Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena se sumará a la pancarta de Miguel Ángel Blanco para apaciguar las críticas

La alcaldesa organiza un acto institucional pero el cartel no se colgará en el Ayuntamiento evitando fricciones en el gobierno municipal

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en el Ayuntamiento de Madrid.
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en el Ayuntamiento de Madrid.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, acordó este martes celebrar un homenaje a las víctimas del terrorismo a los 20 años de la muerte de Miguel Ángel Blanco. La regidora compartirá este miércoles con los portavoces de los grupos municipales una pancarta que rezará: "En el 20º aniversario del asesinato de Blanco, Madrid con todas las víctimas del terrorismo". Carmena logra así apaciguar las críticas de la oposición, a la vez que mantiene su rechazo a colgar la pancarta en el Consistorio, evitando fricciones con sectores del ejecutivo que piensan que la figura de Blanco está siendo "instrumentalizada" por el PP.

Habrá pancarta para Miguel Ángel Blanco, pero no se colgará en el Ayuntamiento de Madrid. Carmena acordó este martes sumarse a la iniciativa propuesta por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que pide convocar una concentración y un minuto de silencio para recordar a Blanco y a todas las víctimas del terrorismo, pero mantendrá la negativa a conceder al edil de Ermua asesinado por ETA un recuerdo en la fachada del Consistorio. El gobierno de Ahora Madrid, que orbita en torno a Podemos, espera así apaciguar las críticas recibidas en los últimos días por la negativa a convocar un acto oficial en el Ayuntamiento, evitando al mismo tiempo reproches por parte de los sectores más radicales del propio ejecutivo.

Fuentes cercanas al gobierno municipal señalan a EL PAÍS que la regidora tardó en contestar a las peticiones sobre el acto oficial para Blanco para evitar las fricciones. Dentro de la coalición de Ahora Madrid existen varias corrientes. Algunas, que pueden considerarse más radicales, creen que el PP se está aprovechando de la figura de Blanco para sacar rédito político y económico de su homenaje. "Ellos [el PP] ondean la bandera de Blanco porque les conviene. Estamos en contra de todo tipo de violencia, pero con todos los problemas que hay en el mundo, esto no nos parece el principal. Esto es todo un circo mediático", explican.

En los últimos meses, desde Ganemos o IU se han levantado voces críticas contra algunas decisiones del gobierno municipal. La última, en el pleno del pasado junio, cuando dos ediles se negaron a votar a favor del planteamiento municipal para las cocheras de Cuatro Caminos. En otra votación, cinco ediles dejaron el hemiciclo en contra de una declaración sobre la Transición. La voluntad de evitar más polémicas condicionó la decisión de Carmena, sostienen esas fuentes.

La alcaldesa se enteró de que el Movimiento contra la Intolerancia pedía que se colocara una pancarta en Cibeles a través de la prensa. El hecho de no haber sido previamente informada molestó a la regidora. El viernes rechazó colocar el cartel y explicó: "Entendemos que no podemos diferenciar entre unas y otras víctimas. Creemos que es lo más respetuoso y es lo que debemos hacer".

Un portavoz de la Alcaldía afirma que el pasado fin de semana toda la atención se dirigió al fallecimiento de un acróbata en el espectáculo MadCool y que "no hubo ningún conflicto" en el gobierno sobre el homenaje a Blanco. "Carmena es autónoma: ella hace lo que cree, sin depender del ruido interno ni externo", incide y recuerda que otras asociaciones de víctimas del terrorismo no apoyan la pancarta. Sin embargo, el lunes, en el aniversario del secuestro de Miguel Ángel Blanco, la atención de la prensa volvió a dirigirse al Ayuntamiento. La alcaldesa, que siendo jueza apareció en papeles de ETA en el 2000, se mostró sorprendida por las críticas ("no entendió la intensidad de las críticas", recogen desde el gobierno) y empezó a mover ficha.

Decidió sumarse a la petición de la FEMP y este martes concretó que el acto se celebrará en la plaza de Cibeles: acudirán miembros del gobierno, además de los portavoces de los grupos, que compartirán una pancarta que rezará "En el 20 aniversario del asesinato de Blanco, Madrid con todas las víctimas del terrorismo".

Espíritu de Ermua

El papel del PSOE fue crucial para desbloquear el impasse político. Estos impulsaron la reunión de los portavoces que permitió asegurar que el Consistorio convoque ese acto institucional. Se evitarán así homenajes separados, que chocarían con el espíritu de Ermua, en referencia al movimiento cívico surgido tras el secuestro y asesinato a manos de ETA de Miguel Ángel Blanco. La portavoz del PSOE, Purificación Causapié, denunció la "falta de perspectiva" de "algunos grupos" y de que el Consistorio "no se ha demostrado a la altura".

La regidora acudirá también a un acto organizado por el PP que se celebrará a las diez de la mañana en la plaza de la Villa. "No hay que hacer diferencias entre las víctimas, pero Miguel Ángel Blanco fue un símbolo", defendió el portavoz popular José Luis Martínez-Almeida. El PP informó el lunes de su acto, pero el gobierno local tardó un día en reaccionar. "Nos han invitado y vamos a acudir", afirmó este martes la portavoz del gobierno, Rita Maestre, quien por otro lado criticó a los populares por "polarizar" y "buscar la polémica".

Los partidos negocian todavía una declaración institucional sobre Blanco que deberá votarse la próxima semana en el pleno municipal de Madrid.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram