Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vodafone patrocinará el Bicing

El Ayuntamiento de Barcelona firmará un contrato con la empresa de telecomunicaciones para reducir el coste de este servicio público

El servicio público de bicicletas del Ayuntamiento de Barcelona, el Bicing, llevará publicidad de la empresa de telecomunicaciones Vodafone. El actual Gobierno, que siempre ha sido muy crítico con el coste económico del servicio, llevaba mucho tiempo buscando un patrocinador que permitiera reducir la inversión pública. El Bicing cuesta 15,4 millones de euros al año y tiene un déficit de 12 millones anuales, ya que el resto del dinero lo aportan los usuarios. El equipo de Xavier Trias intentó en 2012 subir el precio del servicio un 116% y que la tarifa llegará hasta los 97 euros al año pero no logró el apoyo del resto de formaciones y tuvo que dar marcha atrás.

Además de incluir publicidad en las bicicletas, el actual equipo de Gobierno también estudia cambiar el sistema tarifario de las bicicletas. Actualmente se paga una cuota anual de 47 euros que permite viajes ilimitados siempre que cada desplazamiento no supere la media hora. Cada fracción de 30 minutos de más, se paga a 74 céntimos. Con la nueva tarifación, que todavía no está decidida, se podría pagar en función del número y la durada de los desplazamientos, de manera que saldría más caro para los usuarios que más utilizan el servicio y más barato para los menos asiduos.

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias y el consejero delegado de Vodafone, Antonio Coimbra, presentarán hoy viernes los detalles del acuerdo firmado.

Desde que se estrenó el servicio, hace ya siete años, el uso de la bicicleta, tanto de la pública como de la privada, ha incrementado en Barcelona, con la mejora que comporta para la movilidad y la calidad del aire en una ciudad especialmente contaminada. El aumento del uso de la bicicleta en Barcelona también ha planteado nuevos retos en la convivencia entre ciclistas y peatones. El objetivo del Ayuntamiento es quitar las bicicletas de las aceras y bajarlas a las calzadas.