Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decepción en el sector biomédico por el fracaso de Barcelona

Los expertos consideran que el “entorno político” ha influido

Una investigadora en un laboratorio del Centro de Regulación Genómica de Barcelona
Una investigadora en un laboratorio del Centro de Regulación Genómica de Barcelona EL PAÍS

La industria farmacéutica y el sector biomédico catalán recibió ayer con decepción el fracaso de la candidatura de Barcelona para albergar la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas en inglés).

“Si se hubiese conseguido la EMA, se habría fortalecido la imagen de la Barcelona científica”, dijo ayer el doctor Jordi Camí, director general del Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB). “Es una pena porque claramente habría servido para realzar la investigación biomédica. La EMA sería un espaldarazo para la investigación en Barcelona”, agregó Luis Serrano, director del Centro de Regulación Genómica (CRG), uno de los grandes centros de investigación de Barcelona.
Farmaindustria, la patronal de las farmacéuticas en España, también reivindicó la “candidatura excelente” de Barcelona pero ofreció su colaboración a las instituciones europeas para “facilitar la continuidad” de las funciones de la EMA.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Cataluña, Jordi de Dalmases, también mostró su “tristeza y desilusión” por la derrota de Barcelona. “Está claro, muy claro, que ha influido el entorno político para que Barcelona no haya quedado ni entre las tres finalistas”, dijo a Efe. Las compañías biotecnológicas Oryzon y Pangaea Oncology, o el Grupo Indukern, una empresa química y farmacéutica, trasladaron su sede social de Barcelona a otras partes de España a causa del desafío independentista.

El sindicato Metges de Catalunya (MC) también lamentó la decisión de dejar a Barcelona fuera de la pugna por la EMA. “Es una oportunidad perdida para la capital catalana para reforzarse como un clúster sanitario y situarse en la vanguardia de la investigación farmacológica”, afirmó la organización sindical en un comunicado. MC consideró también que albergar la EMA habría evitado la fuga de talento farmacéutico y biomédico al extranjero y hubiese atraído talento internacional”.

Por su parte, Barcelona Global, el lobby empresarial que impulsó un manifiesto ciudadano en favor de la candidatura catalana, señaló que la “inestabilidad política y la falta de un marco estable de colaboración y lealtad entre las administraciones” perjudicó la propuesta de Barcelona. “Esto afecta a la moral y nos tendremos que recuperar. La EMA hubiese sido un revulsivo, pero esto no va a parar al sector. Tendremos que seguir, sin el turbo que hubiese sido la EMA, pero sin cancelar planes”, apuntó el presidente de Barcelona Global, Gonzalo Rodés. El empresario aseguró que “no es el momento de lamentarse y pedir responsabilidades”, sino de “hacer un análisis y decidir a qué quiere jugar Barcelona”. “Barcelona es tanto o más que Ámsterdam. Lo que falta es ambición y compromiso político”, indicó.