Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lali Álvarez pone a Barcelona contra la pared

La autora de ‘Ragazzo’ bucea en el Antic Teatre en las injusticias sociales de su flamante e idílica ciudad

Una escena de la obra.
Una escena de la obra.

“¡Bienvenidos a la fiesta!”, te saluda la camarera, desde detrás de la barra. Y te ofrece una cerveza. Y te la tomas, tan a gusto. Estamos en el paralelepípedo (como una gran caja de zapatos) en que se han fusionado el escenario y la platea del Antic Teatre, donde transcurre (hasta el 23 de diciembre) la obra Barcelona (contra la pared) y por donde pululan los tres actores y el público, mezclados en esta fiesta, documental teatral que da voz a “los nadie”, “a la gente que no interesa, a aquellos de los que nunca hablamos”, en palabras de la autora y directora, Lali Álvarez, creadora del exitoso Ragazzo.

La Carta Municipal de Barcelona presenta una ciudad “símbolo de libertad y de progreso”, una ciudad “que proyecta al mundo su compromiso solidario en la construcción de un mundo en paz basado en el respeto y la tolerancia”, una ciudad que “quiere ser un ejemplo en la defensa de los derechos humanos y de los pueblos”. Una chica con miedo contempla desde una cima (una escalera de pintor, en medio del bar, de la sala) esa ciudad mientras una voz en off hace referencia al texto consistorial. Ella ve una ciudad hermosa, pero pronto descubre cosas que la postal esconde: contrastes sociales y de clase, muertos en el CIE, gente que vive en la miseria… “Es Barcelona pero podría ser cualquier otra ciudad europea”, comenta Lali Álvarez. “Abusos de poder, racismo institucionalizado, malos tratos en privación de libertad… estoy prácticamente segura de que son cosas que pasan en todas”.

Ferozmente crítica

Álvarez ha construido una obra ferozmente crítica, directa y muy cercana sobre la base de un intenso trabajo de documentación en fondos de Amnistía Internacional y de la asociación por los derechos humanos Iridia, buceando en prensa no siempre “oficial” y “leyendo muchísimo”. La puesta en escena, rompedora y atrevida, combina severos audios con voces de Mossos d’Esquadra dando órdenes por radio en las manifestaciones del 15-M en Barcelona, con lecturas desnudas de casos de supuestos abusos, torturas, muertes y con tres tramas, tres vidas que, inevitablemente, se entremezclan: la de un joven que se ha pasado siete años en la cárcel; la de una presa de Can Brians y la de una chica que solo piensa en huir de la ciudad que ama pero que se le ha vuelto invivible. Los referentes son reales: “Me he inspirado en el joven Rodrigo Lanza, condenado supuestamente por agredir a un urbano en 2006, en una joven implicada en la Operación Pandora [sobre anarquistas acusados de terrorismo] y en una chica que se acabó suicidando en Can Brians”, revela Álvarez.

Las coincidencias con el documental Ciutat morta no lo son tanto. “Clara Garcés y David Teixidó [dos de los actores, junto con Sonia Espinosa y Diana Pla, la compañía LaPública] me propusieron escribir un texto sobre Barcelona a través de la mirada del 4-F [el caso que trata el documental de Xavier Artigas y Xapo Ortega], la otra Barcelona, la que nadie conoce, la de los nadie”.

Con puntos de humor cínico y con mucho ritmo, la obra dura poco más de una hora en la que introduce al espectador en un viaje a otras vidas. Todo sin salir de Barcelona, la misma ciudad deseada por los guiris que la invaden sin piedad, la que tiene a una alcaldesa que es activista (“¡era activista!”, corrige enseguida un personaje), la que es una cuna de culturas, la que es plural, la emprendedora, la diversa, la… “Bla, bla, bla”, sentencia uno de los protagonistas.

Todo fue más fácil con 'Ragazzo'

Lali Álvarez vuelve a bucear en las injusticias del poder. Ya lo hizo en ‘Ragazzo’, la terrible historia de Carlo Giuliani, el joven que murió por el disparo de un carabiniere en las protestas contra el G-8 en Génova, en 2001. Esta obra, interpretada por Oriol Pla, ha tenido largo recorrido (y sigue teniéndolo) desde 2015, ganando, entre otros, el Premio de la Crítica y abriéndole puertas a su autora… Tras Barcelona (contra la pared), Lali Álvarez prepara, con la agrupación Hui Basa, residente en la Nau Ivanow de Barcelona, un espectáculo de teatro de calle que estrenará en septiembre de 2018 sobre cómo afrontar, individual y colectivamente, el miedo a la violencia. Para 2019 prepara un documental escénico sobre el concepto “privilegio”.

Más información