Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pisarello sale reforzado de la ruptura con el PSC y asume toda el área de economía

El cartapacio municipal se reorganiza y las políticas culturales vuelven a depender de Jaume Asens

El alcalde accidental de Barcelona, Gerardo Pisarello, el pasado viernes durante la entrevista.
El alcalde accidental de Barcelona, Gerardo Pisarello, el pasado viernes durante la entrevista.

En menos de tres años, el Gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se reorganiza por segunda vez. Al año de llegar al ejecutivo, las agendas de los 11 concejales de Barcelona en comú pudieron tomar algo de aire con la incorporación de los cuatro concejales del PSC tras el acuerdo de gobierno que aligeraron la carga de trabajo. La ruptura del pacto ha obligado a recomponer el sudoku, volviendo a repartir las áreas y distritos que habían asumido los socialistas.

Los dos miembros del equipo de Colau que salen reforzados son el primer teniente de alcalde y portavoz, Gerardo Pisarello, que asume las competencias del área de Economía que habían sido delegadas en el socialista Jaume Collboni (promoción económica, turismo y comercio); y el teniente de alcalde Jaume Asens, de quien volverá a depender cultura. Las áreas de cultura y de empresa e innovación recaerán en comisionados que el gobierno ha anunciado que presentará mañana. La designación de un comisionado de Empresa e Innovación es un guiño a los sectores económicos que han expresado preocupación por la salida del PSC del gobierno.

Pisarello tendrá pues bajo su responsabilidad todas las carteras que ya tenía (portavoz, relaciones institucionales, planificación estratégica, empleo, presupuestos y hacienda) y, además, la promoción económica de la ciudad, la coordinación de la presencia municipal en la Fira, la Fundación Mobile o el Consorcio de la Zona Franca, la marca Barcelona, las relaciones con la Generalitat y el Gobierno español o la representación de Barcelona en la candidatura para acoger la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Las políticas de comercio y, mercados, que durante el pacto han sido competencia de la socialista Montserrat Ballarín, regresan a manos del concejal de Turismo, Agustí Colom. Y la empresa BSM, la mayor de las municipales, dependerá del concejal de Presidencia, Eloi Badia.

En los distritos, los 10 concejales del equipo de Colau no tienen otro remedio que asumir, cada uno, uno de los 10 distritos. Aquí la sorpresa es que Gerardo Pisarello, además de la macro área que es la primera tenencia, asume el distrito del Eixample. Antes del pacto con el PSC, Pisarello fue concejal de Sarrià-Sant Gervasi, un distrito que tras el acuerdo asumió el concejal del grupo socialista Dani Mòdol. En el caso de Sarrià, pasa a depender del teniente de alcalde Jaume Asens, que antes del pacto lo fue de Sants-Montjuïc y tras el pacto lo asumió Laura Pérez, del equipo de Colau. El tercer distrito que habían asumido los concejales socialistas, Sant Andreu, vuelve a depender de la teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz.

El resto de áreas que llevaban los socialistas se reparten en las tenencias a las que corresponden por temática. Las políticas de infancia y juventud (que durante el pacto han dependido de Carmen Andrés) dependerán del Comisionado de Educación, que a su vez cuelga de la tenencia de alcaldía de Derechos Sociales, en manos de Laia Ortiz, que se queda las de personas mayores. Y el área de Ecología, Urbanismo y Movilidad, que capitanea Janet Sanz, asumirá patrimonio y paisaje urbano, que había gestionado Dani Mòdol.

Más información