‘El Fairell’ y el ‘Midvolga’ chocan en el juzgado

La justicia atribuye el accidente al buque, pero apunta ahora al patrón del pesquero

Operarios de Salvamento Marítimo, durante el rescate de 'El Fairell'
Operarios de Salvamento Marítimo, durante el rescate de 'El Fairell'

El Fairell, un pesquero barcelonés, y el Midvolga, un mercante ruso, toparon de forma trágica a menos de dos kilómetros del puerto de Barcelona la tarde del 20 de marzo de 2017. El pesquero llevó la peor parte y la colisión provocó la muerte de dos marineros, un marroquí y un senegalés, ambos de 36 años. El accidente también abrió un complejo proceso judicial para fijar responsabilidades penales y económicas. En este caso, el Midvolga es el que por ahora sale perdiendo: la fiscalía le atribuye lo sucedido, pide una indemnización que supera el millón y medio de euros y cuatro años de cárcel para el oficial que dirigía el mercante, Dimitr P.

La batalla jurídica, sin embargo, ha dado ahora un giro inesperado. Cuando todo parecía acabado y listo para juicio, la Audiencia de Barcelona ha obligado al juez del caso a abrir de nuevo la instrucción por un periodo máximo de año y medio. El objetivo: investigar si el patrón de El Fairell pudo haber cometido un delito contra los derechos de los trabajadores por no proporcionar los medios y conocimientos necesarios a los miembros de su tripulación. Tal como solicitaba la abogada del buque ruso, Teresa Vallverdú, la Audiencia de Barcelona ordena que se pida a la Inspección de Trabajo un informe “sobre la ausencia o no de medidas de seguridad”. Las sospechas surgieron tras la declaración —inicialmente, en calidad de investigado— del patrón del pesquero, Xavi H.

La Audiencia da un giro al caso e indaga un delito contra los trabajadores

La decisión puede alterar el rumbo del proceso si se determina, por ejemplo, que los marineros no disponían de los chalecos adecuados para protegerse. O, al menos, atenuar la responsabilidad del mercante ruso. Según un perito de Capitanía Marítima que analizó el accidente, hubo una “corresponsabilidad” en el abordaje: el 70% de la culpa puede atribuirse al Midvolga, y el 30% restante, al pesquero.

El fiscal, sin embargo, no aceptó la tesis de esa experta y, en su acusación, apunta solamente al oficial ruso, entre otras razones, por la diferencia de tamaño entre las dos embarcaciones. El mercante ruso, recuerda, tiene un tonelaje “46 veces superior” al pesquero. Por eso se le puede aplicar la circunstancia, recogida en el Código Penal, de “abuso de superioridad”. El fiscal considera que El Fairell tenía en cualquier caso “preferencia de paso”.

Los hechos ocurrieron pasadas las 15 horas, en un día con mar en calma, buena visibilidad y condiciones meteorológicas óptimas. El Midvolga, un mastodonte de 137 metros de eslora matriculado en San Petersburgo, salía del puerto. El capitán giró 45 grados a babor, puso rumbo a Alejandría y cedió el puente de mando a Dimitr, de 30 años. El primer oficial vio cómo una nave de 25 metros estaba “evolucionando” por su derecha hacia el muelle de pescadores. Ambas iban en rumbo de colisión y Dimitr no hizo nada por evitarlo, sino que “mantuvo el rumbo y velocidad hasta que el golpe fue inminente”. Hizo sonar las alarmas e intentó eludir el choque virando el barco a babor. Pero era demasiado tarde y el mercante abordó a El Fairell a una velocidad de 9,8 nudos (unos 18 kilómetros por hora).

Un oficial ruso afronta cuatro años de cárcel por causar las dos muertes

El choque provocó una vía de agua en el pesquero. El patrón estaba en la cabina y logró salir nadando antes de que el barco se hundiera del todo. Junto a él viajaban tres marineros, que se encontraban en la cubierta. Tras el impacto, fueron “lanzados al mar” y quedaron “sumergidos bajo la quilla del buque ruso”. Uno de ellos, R. S. L., “buceó hasta salir a la superficie” y logró sobrevivir. Sus compañeros M. S. y C. M. no tuvieron tanta suerte. El robot subacuático Clara Campoamor halló sus cadáveres días más tarde, cerca de los restos de El Fairell, a más de 150 metros de profundidad.

En juego están ahora penas de prisión y pagos millonarios, con empresas y aseguradoras involucradas. El fiscal pide que se indemnice a las familias de los fallecidos con más de 600.000 euros, a Salvamento Marítimo con medio millón —por el rescate— y a los dueños de El Fairell, dos hermanos armadores, con otro medio millón. Xavi H. ha sido exculpado de cualquier tipo de responsabilidad penal. El patrón, de 55 años, sufre trastorno por estrés postraumático y le han quedado secuelas, lo mismo que al marinero superviviente. Dimitr P., por su parte, está acusado de dos delitos de homicidio imprudente y se enfrenta a la posibilidad de ingresar en prisión y de perder su trabajo: el fiscal pide que no pueda pilotar buques mercantes durante seis años.

Sobre la firma

Jesús García Bueno

Periodista especializado en información judicial. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona, donde ha cubierto escándalos de corrupción y el procés. Licenciado por la UAB, ha sido profesor universitario. Ha colaborado en el programa 'Salvados' y como investigador en el documental '800 metros' de Netflix, sobre los atentados del 17-A.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS