Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La salida es que media Cataluña no se imponga a la otra media”

El líder socialista defiende el gobierno de concentración, aunque admite que es una propuesta inviablle

Miquel Iceta, en su despacho del Parlament, el pasado miércoles.

Miquel Iceta (Barcelona, 1960), ha planteado esta semana la formación de un Gobierno de concentración para salir del laberinto en el que se encuentra la política catalana. Una propuesta por ahora inviable, como él mismo admite.

Pregunta. ¿Fue una ocurrencia o creía en lo que decía?

Respuesta. El PSC piensa que la política de bloques se ha de superar, que la salida pasa porque una mitad no se imponga a la otra, sino que hay que buscar elementos de transversalidad. Probablemente lo que van a decidir los independentistas es crear un Gobierno apoyado por su mayoría parlamentaria y están en su derecho. A mí me pareció bien plantear a la sociedad y en los medios de comunicación el debate sobre la necesidad de un Gobierno de concentración.

P. Lo ha conseguido, pero parece que nadie apoya la idea.

R. Esquerra Republicana fue el primer partido que saltó diciendo que estaba en contra y luego vino el PSOE. Al independentismo le toca lidiar con una victoria y eso es muy duro, porque saben que lo que querían hacer no lo pueden hacer aunque tengan mayoría.

“El independentismo sabe que no podrá hacer lo que quería y eso es muy duro”

P. Vista la oposición mostrada por el PSOE y lo ocurrido en los últimos meses en Cataluña, ¿cree que el PSC puede hacer propuestas sin pactarlas con su partido hermano?

R. El PSC tiene la obligación de hacer propuestas para solucionar esto, siempre esperando el máximo apoyo y complicidad del PSOE. El día que tengamos una solución el PSOE estará ahí. Lo estuvo en la Transición, con la Constitución, con el Estatuto de 1979 y con el de 2006. Las propuestas del PSOE serán las que marquen la solución.

P. ¿Habló con Pedro Sánchez antes de proponer el Gobierno de concentración?

R. Hablo con Pedro Sánchez cada día y él consideró que era una propuesta inviable y que alguien podía interpretar que escondía una voluntad de acuerdo con los independentistas. Su impresión fue la que expresó Adriana Lastra en nombre de la ejecutiva federal. Pedro Sánchez es una persona que está muy comprometida en la búsqueda de una solución y a él le gustaría que en Cataluña hubiera cuanto antes un Gobierno dispuesto a trabajar en el marco de la ley.

P. Imaginemos que su propuesta de Gobierno fuera posible. ¿Cree que el PSOE aceptaría que el PSC gobernase con consejeros independentistas?

R. Ya dijimos en campaña que no votaríamos nunca un presidente independentista, pero imaginemos que, siguiendo la hipótesis, Ciudadanos estuviera de acuerdo con ese Gobierno. ¿Saldría el PSOE diciendo que no? Primero necesitamos un acuerdo que no existe y se habla mucho de si Sánchez da la talla o no, pero en la mayor crisis de Estado que ha habido en España desde 1981, el secretario general del PSOE, que fue una persona que se opuso frontalmente a la investidura de Mariano Rajoy, supo estar a la altura y llegar a un acuerdo con él.

P. Los comunes han planteado una propuesta similar a la del PSC con un Gobierno de independientes. ¿La apoyaría?

"El día que haya una solución para Cataluña, el PSOE estará ahí porque siempre ha estado, desde la Transición"

R. No creo que esa propuesta sea la mejor, pero tampoco se ha concretado con qué apoyos ni con qué presidente, es un intento de situar sobre la mesa otras opciones en un momento en que parece no haber ninguna salida. Yo quiero que los consejeros sean los mejores de cada partido y desde el primer día dije cuáles habían de ser las prioridades políticas. Algunas me pareció incluso escucharlas en el discurso de investidura de Jordi Turull. Es verdad que estas propuestas se hacen más a beneficio de inventario y que no se ven factibles, pero eso no les quita valor, sino que mueven a una reflexión. Los pactos de La Moncloa no significaron un Gobierno de concentración pero marcaron las prioridades políticas y fue un acuerdo muy amplio para poner en marcha la democracia en España.

P. ¿Le parece razonable hacer una propuesta sabiendo que es a beneficio de inventario?

R. Cualquiera que venga al Parlament comprobará que es imposible un Gobierno de concentración o de amplias mayorías si el independentismo ni siquiera es capaz de votar a favor de una resolución que condena la violencia. Necesitaríamos otra cosa.

P. ¿Está pensando en un mirlo blanco que no existe?

R. Sí, el problema es que ha de ser uno de los 135 mirlos que habitan en la jaula del Parlament. Las malas lenguas dicen que eso se hizo en su día para evitar que Josep Tarradellas pudiera presentarse a las elecciones de 1980. Tendría que ser un diputado que pudiera concitar un mínimo consenso y esa es una de las dificultades.

"Los comunes tienen más predisposición que nosotros a acudir en auxilio del independentismo"

P. ¿Los comunes tienen más interés en atraer al PSC que el PSC a los comunes?

R. Entre dos cuerpos la distancia siempre es la misma. Es verdad que ellos tienen más predisposición que nosotros a acudir en auxilio del independentismo. Gobernábamos con ellos hasta que nos echaron del gobierno municipal de Barcelona, los hechos son los que son.

P. ¿Aún les duele aquel golpe que supuso la ruptura del pacto en el Ayuntamiento con Ada Colau?

R. Dolernos, no. A nosotros nos fue mejor que a ellos en las últimas elecciones catalanas. Lo que pasa es que siempre he pensado que conviene una mayor colaboración entre las izquierdas y poner fin a aquella experiencia y por los motivos que dijeron los comunes me pareció un profundo error y creo que a su electorado también.

Más información