Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La condena de ocho años de inhabilitación al exalcalde de O Porriño Raúl Francés ya es firme

La Audiencia confirma que el político nacionalista contrató tres asesores técnicos pese a los 49 reparos del interventor

La Sección Segunda de la Audiencia provincial ha ratificado la condena de 8 años y medio de inhabilitación para el durante siete años alcalde por el BNG de O Porriño, Raúl Francés, y que le impuso el juzgado número dos de Pontevedra en septiembre de 2016 al quedar acreditado que el regidor incurrió en un delito continuado de prevaricación en el ejercicio de su cargo al contratar tres asesores técnicos.

La Audiencia desestima así el recurso de apelación presentado por la defensa de Raúl Francés que rechazó la acusación de delito continuado de prevaricación administrativa por contratos irregulares de personal laboral en el Ayuntamiento en el período 2004 a 2010. Todo ello, pese a que el interventor municipal presentó reparos en 49 ocasiones para oponerse al pago de los servicios sin un procedimiento de contratación laboral, concluye el tribunal.

“A pesar del reparo realizado, el señor Francés ordenó el pago de las facturas, alegando que se producía un enriquecimiento injusto del Ayuntamiento de no hacerlo”, dice la sentencia”, y añade que Francés Rodríguez “conocía que estos actos contravenían la legislación administrativa y, sin embargo, acordó la prórroga de contratos y consintió la continuación de las relaciones laborales” de varios técnicos.

La defensa de Francés, que fue regidor de O Porriño por el BNG entre 2003 y 2010, y posteriormente concejal con la actual alcaldesa socialista, Eva García de la Torre, argumentó que se había producido un error en la valoración de la prueba durante el juicio, y también se había infringido el principio de legalidad y de la jurisprudencia sobre el delito de prevaricación en la sentencia condenatoria.

Sin embargo, la Audiencia entiende, de la prueba practicada, no puede deducirse que la apreciación del juez fuera "errónea o ilógica, y mucho menos arbitraria". Así, da por válidos los hechos considerados probados y ve "evidente la concurrencia de dolo penal", en una resolución firme que, además, le condena a pagar las costas y contra la que no cabe recurso.

Raúl Francés fue alcalde de O Porriño con el BNG, entre 2003 y 2010, hasta que el popular Nelson Santos logró arrebatarle la alcaldía al ganar una moción de censura promovida por el PP y con el apoyo de dos grupos independientes. En 2012 se dio de baja en el BNG y presentó su dimisión y renuncia al acta de concejal a la que también se sumaros otros dos ediles nacionalistas de su equipo de Gobierno.

En 2015, Francés sorprendió con su reincorporación a la escena política y al hacerlo como independiente y número dos en la lista del PSOE que encabezaba la actual alcaldesa Eva García de la Torre. Una vez que la socialista fue investida regidora, Raúl Francés se convirtió en concejal de Empleo y Hacienda en O Porriño.

Fue entonces cuando estalló el proceso judicial y su posterior imputación que desembocó en la apertura del juicio oral. Pocos meses después, Raúl Francés presentó su dimisión y anunció que abandonaba la política.