Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los centros de salud de la región sufren una oleada de robos

Los ladrones han entrado en ambulatorios de Campo Real, Mejorada y El Boalo, entre otros municipios

Entrada a un centro de salud de la capital, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Entrada a un centro de salud de la capital, en una imagen de archivo.

Los centros de salud de la región están sufriendo una oleada de robos en las últimas semanas. Así lo ha denunciado esta semana el sindicato de enfermería de Madrid Satse, que ha pedido a las autoridades que tomen medidas para frenar esta escalada delictiva.

La forma de actuar de los ladrones es siempre la misma. Acuden de noche de los centros de salud y buscan cualquier resquicio para colarse. En general aprovechan que estos locales están aislados y que no cuentan con sistemas de seguridad como alarmas. En uno de ellos, en el de El Boalo, forzaron la ventana de los servicios y se metieron en el edificio.

En Soto del Real no les importó que estuviera el equipo de atención rural, que atiende a los enfermos en sus domicilios durante la noche. Este personal no sufrió ningún percance ya que se encontraban en la otra zona del centro de salud.

Los ladrones siempre se llevan los talonarios de recetas y algún sello de los médicos. Eso les permite comprar medicamentos que precisan prescripción facultativa. Esto incluye tranquilizantes, potenciadores sexuales o medicinas con altos costes, entre otros. Luego, todo esto se vende en el mercado negro, consiguiendo importando beneficios para los ladrones.

Si a su paso estos consiguen algún material médico o alguna maquina fácil de transportar, tampoco lo descartan. En El Boalo se llevaron incluso un ordenador, con el riesgo para las historias clínicas y todos los datos sensibles que pudieran estar almacenados en ellos. En otros locales se han apoderado de aparatos para medir la glucosa en sangre o la mochila de avisos de enfermería, que contiene material sanitario y medicación. La lista facilitada por el Satse es bastante larga. Junto a El Boalo y Soto, añaden Navalafuente, Morata de Tajuña, Pinto, Canillejas y Los Alpes, entre otros.

Más medidas de seguridad

La delegada de Satse en la zona norte de la región, María de la O Escribano ha pedido que se incrementen las medidas de seguridad pasiva, de forma que los empleados puedan acudir tranquilos a sus puestos de trabajo. “El problema que es que, si nos roban nuestros objetos personales, nadie nos cubre esas pérdidas. No es posible trabajar con llaves, cartera o con el bolso”, se quejaba Escribano. “Lo que no es normal es que algunos centros de salud carezcan de medidas de seguridad mínima”, añadía Escribano. Esta solicitaba medidas como cerraduras contra el uso de ganzúas, rejas y cristales y ventanas blindadas, entre otras.

La Guardia Civil confirmó el pasado viernes que hasta ese momento había recibido seis denuncias por robos ocurridos en otros tantos municipios. Los primeros ocurrieron el pasado 29 de enero en los centros de salud de Campo Real y Mejorada del Campo. Allí se llevaron recetas y sellos de médicos, entre otros efectos. A estos, se sumaron otros cuatro registrados en Brunete, Villanueva del Pardillo, El Boalo y Navalafuente. Los equipos de Policía Judicial están analizando si hay más robos similares en otros puntos de la región para ver si detrás de ellos hay alguna banda organizada.

Esta forma de actuar recuerda a una banda que en 2006 entró en más de casas consistoriales y centros públicos, como colegios, de más de 40 municipios del norte de la región.