Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Taxista en inglés se dice ‘taxi driver’

Medio millar de conductores aprenden el idioma en un curso 'online' de la Comunidad para mejorar el trato al turista extranjero

Los taxistas Daniel Elizo (izquierda) y Oscar López (derecha) posan en un taxi con la pegatina 'This taxi speaks English' que acredita su nivel básico de inglés.
Los taxistas Daniel Elizo (izquierda) y Oscar López (derecha) posan en un taxi con la pegatina 'This taxi speaks English' que acredita su nivel básico de inglés.

El inglés se ha convertido en la lingua franca. Muchas ciudades turísticas, como Madrid, han incorporado en sus carteles, museos, planos o restaurantes leyendas escritas en este idioma para que los turistas puedan desenvolverse con soltura. Por esa razón, 500 taxistas se han propuesto dominar la lengua de Shakespeare aprovechando un curso gratuito online impulsado por la Comunidad de Madrid para potenciar la calidad del turismo en la región y conseguir que “los viajeros se sientan cómodos desde el primer momento”.

“Cada vez hay más extranjeros que por razones de turismo o negocios vienen a Madrid, son prácticamente la mitad de los pasajeros que llevo”, comenta Óscar López, uno de los alumnos de las clases de inglés. Desde hace 10 años trabaja como taxista y asegura que ese idioma se ha vuelto una habilidad indispensable en su oficio. El nivel del curso es básico (A1), pero dice que practica con sus viajeros. “Cuando hago viajes largos, pongo la radio Vaughan [espacio radiofónico en inglés] para que el cliente la entienda y podamos tener temas de conversación”, afirma. López cree que sería interesante que en las pruebas para taxistas el inglés fuese complementario y que las Administraciones elaborasen un glosario con las frases más frecuentes traducidas.

El curso fue diseñado por la red Universia, inspirado en el que creó para los voluntarios de los Juegos Olímpicos de Río. El director general de Turismo de la Comunidad, Carlos Chaguaceda, sostiene que “una buena experiencia” turística implica que los turistas se sientan como en casa y que el idioma es esencial. Según Chaguaceda, este proyecto, acordado con las tres asociaciones mayores del taxi, es “una forma de empezar, pero no de terminar”. Asegura que en el futuro el Gobierno regional seguirá invirtiendo en este tipo de iniciativas.“Tiene que ser un reciclaje continuo, no puede pararse en el curso. Si la Comunidad me ofrece otro, lo haré. Si no, buscaré otras opciones”, afirma Cristina Sicilia, que lleva 11 años subida a un taxi.

Daniel Elizo, de 32 años, lleva un año y medio conduciendo un taxi y asegura que saber inglés hace que los clientes se sientan más tranquilos. “Cuando el turista se sube y ve que hablas inglés, le cambia la cara”, afirma. Después de realizar el curso, Elizo sigue practicando cada día en el taxi. “Si hablas con ellos, te vas soltando, ellos son más amables y colaboran contigo, te corrigen y te ayuda a mejorar”, cuenta.

Para Elizo, el inglés se ha sumado al GPS, al taxímetro y al aire acondicionado como una de las herramientas esenciales para realizar su trabajo. Ahora, cuando un extranjero se monta en su taxi no duda en preguntarle: “Is this your first time in Madrid?” (¿Es su primera vez en Madrid?). “Somos la primera imagen que tienen los turistas de Madrid. Si empiezan bien el camino con nosotros, el viaje por la ciudad les irá mejor”, señala.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información