Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSÉ MARÍA FUSTER-FABRA

“Querer sacar rédito político de un atentado está fuera de lugar”

El abogado representa a la acusación popular de los atentados en Barcelona y Cambrils

El abogado José María Fuster-Fabra.
El abogado José María Fuster-Fabra.

José María Fuster-Fabra no tardó ni 24 horas en dar el paso. La mañana siguiente a los atentados terroristas en La Rambla de Barcelona y Cambrils (Tarragona), el abogado presentó un escrito ante la Audiencia Nacional para ejercer la acusación popular en nombre de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), a la que representa. Una asociación de guardias civiles y un sindicato de los Mossos d’Esquadra quisieron sumarse a la iniciativa. Y Fuster-Fabra, veterano de la lucha contra el terrorismo, tuvo la idea de unirlos. “Pensé que era una cosa novedosa y que, además, podía ser bonito que víctimas, mossos y guardias civiles actuasen juntos”, afirma el abogado.

El abogado sostiene que el papel turbio de entidades como el pseudosindicato Manos Limpias “ha desprestigiado la acusación popular”. Fuster-Fabra (Barcelona, 1957) se propone cambiar esa percepción. “La idea es que seamos útiles a la investigación. Podemos tener contacto directo con testigos que, para la fiscalía, son más complicados. Hemos hablado con mossos de base y guardias civiles que han participado en el operativo. Siempre cuentan cosas que pueden aportar”, sostiene.

Solo hay un bando de los malos: el de los terroristas y quienes los amparan”

El abogado penalista, que ha atendido a decenas de víctimas de la violencia de ETA “desde el atentado de Vic” de 1991, asegura que la acusación “pedirá todas las diligencias de investigación que sean necesarias” y será “leal en su papel”. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu deberá decidir si admite la personación en las próximas semanas.

Fuster-Fabra, que también defendió a las víctimas en el juicio por los atentados terroristas del 11-M en Madrid, cree que ante la amenaza yihadista debe prevalecer la unidad. “Solo hay un bando de los malos: el de los terroristas y quienes los amparan”, asevera. Y critica los intentos de politizar los atentados que tuvieron lugar el pasado día 17 de agosto en Barcelona y Cambrils, que dejaron 16 muertos y cientos de heridos. “Que alguien, sea del color que sea, trate de sacar rédito político, me parece no solamente un error, sino algo absolutamente fuera de lugar”, añade.

Descoordinación política

Sobre la supuesta descoordinación entre las fuerzas de seguridad del Estado y los Mossos, el abogado cree que es más un problema de los mandos políticos que de la base. “He hablado con policías de distintos cuerpos que estuvieron en el operativo y su relación ha sido excelente”, explica. E insiste en la necesidad de conservar la unidad. “En la lucha contra un terrorismo tan grave no se puede tener una mentalidad localista. No es un problema de Cataluña o de España, es un problema mundial. Da igual que la información provenga del CNI o de los Mossos… Lo importante es desarticular las células”, advierte el abogado.

La reacción policial tras los atentados ha merecido aplausos de forma casi unánime, aunque existen algunas sombras acerca de cómo se gestionó la información previa, especialmente en lo que toca al imán de Ripoll (Girona) y presunto cerebro de los ataques, Abdelbaki es Satty. Fuster-Fabra subraya que, aunque “puede haber fallos”, los cuerpos de seguridad en España “son los mejores del mundo en la lucha antiterrorista”.

El abogado recuerda que España “ha sido objetivo de primer nivel” por parte de Al Qaeda primero y del Estado Islámico después, y que “ha logrado abortar atentados”. “El 11-M nos cogió a todos los que estamos en la lucha antiterrorista a contrapié. Pero teníamos la experiencia de ETA y, donde otros tuvieron que empezar de cero, nosotros solo nos hemos tenido que reciclar”, apunta.

Pese a que los Mossos d’Esquadra dan por desarticulado el núcleo de la célula, formado por una decena de chicos de Ripoll —todos muertos en Alcanar (Tarragona), Cambrils y Subirats (Barcelona) o bien detenidos— y el imán —que falleció en la explosión fortuita en la vivienda donde supuestamente estaban fabricando un artefacto explosivo—, la investigación, sospecha Fuster-Fabra, aún tiene mucho recorrido por delante. “Es muy probable que aparezcan ramificaciones y conexiones, ya ha habido detenciones en Marruecos… Las células muchas veces se activan desde fuera”, indica el abogado penalista, quien recuerda que un “Estado terrorista” como el ISIS “marca unos objetivos” que son seguidos por sus fieles. “A partir de ahí, un lobo solitario o una célula pueden autoorganizarse o venir organizadas desde fuera”.