Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía Municipal estudia gastar un millón en 5.500 uniformes de gala

Los sindicatos mayoritarios del cuerpo se oponen a la compra por considerarla "superflua"

Policías municipales durante la celebración del patrón el pasado 24 de junio. Ampliar foto
Policías municipales durante la celebración del patrón el pasado 24 de junio.

El Ayuntamiento de Madrid estudia comprar uniformes de gala para los más de 5.500 policías y los cabos del cuerpo, a pesar de la oposición de los sindicatos mayoritarios. Estos agentes nunca han contado con esta vestimenta. El gasto de la adquisición podría llegar al millón de euros (200 euros por traje). La mayoría de los representantes laborales de los funcionarios ven superfluo el desembolso, sobre todo, cuando la alcaldesa, Manuela Carmena, eliminó hace dos años el desfile del patrón. Fuentes de la Concejalía de Seguridad aseguran que, de momento, no hay nada decidido, pero admiten que lo estudian.

Hasta la fecha, solo las categorías por encima de sargento de la Policía Municipal de Madrid (unos 700 agentes) tienen uniforme de gala. El resto, unos 5.500, jamás lo han tenido. De sargento a suboficial, la vestimenta de fiesta incluye pantalón y chaqueta azul, mientras que en la escala de mando (de oficial al inspector jefe) se caracteriza por una guerrera blanca con botones dorados. El resto de agentes cuando acuden a algún acto oficial, lo hacen con el uniforme de servicio. En la actualidad se trata de un polo azul con bandas reflectantes tanto en la espalda como en los brazos.

El pasado 2 de noviembre, los sindicatos del cuerpo fueron convocados por el Ayuntamiento para presentarles el uniforme de gala en la Dirección General de la Policía Municipal, con sede en la Casa de Campo. La sorpresa de los representantes fue mayúscula, porque, en lugar de ver los bocetos o los proyectos de la nueva vestimenta, se les pidió opinión sobre el número de prendas que consideraban necesaria para la vestimenta de gala y sus preferencias sobre el diseño.

El precedente de la Bescam

La historia de los uniformes fallidos no es nueva en la región. Es más, tiene un importante precedente en las Brigadas Especiales de Seguridad (Bescam), los policías municipales subvencionados por la Comunidad de Madrid. Este cuerpo, destinado en 111 municipios, compró uniformes para los agentes por 800.000 euros. Lo más novedoso era un llamativo color rojo en la espalda.

Esa dotación fue repartida a los agentes de los distintos Ayuntamientos, pero prácticamente ninguno la utilizó, dado que no querían que hubiera diferencias entre los funcionarios pertenecientes a cada plantilla y los recién llegados. Los mandos aseguraron que, a falta de una regulación autonómica que unificara la vestimenta, su uso  solo acarrearía “graves problemas para el ciudadano, que no sabría a quien acudir en caso de que tuviera algún problema”.

El uniforme sólo se utilizó el día en que la entonces presidenta regional, Esperanza Aguirre, entregó los despachos a los nuevos agentes en la Academia de Seguridad, cerrada años después para ahorrar costes.

El secretario general del Colectivo Profesional de la Policía Municipal (CPPM, el mayoritario con 2.800 agentes), Francisco Torres, califica de “vergüenza” que el Ayuntamiento se gaste un millón de euros en un uniforme “que nadie les ha pedido”. “Es un dinero procedente del ciudadano. Nos parece absurdo cuando todavía falta ropa del nuevo uniforme. Hay compañeros a los que les faltan pantalones o polos”, se quejaba Torres.

Una de las opciones que barajaba el Ayuntamiento es hacer lo mismo que otros cuerpos (el de bomberos, entre ellos), que consiste en comprar un determinado número de uniformes de gala, con diversos tallajes y medidas. Cuando un agente lo necesita para ir a un acto, como una entrega de medallas o un desfile, tan solo tendría que pasarse por el almacén de la Policía Municipal y recogerlo. Una vez que terminase, se enviaría a la tintorería y estaría listo para un nuevo uso. Fuentes municipales aseguran que se ha descartado esta propuesta por la falta de espacio y por el coste de mantenimiento.

La Unión de Policía Municipal (UPM, 1.800 agentes) no considera tampoco prioritario un gasto de estas características. De hecho, calificó de “tomadura de pelo” el acto de presentación del supuesto uniforme. “Evidentemente, hay otras prioridades para gastar ese dinero. Desconocemos cómo o por qué se ha optado por esa compra, ya que no hemos participado en nada”, explica el secretario general de UPM, Jaime Johnson.

Otras formaciones, como CSIT Unión Profesional o la Asociación Municipal de Policía Unificada (AMPU), están de acuerdo con la compra. “Lo pedimos hace tiempo, porque consideramos que es una mejora de la imagen del cuerpo. Quedaba muy mal ir a un acto como la fiesta del 2 de mayo o un funeral e ir con el uniforme de diario. La Policía Nacional o la Guardia Civil lo tienen y se lo entregan desde que terminan la academia”, explica el máximo responsable de AMPU, Carlos Bahón.

Algunos mandos también critican la posible compra, a la que califican “gasto frívolo e innecesario”. “En el 90 o 95% de los casos, estos agentes no se van a poner nunca este uniforme. Lo van a tener colgado en el armario. Con las necesidades que tenemos en otras materias...”, se quejan.

Una portavoz de la Concejalía de Seguridad afirmó ayer que la compra de este uniforme no estaba aún cerrada. Ahora mismo se encuentra en fase de estudio y diseño para valorar si es conveniente adquirir nuevas prendas para los más de 5.500 funcionarios que lo recibirían. “Se trata de una petición de algunos sindicatos y algo a considerar pero todavía se están estudiando presupuestos, prioridades y posibles fórmulas”, explicó una portavoz.

Otro agente nacional llega a la cúpula del cuerpo local

Un inspector de la Policía Nacional será nombrado en los próximos días nuevo jefe de servicios de Recursos Humanos de la Dirección General de la Policía Municipal. Es el cuarto mando de este cuerpo que recala en puestos de alta responsabilidad, lo que ha molestado a parte de la escala de mando del cuerpo.

La plaza se ha cubierto por el sistema de libre designación, al que concurren los candidatos y la dirección de la Policía Municipal elige al que considera más adecuado. En esta ocasión, se han presentado tres técnicos del Ayuntamiento de Madrid (que tienen como mínimo un nivel 28 en la Administración pública), otro procedente de un ministerio y el citado inspector. Este tiene un nivel 24 de categoría profesional.

Algunos mandos policiales protestaron por lo que han llamado “el desembarco de la Policía Nacional” en la jefatura de la Policía Municipal. “Parece mentira que se presenten tres personas de alta responsabilidad en el Ayuntamiento y se elija a uno externo, que tiene menos formación y que conoce menos el funcionamiento del Consistorio”, se quejaron ciertos mandos policiales.

Una portavoz de la Concejalía de Seguridad aseguró que para el nombramiento del inspector se ha valorado su formación específica en temas de seguridad y de personal. También recordó que se trata de un nombramiento por libre designación, por lo que se puede optar por el que los mandos crean más conveniente para el puesto. Tendrá un nivel 29.