Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

La superioridad de Soraya Sáenz de Santamaría

La exvicepresidenta se impone en todos los electorados y es la candidata más atractiva para recuperar votantes que dejaron el PP

Sáenz de Santamaría, en el centro, pasea con cargos del PP en Málaga.
Sáenz de Santamaría, en el centro, pasea con cargos del PP en Málaga. efe

La militancia del PP tiene por primera vez la oportunidad de ejercer un papel activo en la elección de su líder. De entre los candidatos que han dado un paso adelante para optar a presidencia del PP destacan muy particularmente Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal. Aunque ambas candidatas gozan de un importante peso entre la élite del partido, desconocemos aún qué popularidad tienen entre la militancia del PP.

En realidad, cada vez que un partido inicia un proceso de democracia interna se abre un período de gran incertidumbre, pues no solemos tener información sobre qué piensan los militantes. Un ejemplo reciente de hasta qué punto los resultados de unas primarias pueden resultar inesperados fue la batalla socialista entre Susana Díaz y Pedro Sánchez. Antes de la votación, existía la convicción entre la opinión pública de que la presidenta andaluza acabaría imponiéndose. Susana Díaz partía en esas primarias como claro caballo ganador a pesar de que, según las encuestas, los votantes del PSOE preferían, sin lugar a dudas, a Pedro Sánchez.

Así pues, en las primarias socialistas del año pasado la opinión de los militantes acabó siendo razonablemente parecida a la del electorado socialista en general. En el caso de las primarias del PP de la próxima semana también podemos intentar inferir qué opina su militancia a partir de la información que disponemos de los votantes del partido. Para ello contamos con los barómetros políticos del CIS. Éstos recogen trimestralmente la valoración de cada uno de los miembros del gobierno (con una nota del 0 al 10), por lo que podemos comparar las notas de Sáenz de Santamaría con las recibidas por de Cospedal.

Los datos del CIS no dejan lugar a dudas: la anterior vicepresidenta goza de una mayor popularidad entre los votantes del PP. Si bien Sáenz de Santamaría recibía un notable (7 sobre 10), de Cospedal debía conformarse con un aprobado (5,9). De hecho, de entre los miembros del Consejo de Ministros, sólo la vicepresidenta contaba con una popularidad superior a la de Mariano Rajoy.

La superioridad de Sáenz de Santamaría es incontestable. La vicepresidenta es capaz de obtener mejores valoraciones entre el electorado del PP al margen de si éste es de centro o de extrema derecha, de si es joven o jubilado, o de si es católico de misa semanal o sólo de bodas y bautizos. La exvicepresidenta se impone en todos los electorados, al margen de su perfil demográfico o socioeconómico. Además, Sáenz de Santamaría también resulta una candidata más atractiva para recuperar a los votantes que han abandonado el PP para sumarse a las filas de Ciudadanos. Entre los desertores, sólo la exvicepresidenta consigue un aprobado.

Ciertamente, los datos del CIS sólo nos ofrecen las valoraciones del conjunto de votantes del PP, pero la opinión de los militantes sigue siendo una incógnita. En realidad, existen motivos para pensar que la militancia no es siempre representativa del conjunto de los votantes del partido. Dado su mayor nivel de compromiso e interés por la política, se suele considerar que la militancia cuenta con un perfil ideológico más definido y extremo que el del votante medio. De ser así, Soraya Sáenz de Santamaría seguiría siendo la candidata favorita, pues cuenta con una mayor popularidad al margen del perfil ideológico del votante. Además, en el barómetro del CIS del pasado abril también se preguntaba a los encuestados por su grado de activismo (participación en campañas, recaudación de fondos, contacto con políticos). Pues bien, entre los votantes del PP que declaraban ser o haber sido activistas (un perfil que podría ser parecerse al del militante), la valoración de Soraya Sáenz de Santamaría (7,2 sobre 10) era, de nuevo, manifiestamente superior a la de María Dolores de Cospedal (6,2 sobre 10).

Los datos de popularidad que recogen los barómetros del CIS muestran que, desde una perspectiva estratégica, la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría puede ser más atractiva tanto para afianzar a su actual electorado como para intentar paliar las fugas hacia Ciudadanos. Desconocemos la opinión de los militantes, pero si éstos se asemejan al votante del PP o deciden votar estratégicamente al candidato más atractivo electoralmente, entonces los datos indican que Sáenz de Santamaría parte como clara favorita. Aún con ello, la tormenta política que sufre el PP no amainará con un simple relevo de liderazgos. Las primarias de la próxima semana deberían ser sólo el primer paso para regenerar un PP que jamás se ha tomado en serio la crisis política de nuestro país.

Lluís Orriols es profesor de ciencia política de la Universidad Carlos III de Madrid.

Más información