Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Parte de la herencia de Muñoz Ramonet podrá verse por primera vez

El ‘goya’ y el ‘greco’, que el industrial legó a Barcelona en 1991, se expondrán en el MNAC desde el 24 de enero

Las obras de El Greco y Goya el pasado mes de junio, cuando se presentaron en el MNAC.
Las obras de El Greco y Goya el pasado mes de junio, cuando se presentaron en el MNAC.

Los barceloneses podrán ver por primera vez dos importantes pinturas que desde hace 27 años les pertenecen. Se trata de La Anunciación de El Greco y La Virgen del Pilar de Goya (valoradas en 2011 en 7,5 millones de euros) que forman parte del legado que el industrial Julio Muñoz Ramonet dejó a la ciudad en herencia en 1991, pero que el largo litigio entre las cuatro hijas y el Ayuntamiento barcelonés por su titularidad ha impedido que se pudieran ver hasta ahora. Las obras fueron entregadas al Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) en cumplimiento de la ejecución de sentencia dictada por un juez y ahora las exhibirá en la nueva presentación de su colección de Renacimiento y Barroco, periodo al que pertenecen cronológica y estilísticamente, que se inaugurará el miércoles 24 de enero y que está llamada a ser una de las grandes citas culturales de la temporada.

A finales del mes de junio cuando el goya y el greco llegaron a Barcelona, estas dos obras, las más destacadas del conjunto de casi un millar que la ciudad reclama en los tribunales a las cuatro hijas del industrial, se presentaron en la sala oval del MNAC donde habían ingresado en calidad de depósito judicial. Estarán hasta que haya sentencia firme tras asegurar Manuel Castelo, hijo de la fotógrafa Isabel Muñoz y nieto de Julio Muñoz, que las obras son en realidad suyas alegando usucapión y prescripción adquisitiva. Por eso, ha recurrido a la Audiencia Provincial la primera sentencia que asegura que las obras no son suyas y mientras se pronuncia (pueden pasar varios años) el juez ha ordenado que las dos obras permanezcan en un museo público en el que el Ayuntamiento de Barcelona esté representado (el consistorio barcelonés es patrono del MNAC, junto con el Estado y la Generalitat). 

Pepe Serra, director del MNAC, durante la presentación de las obras, aseguró que mientras estuvieran en su museo las obras acabarían integradas en la colección, algo que se materializará la semana próxima. “Tendrá que constar, porque el juez así lo determinó, que las obras pertenecen a la Colección Julio Muñoz Ramonet y que están en depósito judicial provisional, aunque no sé si se ha acordado el texto definitivo que aparecerá en las cartelas”, explica Eudald Vendrell, abogado de la Fundación Julio Muñoz Ramonet, que asegura que el juez permite exhibir las obras a diferencia de en otros casos parecidos. Se refiere a las que se embargaron a Félix Millet cuando confesó su saqueo al Palau y que el juez dictó que las entregara. Unos cuadros valorados en unos 750.000 euros que siguen en las reservas del MNAC sin que puedan ser vistas ni expuestas. “La diferencia será por tratarse de un tema penal”, comenta Vendrell, el abogado que lleva el pleito civil para recuperar las obras desde 1995 cuando el Ayuntamiento de Barcelona tuvo noticia por primera vez del legado que habían ocultado las cuatro hijas y el albacea testamentario. “El que los cuadros se expongan y puedan verse es importante porque por primera vez se da cumplimiento a la voluntad de Muñoz Ramonet en su testamento”, remacha Vendrell.

Tras su ingreso en el MNAC las obras pasaron por el taller de restauración en el que se constató el buen estado de conservación de las mismas, aunque, se destaca que la intensa restauración a que ha sido sometida la obra de Goya enmascara aspectos estilísticos fundamentales para hacer una evaluación precisa de la pintura.