El PDeCAT revertirá la unión del tranvía si gana las elecciones

La primera reunión técnica para estudiar la obra evidencia la falta de consenso político

Imagen de como será la conexión por la Diagonal
Imagen de como será la conexión por la DiagonalATM

El concejal del PDeCAT en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí, anunció ayer que su partido anulará la conexión del tranvía por la Diagonal si gobierna después de las elecciones previstas para dentro de menos de dos años. “Revertiremos la unión del tranvía por la Diagonal porque la conexión destrozará una calle icónica de la ciudad”, destacó.

Martí realizó ayer esta declaración de intenciones en la primera sesión de la comisión de estudio sobre la conexión del Trambaix y el Trambesòs. La teniente de alcalde de movilidad, Janet Sanz, tras escuchar los planes del PDeCAT alertó con sorna de lo complicado que será parar esta obra: “Ahora mismo las encuestas no son demasiado optimistas con que su grupo pueda revertir nada”.

La comisión comenzó ayer con la exposición del informe técnico elaborado por la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) y Barcelona de Infraestructuras Municipales (BIMSA). Un documento que asegura que la mejor opción para unir el tranvía es por la superficie y resiguiendo la Diagonal.

El concejal de Ciudadanos Koldo Blanco denunció que el informe “ampara y justifica una decisión política”. Blanco defendió que dicho informe no respeta ni el comercio ni el transporte privado.

El portavoz de ERC, Jordi Coronas, pidió estudiar el soterramiento de parte del recorrido. Más duro fue el popular Javier Mulleras que fue crítico con el informe técnico y denunció: “Está sesgado. No es más que el apoyo a una decisión política tomada por el gobierno municipal de BComú”,

El concejal no adscrito, Gerard Ardanuy, manifestó su preocupación por la infraestructura y lo que esta podría suponer en futuros planteamientos de la ciudad. La concejal de la CUP solo intervino al principio de la comisión para apostar por la gestión pública de la futura infraestructura.

El concejal de paisaje urbano del PSC, Daniel Mòdol, exigió a los grupos de la oposición respetar el trabajo de los técnicos. Mòdol preguntó por qué lado se empezaría a unir el tranvía. Los técnicos recomendaron hacerlo por el tramo que va entre la plaza de las Glòries y Verdaguer aunque resaltaron que la decisión final debía ser del Ayuntamiento de Barcelona.

La teniente de alcalde Janet Sanz destacó que el proyecto cuenta con consenso político e incluso la infraestructura mantiene el acuerdo del expresidente Artur Mas y de Carles Puigdemont.

Sanz aludió al “sentido común de los grupos políticos” para aprobar la ejecución de la obra, que calificó de “una propuesta equilibrada y de futuro” que “puede ayudar a resolver tanto el problema de tráfico como de contaminación y de salud pública que afectan a la ciudad de Barcelona”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50