Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ayuda para reinventarse

Tres Cantos da una ayuda de 500 euros para que se reinserten laboralmente personas que se han dedicado a cuidar de su familia

Belén Urbano junto a sus hijos, en su casa.
Belén Urbano junto a sus hijos, en su casa.

Belén Urbano, 46 años acaba de presentar su solicitud para optar a una beca de 500 euros del Ayuntamiento de Tres Cantos, del PP, para las personas que, tras un mínimo de un año sin trabajar para dedicarse al cuidado de su familia, vuelven a formarse para abrirse de nuevo camino en el marcado laboral.

Urbano vivía en Vigo, su ciudad natal, donde trabajaba para la administración. Llevaba 18 años separada de su pareja, ingeniero de telecomunicaciones, instalado en Madrid. Hace cinco años, a los 41, tuvo una sorpresa inesperada: se quedó embarazada de mellizos. “Me costó mucho tomar la decisión, pero decidí apostar por la familia que estaba a punto de formar y no quería vivir lejos de mi pareja. Pedí una excedencia en el trabajo y me mudé a Tres Cantos con él”.

En estos cinco años, ha criado a sus hijos, de 4 años y medio. A Galicia, de momento, no planea volver y no existe la posibilidad de un traslado en su empleo, de la administración local. Hace un año, esta licenciada en ADE empezó a prepararse un nuevo futuro profesional. Se matriculó en el máster de formación del profesorado de la Universidad Europa, privada, porque se le habían vencido los plazos para hacerlo en la pública. “Llevo un tiempo buscando ayudas para la reinserción de personas en mi situación y esta es justo para mi caso”, dice Urbano.

El plazo de entrega de la solicitud termina el próximo 16 de octubre y los beneficiarios cobrarán la ayuda antes de que acabe el año. “La idea nace del acuerdo que tenemos con Ciudadanos”, cuenta la concejal de la Mujer de la localidad, Fátima Mera, del PP. “Pensando en aquellos que por estar cuidando a sus hijos o a un padre han abandonado su formación o su vida profesional y quieren volver a trabajar y tienen que reinventarse o hacer un máster. De alguna forma estamos premiando la conciliación”, dice Mera, que reconoce que la mayoría de los que reciban esta ayuda, que se entregará antes de diciembre, serán mujeres.

A Urbano, el máster de la Universidad Europea le ha costado 6.000 euros. “Un dineral que ha puesto mi marido, pero si no habría tenido que perder un año. Si me conceden esta ayuda, pues oye, 500 euros que nos ahorramos”.

Además, esta madre ha empezado un MBA para abrirse más puertas. “Partir de cero es muy duro”, dice Urbano. “He renunciado a mi vida profesional por mi familia. En estos años he aprendido muchísimo, a manejar el estrés, que con dos niños no es poco. Para mí ha sido un máster de vida aunque las empresas no lo quieran ver”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram