Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Revuelta en el Colegio de Médicos ante las elecciones a la presidencia

Los opositores a la candidatura del actual presidente, Jaume Padrós, rechazan presentarse por "falta de transparencia" en el sistema de votación

Fachada del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB)
Fachada del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB)

El Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) afronta las elecciones a la presidencia de la institución con las aguas revueltas entre las bases. Presumiblemente, la candidatura del actual presidente, Jaume Padrós, reeditará el cargo, entre otras cosas, porque todavía no se ha presentado ningún adversario. COMB TU, la candidatura opositora en las últimas elecciones (de 2013), se ha retirado de la pugna como protesta por el sistema de votación, que consideran “poco democrático y tramposo”. Además, el posicionamiento político de la actual junta durante el procés también ha soliviantado a algunos médicos.

Si la junta electoral del COMB no recibe ninguna otra candidatura antes del sábado, Padrós renovará el cargo al frente de la organización colegial sin necesidad de votar el 14 de febrero, como estaba previsto. Y, por lo pronto, COMB TU, la candidatura opositora liderada por el médico Joan Gené y que obtuvo el 42% de la representación en la asamblea de compromisarios —el parlament de la institución— en las elecciones de 2013, ha rechazado presentarse.

“El sistema electoral es tramposo, corrupto y clientelar. En vez de ser con urnas es con sobres”, aduce Gené para justificar su negativa a presentarse. El médico alude a que, además de presencial, la votación se puede hacer también vía correo o delegando el voto. “El 90% de los votos llegan por correo y esto no asegura que el voto sea secreto”, agrega.

El facultativo se refiere a que los médicos pueden delegar su voto y, según los opositores a Padrós, los profesionales que apoyan la candidatura de actual presidente del COMB, “en su mayoría en puestos de responsabilidad”, solicitan el voto personalmente a los médicos que conocen. Así, los facultativos que delegan el sufragio en ese compañero solo tienen que poner sus datos y su firma en el sobre para certificar su identidad. “La idea inicial de que el voto se haga de forma neutral y secreta enviando la papeleta desde casa si no se puede ejercer el voto presencialmente, se pervierte”, protestan. COMB TU ya denunció el sistema de votación en las anteriores elecciones pero el juez no les dio la razón. El grupo recurrió y están a la espera de que se pronuncie el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Pero además de la “falta de transparencia” que denuncian en el sistema de votación, COMB TU justifica su negativa a participar en las elecciones por el papel que juegan en la asamblea de compromisarios. “No queremos que nuesta presencia en la asamblea sirva para dar una imagen de normalidad democrática a una institución que no lo es nada”, critica Gené. El médico sostiene que las asambleas “son inútiles porque la junta hace lo que quiere y no facilita la información que se pide”.

“El proceso es limpio”

Padrós, por su parte, niega todas las acusaciones vertidas. “Gené sabe que el proceso es limpio; ese es el argumento de los perdedores”, responde el actual presidente del COMB. Padrós admite que “las candidaturas facilitan la gestión del voto por correo a los distintos médicos”, pero agrega que “el voto es secreto y quien decide que no es secreto es, en todo caso, el propio médico”.

El presidente del COMB rechaza también que la junta directiva haya negado información a la asamblea de compromisarios sobre temas económicos, por ejemplo. “Hay una sesión monográfica sobre la economía del COMB y las empresas. Gené está desprestigiando a la institución diciendo esto”, apunta Padrós; y reivindica: “Algunos compromisarios de su candidatura vienen en la mía”.

En cualquier caso, Padrós afronta las elecciones con otro frente abierto. Algunos médicos se han quejado del posicionamiento político de la institución, que criticó las cargas policiales del 1 de octubre o se posicionó a favor del Govern y en contra de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. “Quizás ahora lo hubiésemos hecho distinto, pero eso no quiere decir que no lo hiciésemos. Lo que no admito es la censura”, valora. En cualquier caso, agrega, su anterior programa electoral ya recogía que estaban a favor de "la expresión del derecho a decidir". "Era una manifestación de la junta de gobierno del COMB. Lo que haremos será remarcar que son posicionamientos de la junta", añade. 

La candidatura continuista se renueva

Padrós, que ya ha estado al frente del COMB durante los últimos cuatro años, ha presentado una candidatura continuista pero con nuevas caras. "Es una candidatura de continuidad pero de renovación porque la mitad de los compromisarios cambian para dar respuesta a la realidad sociodemográfica de la población". El 55% son mujeres y la edad media del equipo ha bajado. "Queremos reforzar buenos liderazgos", indica Padrós.

El médico, que fue diputado de CIU en el Parlament entre 1989 y 1995, se enfrenta a un panorama desolador entre los profesionales, con veteranos agotados por las consecuencias de los recortes ejecutados durante la crisis económica y jóvenes ahogados por la precariedad de los contratos que les ofrecen. "Lo que más me preocupa es la amenaza de cronificación de la precariedad que se ensaña con los jóvenes y las mujeres. En 10 años, un tercio de los médicos en activo se jubilan y quiero reforzar buenos liderazgos", propone el facultativo.

En su programa electoral, Padrós se ofrece a mejorar los vínculos y la colaboración con el sindicato Metges de Catalunya y apuesta abiertamente por la defensa de un modelo sanitario que, además de "público, universal y equitativo y de calidad", tenga "diversidad de proveedores, tanto públicos como privados, del tercer sector y de empresas de la economía social".