Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Archivada la causa contra la vidente Pepita Villalonga por una estafa de 300.000 euros

El juez descarta el "engaño" y dice que la supuesta víctima, de 78 años, no es "vulnerable mentalmente" ni "influenciable"

La tarotista Pepita Villalonga.
La tarotista Pepita Villalonga.

La Audiencia Provincial de Barcelona ha archivado la causa contra la vidente Pepita Villalonga y cuatro trabajadores de su gabinete de tarot, investigados por un presunto delito de estafa a una mujer de 77 años afectada, supuestamente, por un trastorno de personalidad. Después de pagar durante dos meses al equipo de Villalonga más de 200.000 euros a cambio de servicios esotéricos, la mujer denunció a la tarotista al considerar que había sido "engañada". Según el auto, al que ha tenido acceso este diario, el tribunal considera que no hubo "ningún engaño". El juez mantiene que \era evidente cuales eran los servicios de Villalonga" y que soloo dependían de las creencias" de la supuesta víctima. 

En febrero, la Audiencia de Barcelona confirmó el archivo de la causa, que ya dictó en un primer auto el juzgado de instrucción número 27 de Barcelona. El magistrado mantenía, entonces, que la señora M. A. S. era "consciente" de que estaba pagando a la consulta de Villalonga por unos servicios "espirituales o mágicos" que, según la presunta víctima, iban a solucionar sus problemas. El juez mantiene que es "evidente" que quién recurre a este tipo de servicios "debe ser consciente" de que "pueden funcionar o no", lo cual "dependerá de su convicción" y que no corresponde a los tribunales penales "valorar las creencias mágicas, esotéricas de las personas".

La vidente fue arrestada detenida el enero del 2017. Entonces, negó ante el juez que hubiera estafado más de 200.000 euros a la mujer y aseguró que se limitó a prestar los servicios esotéricos que ella le pidió. Villalonga explicó que fue la supuesta víctima quien se dirigió a ella para reclamarle toda una serie de servicios y que hicieron "numerosas reuniones" en su local de la calle Mallorca de Barcelona.

Con el objetivo de demostrar el supuesto engaño, el abogado de la señora M. A. S. argumentó que su clienta sufría un trastorno de personalidad de tipo "esquizotípico (desórdenes raros o excéntricos),histriónico, dependiente, con pensamiento de tipo simbólico y mágico que deriva a creencias inusuales, inadecuadas y anómalas", según la resolución judicial.

A pesar de dar validez al trastorno de personalidad, el auto, firmado el pasado febrero, "descarta" que la señora M. A. S. sea "vulnerable" y "especialmente influenciable o manipulable". Es por este motivo que las tres juezas del caso niegan la posibilidad de que la consulta de la popular tarotista se aprovechara de la mujer para cobrarle grandes cantidades de dinero por servicios esotéricos. "El ser humano puede ser más o menos desconfiado e influenciable, pero esto no nos sitúa en el ámbito de la patología", destaca el auto . 

La mujer conoció la vidente por sus apariciones televisivas y asistió a su local para solucionar problemas personales que lo angustiaban. Villalonga y su equipo le leyeron las cartas del tarot y la sometieron a varios rituales. Según la Policía , la atemorizaron mediante falsos contactos con los espíritus de sus padres y la advirtieron que sólo podría solucionar sus problemas si viajaba al Brasil a buscar unos "gurús " (unos muñecos) y después los enterraba en Israel.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información