Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El secesionismo insiste en mantener a los seis diputados suspendidos por el juez

La Mesa del Parlament aplaza la sustitución y la oposición exige que se acabe ya con la polémica

La Mesa del Parlament, en la reunión de este martes.
La Mesa del Parlament, en la reunión de este martes.

Los grupos mayoritarios del independentismo, Junts per Catalunya y ERC, acordaron este martes en la Mesa del Parlamento catalán que, para sacar adelante las votaciones en las comisiones de la Cámara, se pondere el voto según los resultados electorales del 21 de diciembre y se obvie que los seis diputados procesados por rebelión por el juez Pablo Llarena están suspendidos de sus funciones. Ciudadanos y PSC solicitaron la reconsideración del acuerdo y recordaron que esos parlamentarios no perciben salario y deberían ser sustituidos ya.

El problema de fondo del nuevo capítulo vivido en la Mesa del Parlament es la división que persiste en el independentismo. El pasado 18 de julio, ERC se negó a las pretensiones de Junts per Catalunya, que reclamaba que Carles Puigdemont, que está fugado en Bélgica, no fuese sustituido como diputado aunque sí lo fueran el resto de parlamentarios procesados por rebelión: Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Josep Rull, Jordi Turull y Raül Romeva, en prisión provisional.

El pleno de ese día se suspendió y no está previsto que se celebre otro hasta el 3 de octubre. Para entonces los dos grupos deberán haber alcanzado un acuerdo, pues se someterán a votación varias resoluciones y los seis diputados procesados no podrán votar al estar suspendidos por el juez. Sin esos seis votos, el independentismo perdería la mayoría.

Las dos formaciones separatistas aseguran desde hace semanas que el acuerdo está a punto de cerrarse, pero fuentes parlamentarias señalaron que no es así y que las diferencias se mantienen. A la espera de que se resuelvan esas diferencias, la Mesa del Parlament ha de determinar la forma en la que se sustituye a los seis diputados, pero este asunto tampoco se abordó este martes por la falta de acuerdo entre Junts per Catalunya y ERC.

Sin embargo, la Mesa sí acordó que, en caso de que se produzca un empate en alguna de las comisiones parlamentarias, como sucedió la semana pasada, se desempate ponderando el voto de cada grupo sobre la base de los resultados electorales y no se considere que esos diputados están suspendidos y el independentismo no tiene mayoría. La oposición puso el grito en el cielo y reclamó al secesionismo que los sustituya cuanto antes.

Ciudadanos aseguró que los grupos secesionistas estaban incurriendo en desobediencia al Tribunal Supremo y alertó de la “arbitraria y palmaria ilegalidad del acuerdo” de la Mesa. Por eso, acudirán al Tribunal Constitucional y a la vía penal si no se rectifica el acuerdo sobre las comisiones.

Por su parte, la portavoz del PSC, Eva Granados, exigió la sustitución de los diputados y dijo que “todo lo demás son trampas al solitario para no dar cumplimiento al auto del Supremo”. En su opinión, el Parlament está “paralizado y en quiebra, porque en estos momentos no se sabe cuál es la composición”.

Eduard Pujol, de Junts per Catalunya, echó pelotas fuera para justificar la decisión de la Mesa. “Hay que centrar las cosas. El problema no es la sustitución de los diputados, sino que se llama cárcel, exilio y represión”.