Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA MÚSICA DEL ‘FINDE’

Bailes en la sierra, jazz en la ciudad

Valdemorillo acoge valses y mazurcas; la capital, a Briam Simpson y a Juan Perro

Juan Perro, en una imagen de archivo.
Juan Perro, en una imagen de archivo. EFE

Muchas veces, una sola canción determina la carrera de una artista. A la escocesa Amy Macdonald le ocurre. Por más años que pasen, su gran canción, This is the life, sigue sonando deliciosa y le basta para hacer conciertos como el del domingo (21.00. 22 euros), en La Riviera. El mismo día y a la misma hora, los parisinos Orishas llevan al WiZink (33 euros) su manera peculiar de acercar el hip hop y el rap, al son cubano, no en vano, a pesar de formarse en la capital francesa, el origen de sus componentes es esa isla caribeña de tesoro musical inagotable.

Desde hoy hasta el domingo, la localidad serrana de Valdemorillo se convierte en la capital europea del Bal Folk, ese movimiento que ha recuperado danzas tradicionales de todo el continente y que reúne cada año a un buen número de adictos a bailar en comunión mazurcas, bourreés, valses, polcas, círculos circasianos y lo que se tercie. Una nueva edición, octava ya, del Folkarria Eco Fest Bal, lo propicia y concurren grupos como los belgas Elanor y B-Road Bastards, franceses como Bal O’Gadjo, o españoles como Pan de Capazo y Zagala. El grueso del festival se celebra en el Pabellón de Fiestas, con diversos horarios y precios, pero hay actividades paralelas y talleres de instrumentos en bares del pueblo. Hay también un apartado de concurso para grupos noveles además de talleres de baile y actividades lúdicas para niños. El ayuntamiento de la localidad, cede su polideportivo para albergar durante dos noches al numeroso público que viene de fuera de Madrid y de España.

Otro festival, el Smooth Hot Jazz, que se va celebrando a lo largo del año, acerca el domingo (21.00. 30 euros) al Clamores al gran teclista Briam Simpson y su Banda, una de las figuras de ese jazz sofisticado y elegante y de escucha fácil. El otro jazz más profundo y sudoroso se sirve con propuestas como la del pianista Moisés P. Sánchez, que está esta noche en Bogui (21.00 18 euros) solo con sus instrumentos, pero que mañana y pasado (21.00. 15 euros cada día) se unirá ahí mismo al quinteto del saxofonista y compositor Luis Verde, que presenta su reciente Vientos cruzados.

No se puede decir de Juan Perro que sea un jazzero propiamente dicho, pero también lleva algo de ello en sus últimas propuestas. Mañana (19.30, desde 10 euros) se rodea con músicos del género en el Auditorio Nacional para recrear su último disco, el minimalista El viaje, y repasar viejas canciones de su repertorio, tanto de sus tiempos al frente de Radio Futura como Santiago Auserón como sus discos en solitario, bajo su identidad actual.

El pop español cuenta además con Elefantes hoy en Joy (22.00. 22 euros). Atmósferas turbias e inquietantes propiciadas por el enigmático Shuarma, su cantante, a pesar de que el disco que presentan se llame La primera luz del día. Y con los murcianos Varry Brava, poseedores de un pulso más divertido y dinámico y cuyos conciertos suelen ser una fiesta. Mañana estrenan, también en Joy (10.00. 16 euros), las canciones de Furor, su reciente disco.

La delicadeza será servida por la británica de origen jamaicano Gigi McFarlane, y su garganta de seda, hoy en el Berlín (21.00. 17 euros), donde mañana (23.00. 18 euros) se bailará funk con Fundación Tony Manero. También mañana (21.00. 12 euros), pero en Galileo Galilei, silbará, más que cantará, uno de los pioneros del rock and roll en España, el genial Kurt Savoy, conocido en los sesenta como El Rey del silbido.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información