Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un socorrista ebrio pega a un bañista y huye en coche

El arrestado cuadruplicaba la tasa de alcoholemia cuando fue interceptado

La Guardia Civil, en un control de alcoholemia. Imagen de archivo. Ampliar foto
La Guardia Civil, en un control de alcoholemia. Imagen de archivo.

El socorrista de una urbanización privada de Hoyo de Manzanares (8.000 habitantes), de 45 años, fue detenido el domingo, tras protagonizar una serie de agresiones y daños a algunos vehículos de los vecinos. La Guardia Civil le arrestó cuando trataba de huir del municipio. El hombre cuadruplicaba la tasa de alcoholemia, según fuentes del instituto armado. Se le imputan los delitos de desobediencia, daños y contra la seguridad vial, entre otros.

Los incidentes se produjeron alrededor de las cinco de la tarde en la urbanización Los Manantiales, en el centro de la localidad. Según explicaron algunos afectados, el socorrista increpó y zarandeó a uno de los chavales de esta zona residencial. Después le cogió por el cuello. El padre del menor le recriminó su actitud y se inició una discusión. El socorrista se marchó de la piscina, pese a que no había terminado su jornada laboral.

Algunos residentes explicaron que volvió a los pocos minutos con ganas de montar más bronca y vengarse por todo lo ocurrido. Golpeó varios vehículos que estaban estacionados en la urbanización e incluso intentó romper la barrera de entrada, según algún afectado.

Cuando terminó el ataque a los coches, cogió su vehículo con la intención de abandonar el municipio. La Guardia Civil, que había sido alertada por los vecinos al igual que la Policía Local, logró interceptar el vehículo. Según fuentes del instituto armado, se enfrentó a los agentes, ante los que no quiso parar. Al final, los funcionarios lograron detenerlo acusado de un delito de desobediencia.

Un gramo de alcohol

Cuando fue trasladado a la casa cuartel, le sometieron a la prueba de alcoholemia. Esta arrojó un resultado de un gramo de alcohol por cada litro de aire espirado, según fuentes de la investigación. El límite legal está establecido en 0,25 gramos para los conductores no profesionales o no noveles. También se le imputó un delito contra la seguridad vial, que lleva aparejada la retirada del carné de conducir.

El socorrista, vecino de Móstoles y sin antecedentes policiales hasta el pasado domingo, se encontraba ayer ingresado en la unidad de psiquiatría del hospital de Collado Villalba. Una vez que reciba el alta, se fijará un juicio rápido en los juzgados de esta localidad serrana. La Guardia Civil estaba ayer a la espera de que los vecinos afectados denunciaran todos los daños sufridos en la urbanización y en los vehículos.