Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos ven en el plan del Círculo de Economía una vía para retomar el consenso

Todos los grupos del Parlament, menos la CUP, debaten en Sitges las propuestas de la entidad mejorar el autogobierno en Cataluña

Anton Costas (tercero por la izquierda) con los líderes políticos.
Anton Costas (tercero por la izquierda) con los líderes políticos. EFE

El Círculo de Economía logró ayer la foto que quería en su encuentro anual de Sitges: representantes de todos los grupos con representación en el Parlament, menos la CUP, debatiendo sobre sus propuestas para mejorar el autogobierno en Cataluña. El encuentro sirvió una vez más para poner de relieve el abismo que separa a las formaciones, sobre todo en el modelo territorial. Uno de los pocos puntos en que hubo coincidencia fue la necesidad de retomar consensos internos antes de establecer un diálogo con el Gobierno español para mejorar la situación catalana.

Al debate asistieron Xavier Domènech (Catalunya en Comú-Podem); Sergi Sabrià (Esquerra); Inés Arrimadas (Ciudadanos); Lluís Font (Junts per Catalunya); Miquel Iceta (PSC) y Xavier García Albiol (PP). El documento elaborado por el lobby empresarial catalán fue recibido con diferentes grados de satisfacción por parte de las formaciones, que agradecieron el esfuerzo de los empresarios para poner una propuesta de negociación sobre la mesa. “Si en lugar del membrete del Círculo tuviera el del Gobierno de España, sería el primer intento de afrontar políticamente el conflicto en Cataluña”, aseguró Font.

El documento del Círculo aboga por un “absoluto respeto a la legalidad”. Reclama también a las formaciones con representación en el Congreso que hallen las vías legales para dar salida a las “aspiraciones” catalanas con la “elevación” del Estatuto “al rango de norma constitucional”. Y pide a los partidos del Parlament que recompongan el consenso interno, una idea en la que los participantes, en distinta medida, sí se han sentido interpelados.

El encuentro ha tenido de fondo el cambio de Gobierno en La Moncloa, un aspecto que el expresidente del Círculo y moderador, Antón Costas, puso de relieve desde el principio. “Se ha abierto una ventana estrechita pero esta sesión puede ser un pequeño ensayo para el nuevo tiempo”, dijo. Ese entusiasmo no ha sido compartido con tanta intensidad por todos. Arrimadas, por ejemplo, lo ignoró completamente.

“Lo que es imposible en Cataluña ha sido posible en Madrid”, aseguró Domènech, en referencia al acuerdo en el Congreso que ha permitido poner punto final al Gobierno del PP y que rompe la dinámica de bloques que se viven en Parlament. “Si es bueno para el Gobierno de España, es bueno para Cataluña”, sentenció.

La líder de Ciudadanos insistió en la necesidad de llegar a un acuerdo dentro de Cataluña antes de comenzar un diálogo con el Gobierno para solucionar lo que no funciona. También defendió que a la Generalitat no le sobran competencias, si bien negó que exista “un conflicto Cataluña-España”. También rechazó la idea de cambiar el rango del Estatut que defiende el Círculo, al asegurar que sería usado por el independentismo para vender una separación inexistente.<CS8.7> García Albiol también abogó por la necesidad de recuperar los grandes acuerdos en el Parlament para tener un peso mayor ante el Gobierno pero se mostró escéptico ante la posibilidad de que al independentismo le baste con una mejora en el financiamiento. "El independentismo no es la CiU de hace diez años. El separatismo de Puigdemont es el del todo o nada", criticó.

El presidente del grupo parlamentario republicano fue la única nota discordante. Si bien se mostró abierto a dialogar de todo, Sabrià avisó que Cataluña ya ha intentado la vía de los grandes acuerdos con un resultado pírrico. El republicano agradeció la idea del Círculo pero recordó que “esos grandes acuerdos no se han visto trasladados en respetar el Estatut o una mejora en las transferencias”. "Es necesario primero un acuerdo entre los catalanes para después llegar al pacto de Estado que queremos”, apuntó Iceta. El socialista consideró que un acuerdo entre “gobiernos de parte” en Cataluña y España tampoco sería una respuesta plausible y se mostró esperanzado en que la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa abra otro momento político. Iceta sí defendió un fortalecimiento del Estatuto: “Los estatutos podrían ser las constituciones de las partes de un Estado. Es una técnica federal acreditada que primero ha de salir de un pacto. Si hay un pacto, todo es posible”.