Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont a España: “Les molestamos, les damos miedo y más miedo les daremos”

El presidente de la Generalitat participa en un acto con más de 500 alcaldes soberanistas en la Universidad de Barcelona

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, en el centro, a su llegada al acto.

Carles Puigdemont ha lanzado hoy un nuevo desafío al Estado tras asegurar que el Gobierno central ha pasado en los últimos meses de “hacer mofa de nuestro compromiso a la amenaza”, con el objetivo de atemorizar a los partidarios de convocar el referéndum. Tras asumir que “nos tienen miedo de lo que podamos decir y decidir”, el presidente catalán ha lanzado un “¡y más miedo daremos!”. Esa exclamación la ha efectuado en un acto de apoyo de alcaldes independentistas al Gobierno catalán y a apenas tres días de que el propio Puigdemont presente las garantías con las que la Generalitat prevé avalar el referéndum.

Para el presidente catalán, los interrogatorios que en los últimos días ha realizado la Guardia Civil sobre funcionarios y empresas que han participado en eventos vinculados con el referéndum son “la demostración más clara del estado de miedo de quien creía que lo tenía todo controlado”. Puigdemont se ha mostrado convencido de que pese al poder que acumula el Estado – “jueces y fiscales, abogados del Estado, diplomáticos, muchos lobbies económicos y grupos de comunicación y cloacas”, ha dicho--, no tiene lo “más importante, que es la gente”.

Más de 500 alcaldes han participado en el acto celebrado en la Universidad de Barcelona, en lo que se ha convertido en una declaración de intenciones sobre su voluntad de ceder las instalaciones de sus municipios para que se pueda celebrar el referéndum independentista que el Gobierno catalán pretende celebrar el próximo 1 de octubre. En él, Puigdemont ha contrapuesto el actual proceso que articula el Gobierno catalán con el que hace 40 años supuso la recuperación de la Democracia en España. “No es un movimiento de arriba hacia abajo como se encargan de recordar ahora; este es un movimiento de abajo hacia arriba”, ha dicho el presidente de la Generalitat.

Ese es el sentido que emana del manifiesto leído por el exalcalde de Cerdanyola del Vallès (Barcelona), Toni Morral, exmilitante de Iniciativa per Catalunya. En el texto, los municipios se comprometen a apoyar “la convocatoria, organización, celebración y aplicación del referéndum”, se ponen a disposición “los locales habituales” de titularidad municipal y se advierte de que “no nos haremos atrás” pese a “los obstáculos” judiciales que puedan presentarse en las próximas semanas.

Miquel Buch, presidente de la Asociación Catalana de Municipios, entidad que ha convocado el acto junto con la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), ha defendido que el referéndum “está avalado por las elecciones del 27 de septiembre”. En un momento de su discurso, ha hecho levantar a los miembros del Govern y del Parlament presentes en el paraninfo de la Universidad de Barcelona, les ha hecho girarse y les ha señalado que los alcaldes “estaremos detrás vuestro”, lo que ha arrancado un fuerte aplauso entre los asistentes y gritos de “votarem” (votaremos).

Por su parte, la presidenta de la AMI, Neus Lloveras, ha anunciado el “pleno apoyo” al Parlament y al Gobierno catalán y ha asegurado además que “pondremos a disposición todos los locales donde se celebran habitualmente certámenes electorales”. Asimismo, ha anunciado que los municipios integrantes de la AMI llamarán a sus ciudades hermanadas para que “vengan durante el referéndum y hagan de observadores” del proceso.

Durante las próximas semanas los alcaldes que han participado hoy en el acto, irán suscribiendo el manifiesto. La firma ha sido uno de los puntos que más divergencias han generado entre los convocantes. Mientras que las direcciones de ERC, Demòcrates y la CUP eran partidarios de que hoy mismo se firmara el documento, desde el Partit Demòcrata Europeu Català (PDeCAT) eran partidarios de que se pudiera suscribir en los próximos días, después de que el Govern y Junts pel Sí presenten las que ellos consideran que serán las garantías para implementar los resultados de la consulta independentista.

El acto de hoy es un nuevo paso en el deseo de Carles Puigdemont de ofrecer una imagen pública de unidad en el independentismo. Ya lo hizo cuando, en el Palau de la Generalitat, se hizo una foto conjunta con su Gobierno y los altos cargos políticos de su Gobierno, que tuvieron que firmar un documento conjunto. Y cuando concretó la fecha y la pregunta junto a su Gobierno y los grupos de Junts pel Sí y la CUP.

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha afirmado que eventos como el de hoy son “la clave” del éxito del proceso y ha denunciado la utilización de las “cloacas del Estado” para frenar el proceso independentista.

En el acto se ha emitido un vídeo en el que se han unido diferentes hitos del movimiento independentista y actuaciones del Gobierno central y de los tribunales, entre las que destacan el recorte del Estatuto en 2010, la negativa a un pacto fiscal y las condenas por el proceso participativo del 9 de noviembre de 2014.