodafone, que finalizó a comienzos de este año.

El Ayuntamiento ha mostrado este miércoles por primera vez el nuevo sistema (con las bicicletas aparcadas en una estación) en un acto al que se quiso dar máxima relevancia y que presidió la alcaldesa Ada Colau. La primera edil ha subrayado que la segunda generación busca "un salto de escala" en la movilidad ciclista. El objetivo es pasar de 14,5 millones de desplazamientos a 16, un millón y medio más de trayectos al año. Actualmente el servicio tiene 105.000 abonados.

La teniente de alcalde de Urbanismo, Ecología y Movilidad, Janet Sanz, se ha referido al tránsito entre el actual sistema y el nuevo como "un reto logístico", pero ha subrayado que la ciudad ha optado porque se solapen, al contrario de otras ciudades, donde se ha cerrado el servicio durante unos meses. Durante el tránsito, con todo, cuando se utilice una bicicleta antigua se deberá aparcar en una estación antigua e igual con las nuevas. El cambio está previsto en estaciones de tres en tres, de forma que siempre haya una estación disponible de cada generación a 300 metros, precisó Sanz.

La concejal de Movilidad, Mercedes Vidal, ha destacado la unificación de las dos tarifas y ha adelantado que habrá un abono de 35 euros pensado para quienes utilicen el Bicing solo de vez en cuando. De hecho, está pensado para vecinos del área metropolitana que quieran usar el sistema de forma esporádica. En función de si se emplea bicicleta mecánica o eléctrica y de cuántos minutos, estos 35 euros permitirán un máximo de diez horas de uso.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información