Y el ónix ganó al hormigón

La demolición del edificio del Instituto Nacional de Industria marcó la resaca olímpica

Una imagen en Montjuïc de la esplanada que ocupaba el edificio del INI.
Una imagen en Montjuïc de la esplanada que ocupaba el edificio del INI.Carles Ribas

Perder es ganar un poco. Esa filosofía futbolística la comparten los exseleccionadores Vicente del Bosque y Francisco Maturana. Y podría encajar en los debates sobre arquitectura. Eso cuando los había de forma apasionada en Barcelona porque casi han desaparecido. No fue el caso con el derribo, en 1992, del edificio del Instituto Nacional de Industria (INI), en Montjuïc. Con Cobi aún en el cielo, Pasquall Maragall cogió un mazo y le dio el primer golpe a la estructura de influencia entre brutalista y wrightiana. Fue solo una foto porque el entonces alcalde cumplía con un veredicto que se arrastraba desde 1986. Sus pecados: su dudoso gusto y que restaba impacto al reconstruido pabellón Mies van der Rohe. Ese fue en su día el debate.

El inmueble fue derruido para mejorar la visión del Mies van der Rohe

El INI solo llevaba en pie desde 1973. En las estertores del franquismo, el Gobierno central decidió que debía tener un edifico para la Fira de Mostres. Hubo 60 propuestas y los elegidos fueron los arquitectos Juan Paradinas, José Ignacio Casanova Fernández y Luis García-Germán. Todo costó 40 millones de pesetas.

La estructura de hormigón blanco estaba soportada por ocho pórticos transversales, en tubo, que encofraban el aire acondicionado. Las revistas de arquitectura resaltaban esa solución novedosa de crear un espacio diáfano. En Informes de la Construcción, los creadores explicaban: “El edificio debía reunir unas condiciones de flexibilidad a un programa de necesidades que podía variar sustancialmente con el tiempo a la vez que unos valores estéticos y funcionales que fueran trascendentes a través de generaciones”.

La suerte final del pabellón provocó un encendido debate arquitectónico

El volumen era cerrado y con celosías de hormigón que impedían la entrada directa de la luz. Eran otros tiempos. “La ausencia de luz incidente ofrece, dado el gran avance de la luminotecnia, una mayor variedad de soluciones en el montaje de las exposiciones”, decían los autores. Con primera planta y sótano, el edificio tenía 3.400 metros cuadrados.

El edificio del INI jugó un rol en los Juegos: albergó la Oficina Olímpica, el COE y la Oficina Administrativa. Pero tenía la sentencia de demolición encima. Sus valores estéticos fueron puestos en duda. Y perdió la pelea contra la joya arquitectónica alemana para la Exposición Universal de 1929.

La prensa de la época recogió el debate. El Periódico lo planteó como una pelea entre el ónix (del edificio alemán) y el hormigón (del INI). Fira Barcelona era dueña del edificio pero el suelo era municipal y el Ayuntamiento defendió del solar. Algunos arquitectos alegaron que no era el primer lugar de la ciudad donde un edificio molestaba la visión de otros y el Consistorio no los demolía.

Hubo críticas al revisionismo del Mies: el edificio no era exacto, según el entonces director del Museo de Arte Moderno de Nueva York. Las cartas ya estaban echadas. El Gobierno ya se había decantado por derruir el pabellón más nuevo para reproducir la explanada original. La Barcelona más moderna quería ordenar esa zona de la montaña como en los años treinta. Lluís Permanyer, en La Vanguardia, vio en la demolición la necesidad de tener una imagen memorable. Para él, la foto del derribo representó “la filiación de la nueva Barcelona al proyecto moderno, a través de la reconstrucción del pasado tal como debería haber sido”. Pero ofrece otra teoría: "Desde la reconstrucción, aún no había sido posible tomar una fotografía frontal del Mies van der Rohe, desde fuera, entero, desde la distancia que exige la imagen de postal". Fue el triunfo del ónix con que la ciudad perdió pero ganó un poco.

Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción