Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amonestada por dar el pecho a su bebé dentro de una piscina pública

La mujer reivindica su derecho a dar de mamar. La empresa dice que normativa prohíbe comer o beber en las zonas de baño

Un bebé toma pecho de su madre.
Un bebé toma pecho de su madre.

A Miryan Blázquez, una vecina de Santa Coloma de Gramenet, se le nubló la jornada de baño el pasado domingo cuando estaba dándose un chapuzón en la piscina municipal de Can Zam. Los socorristas le llamaron la atención por darle de mamar a su hija de ocho meses en el agua, según ella, alegando que era "antihigiénico". La mujer denunció en la red social Facebook las "malas formas" en las que se dirigieron a ella los vigilantes y reivindicó su derecho a dar de mamar en cualquier momento y lugar. La empresa que gestiona la piscina, por su parte, explicó que los socorristas "se limitaron aplicar la normativa vigente por la que se prohíbe comer o beber en las zonas de baño".

"Estaba dentro de la piscina, en una zona en la que el agua me llegaba poco más arriba de la cintura, a la sombra y la niña me pidió de comer y decidí darle el pecho allí que dejarla llorando hasta llegar a la toalla", explica Miryan. Su publicación en Facebook, que avanzó El Periódico, tuvo cerca de un millar de reacciones y se compartió más de un centenar de veces. "No paraban de gritarme e increparme. No me di por aludida y me hicieron gestos con las manos. Me dijeron que el bebé podía vomitar y le daría asco a los usuarios", recuerda la mujer. Miryan desoyó a los socorristas, terminó de darle el pecho a su hija y, según su versión, advirtió a los vigilantes que si seguían increpándola, llamaría a los Mossos d'Esquadra, porque "no era nada ilegal". "Es una necesidad básica darle el pecho cuando lo necesitan", alega. 

La empresa Due Sports, que gestiona la piscina municipal, explica por su parte, que, "aunque no haya una normativa específica al respecto, los socorristas de dicha piscina se limitaron aplicar la normativa vigente por la que se prohíbe comer o beber en las zonas de baño". Con todo, han pedido disculpas a la mujer por si "la forma en que se realizó dicha advertencia de prohibición, no fuera todo lo correcta que debía haber sido". La compañía insiste en que están a favor de la lactancia materna y la incentiva en cualquiera de sus instalaciones. "Fomentamos de forma continua el embarazo activo, la actividad física postparto y la lactancia materna y nunca ha habido impedimento alguno para que una madre amamante a su bebé en ningún centro deportivo ni este año ni en anteriores", concluye el comunicado de la empresa.

Miryan reconoce que no es la primera vez que da el pecho a su hija en el agua. Las otras veces, agrega, "o no me vieron o lo pasaron por alto". La mujer ha puesto una reclamación en la piscina municipal y en el Ayuntamiento por el trato recibido. "Me llamaron la atención a mí cuando había media docena de personas bebiendo cerveza en el agua y bañándose con pantalones", critica.